5 formas de aumentar la velocidad de tu sitio web

Descubre qué hacer para no perder posicionamiento SEO

Tener una web lenta no solo es una mala experiencia para los visitantes, también es un problema si nuestro objetivo es que Google nos recomiende en su buscador.

La velocidad de acceso a una web, principalmente desde dispositivos móviles, se ha convertido en una pieza clave del mundo SEO, y todo “webmaster” debe preocuparse y mover ficha para que su contenido se cargue en todo el mundo en muy pocos segundos, en caso contrario veremos como las visitas irán cayendo y los visitantes acabarán abandonando nuestro sitio.

Herramientas a nuestro alcance

Hoy en día existen muchas herramientas que podemos usar para verificar los motivos de la lentitud de nuestra página. Desde el uso de pingdom a la propia herramienta de PageSpeed Insights de Google, ofrecen información adecuada para saber si el problema lo tenemos con la configuración del servidor, con la red, con nuestra web, con algún “virus”… pueden ser muchas las causas, y es necesario conocer las soluciones más inmediatas:

1 – Instalar algún sistema de caché en nuestras páginas

independientemente del CMS que usemos es importante usar algún sistema de caché para que las páginas se carguen en los visitantes de forma rápida. La caché muestra el mismo contenido para todos, lee la página una vez, crea un contenido estático en HTML y lo ofrece de forma ágil sin tener que acceder a base de datos constantemente cada vez que un visitante lo solicite.

En el caso de WordPress se han hecho muy famosos algunos plugins, incluso la empresa Automattic, responsable por WordPress, compró uno de ellos, el WP-SuperCache, aunque dependiendo de la aplicación que tengáis, y del tipo de contenido, suele ser recomendable usar uno u otro.

Es importante también hablar con el servicio de hosting para que aplique la caché correspondiente a nivel de servidor. Cuanto más conozca el servicio de hosting la aplicación que tenéis entre manos, mejor será el resultado.

2 – Usar una CDN

Existen plataformas que se encargan de obtener nuestro contenido, el de nuestro servidor, y lo replican en varias máquinas distribuidas por todo el planeta. Cloudfare es una de las más famosas, encargada precisamente de aumentar la velocidad y seguridad de nuestros sitios.

El funcionamiento es muy sencillo: indicamos la url que queremos pasar por sus servidores y cambiamos los DNS para que apunten a la CDN contratada. Una vez hecho esto, Cloudfare, o el CDN que sea, se encargará de ir obteniendo el contenido de nuestro servidor para replicarlo por diferentes países.

La ventaja que tiene es que un visitante del otro lado del mundo accederá de esta forma al servidor más cercano del CDN, sin necesidad de tener que llegar al servidor original donde tenemos nosotros el hosting.

Usar una CDN también puede ser útil para bloquear ataques DDos, cancelar peticiones por países, comprimir contenido JS o CSS, y mucho más.

3 – Optimizar la aplicación

La mayoría de las veces el problema de lentitud se encuentra en nuestra aplicación. Es importante, en el caso de ser un WordPress, usar un tema rápido, que no utilice muchos archivos JS o muchos CSS, que esté pensado para el acceso móvil y que no tenga millones de condicionales en su interior. Un tema rápido y personalizado suele ser la mejor opción, siempre monitorizando con el Pagespeed de Google para verificar si el código cumple con todos los requisitios.

4 – Usar AMP

En el caso de tratarse de contenido que se consume desde el móvil, usar las páginas AMP es una buena idea. Aunque es un formato aún poco maduro, se ha demostrado que a Google le encanta, por lo que posicionará las páginas de forma más rápida.

Las páginas AMP creadas las guardará Google en sus servidores, por lo que cuando un usuario las consulte no cargará nuestro servidor, usará la CDN de Google para recuperar el contenido existente en su caché.

El problema ocurre con páginas cuyo contenido cambia constantemente, pero si el contenido vuestro es estático, es una muy buena opción.

5 – Reducir el tamaño de las imágenes

Usar compresores, el formato webp, las páginas como tinypng, plugins que optimicen el tamaño… cualquier herramienta que ayude a evitar poner imágenes de 400kb en la web si puede ponerse de 30kn sin perder prácticamente calidad.

Una imagen pesada puede ocupar más espacio que toda la página, y acabará afectando a la experiencia del usuario, que puede estar más interesado en leer el texto que en ver la imagen que lo ilustra.

Si usáis algún editor de fotos, verificad la opción de “guardar en formato web” y ajustad el porcentaje de compresión para que el resultado sea el menor posible.

No es fácil conseguir que la web sea rápida, hay muchos factores más que pueden afectar, como el certificado de seguridad, la latencia, el tipo de servidor contratado… lo que sí es importante es conocer los factores y buscar ayuda cuando alguno de ellos se salga de la media, y actuar rápido cuando veamos que el problema está haciendo que perdamos clientes.

Recordad que el mundo web cada vez es más mundo móvil, y que la estética de los sitios tiene cada vez menos importancia, lo realmente relevante es que sea sencillo de leer, informativo, cómodo y práctico.

Si quieres saber más sobre como reducir el tamaño de las imágenes echa un vistazo a este artículo de nuestro blog.

¿Y en el futuro próximo?

Y mientras los webdesigners se tiran de los pelos al ver como la creatividad se ve limitada por esta tendencia de la velocidad, las operadoras prometen conexiones 5G dentro de muy poco tiempo, conexiones que podrán cargar páginas pequeñísimas cargadas en CDN, con formato AMP para que el visitante no tenga que esperar ni medio segundo en leer lo que tanto desea.