7 tipos de amenazas informáticas que toda pyme debe saber

Bloquea los agujeros de seguridad

Si gestionas un negocio, necesitas una página web. La tecnología actual hace que sea muy fácil empezar. Una web es un activo muy valioso para tu marca, a diferencia de una página de Facebook, que podría cerrarse en cualquier momento y por cualquier motivo. Una página web es un lugar donde tus clientes pueden encontrar las respuestas a todas tus dudas, incluso pueden descubrir cómo llegar hasta tu ubicación física. Y si tu web está totalmente enfocada a tu negocio, es importante que sepas cuáles son las amenazas informáticas con las que te puedes encontrar y qué tipo de mantenimiento deberías llevar a cabo.

El mantenimiento de una web abarca todas las actividades que debes realizar para garantizar que se mantenga actualizada y en funcionamiento. Una importante actividad de mantenimiento a la que muchos no prestan suficiente atención es la seguridad web.

Según Kaspersky Lab y Ponemon Institute, el 60% de las pymes no tarda en desaparecer más de seis meses después de recibir un ciberataque. Es fácil entender el porqué: la exposición de información confidencial puede dañar la confianza con los usuarios.

¿Lo mejor de todo? No necesitas un gran presupuesto para proteger adecuadamente tu web contra amenazas informáticas. Pero sí necesitas un enfoque proactivo para comprobar la seguridad de tu web e implementar medidas para prevenirlas.

7 tipos de amenazas informáticas comunes

La seguridad web cubre un amplio repertorio de ataques y soluciones, pero estas son las siete amenazas informáticas más comunes:

  1. Malware.

  2. Inyección SQL injection.

  3. Cross-Site Scripting (XSS).

  4. Intercepción.

  5. Ataques de contraseñas.

  6. Ataque DDoS.

  7. Configuración de seguridad incorrecta.

Si bien existen otras amenazas informáticas que pueden afectar a la seguridad de tu web, la protección de tu página contra estos siete tipos de vulnerabilidades de ciberseguridad te ayudará a mantenerte en el camino correcto.

1. Malware

El malware es un software creado con fines maliciosos, diseñado para infectar y dañar un sistema. Dado que es un término amplio, el malware abarca las vulnerabilidades que van desde virus informático hasta adware que pueden infectar tanto los ordenadores como las páginas web. Una web atacada por malware expone datos confidenciales, incluida la información de tus clientes.

Los ataques de malware pueden ser muy perjudiciales para las empresas, especialmente para aquellas que no son capaces de reconocerlos.

En el primer trimestre de 2018, el 60% que sufrieron ataques cibernéticos se infectaron con malware. Dos de los tipos más comunes son:

  • Defacement: este tipo de malware cambia la apariencia de una web. Usualmente, la página mostrará un mensaje que contiene el nombre del hacker.
  • Redirección maliciosa: en esta situación, cuando los usuarios acceden a tu web, se les redirige a otra página que contiene contenido malicioso. Esto puede hacer que ciertas páginas, o incluso toda la web, sean inaccesibles para los usuarios.

Seguridad de la página web de GoDaddy ofrece varias opciones para mantener tu web segura, incluido el análisis, la prevención y la eliminación de malware. Esta herramienta es ideal para propietarios de pequeñas empresas que no tienen tiempo ni recursos tecnológicos necesarios para proteger adecuadamente sus páginas contra amenazas en Internet.

2. Inyección SQL

Inyección SQL

Las vulnerabilidades suelen ocurrir cuando una página contiene un fallo de seguridad en el código que permite que aquellos con intenciones maliciosas ataquen o consigan el control. Esto es comúnmente causado por problemas en plugins de WordPress desactualizados u otras herramientas utilizadas en tu web.

La Inyección SQL es un tipo de ciberataque que involucra declaraciones SQL maliciosas o códigos de aplicación que se inyectan en los campos de entrada del usuario. Este proceso permite a los atacantes obtener acceso al backend de la web o al contenido corrupto de la base de datos.

Si el ataque se completa con éxito, pueden robar información del cliente, modificar o eliminar datos, o para conseguir un control absoluto de la web.

Esta es una de las amenazas informáticas más extendida en el mundo.

En 2018, se informó que la media de webs vulnerables que contenían Inyección SQL alcanzaba la cantidad de más de 1000 páginas. Esta amenaza de seguridad web también está incluida en los diez riesgos de seguridad de las aplicaciones web más críticos de OWASP en 2017.

Un firewall de aplicaciones web (WAF), incluido en el paquete de Seguridad de la página web de GoDaddy, puede proteger tu web contra ataques de Inyección SQL. Un WAF es un servicio de firewall basado en la nube que criba y protege el tráfico de tu web en tiempo real contra amenazas tales como ataques de Inyección SQL y spammers, a la vez que evita los ataques DDoS.

3. Cross-site scripting (XSS)

Este tipo de vulnerabilidad, también denominada XSS, es otro de los tipos comunes de amenazas informáticas que puede sufrir tu web. A diferencia de la Inyección SQL, XSS ocurre cuando las líneas de código JavaScript malicioso se inyectan en una página para dirigirse a los usuarios de dicha web, manipulando scripts del lado del cliente.

Estos scripts secuestran las sesiones de los usuarios a través de la barra de búsqueda de una página web o comentarios (a través del backend). Esto puede alterar la web y redirigir a los usuarios a otras páginas maliciosas que pueden manifestarse como páginas aparentemente de apariencia normal, pero que, en realidad, pueden robar su información.

4. Intercepción

Un ataque por Intercepción ocurre cuando un hacker captura datos que los usuarios envían a una web, y luego los utiliza para su propio beneficio. Puede ser información de contacto o datos sensibles como la tarjeta de crédito. Los ciberdelincuentes luego venden estos datos o hacen sus propias compras.

Entre muchos ejemplos, un grupo de ciberdelincuentes hackeó en Bélgica varias empresas europeas en 2015 para acceder a datos financieros confidenciales. Robaron 6 millones de euros como resultado de estas actividades criminales.

Es importante instalar en tu web un certificado SSL para proteger los datos confidenciales.

SSL encripta las conexiones entre el navegador del visitante y el servidor web, para establecer una sesión segura. Esto protege a los compradores de ataques cibernéticos, como el de por Intercepción.

Entonces, ¿tu web necesita un certificado SSL aunque no vendas online? La respuesta es sí.

5. Ataques de contraseña

Ataques de contraseña

Algunos hackers adivinan contraseñas o usan herramientas y programas de diccionario para probar diferentes combinaciones hasta que las encuentran.

En algunos casos, el registro de teclas también se usa para conseguir el acceso a cuentas de usuario. El registro de teclas reconoce cada golpe de teclado realizado por un usuario. Los resultados se comunican nuevamente a los hackers que inicialmente instalaron estos programas.

¡Ojo! Ten cuidado al usar los ordenadores y redes de WIFI públicas.

Muchas webs carecen de contraseñas seguras, lo que hace que los intentos de iniciar sesión sean increíblemente fáciles. Estas son algunas formas de proteger tu página web:

  • Solicita una combinación segura y única de contraseñas.
  • Pídeles a los usuarios que cambien regularmente sus contraseñas.
  • Requiere autenticación de dos pasos para confirmar el acceso del usuario.

Y, por favor, no dejes “admin” como tu nombre de usuario en WordPress.

6. Ataque DDoS

Un ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS) se da cuando un servidor web recibe mucho tráfico o solicita que se sobrecargue o que se inunde el sistema.

Se trata de tráfico falso de equipos controlados por atacantes, a menudo llamados botnets. Una botnet es una cantidad de dispositivos conectados a Internet que ejecutan uno o más bots.

Cuando el servidor web se ve sobrecargado por el tráfico o las solicitudes, la web se carga mal o no llega a cargarse. Con la fuerza suficiente detrás de estos ataques, el servidor de la web puede bloquearse, lo que desactiva completamente la página.

En 2017, Kaspersky Lab informó que el 33% de las pymes fueron atacadas por DDoS, de  las cuales el 20% de las empresas eran muy pequeñas y el 41% más grandes.

¿La moraleja? ¡Los ataques DDoS siguen en aumento!

Afortunadamente, prevenir los ataques DDoS no tiene que ser complicado. La supervisión avanzada de seguridad y el firewall de aplicaciones web (WAF) de la Seguridad de la página web de GoDaddy pueden evitar este tipo de amenazas informáticas.

7. Configuración de seguridad incorrecta

Este ataque ocurre cuando las configuraciones de seguridad de una web tienen agujeros de seguridad que pueden conducir a varias vulnerabilidades. Esto ocurre a menudo debido a la falta de un mantenimiento adecuado de tu página o una configuración inadecuada de la aplicación web.

Una configuración de seguridad incorrecta permite a los piratas informáticos acceder a datos privados o funciones de la web que pueden comprometer completamente el sistema. En estas situaciones, los datos también pueden ser robados o modificados.

Las amenazas informáticas surgen cuando las configuraciones son predeterminadamente inseguras. Dejar su configuración como predeterminada hace que sea más fácil para los hackers conseguir acceder al backend de tu web.

¿La moraleja aquí? Nunca guardes la configuración de seguridad predeterminada de tu página web; dedica algo de tiempo a personalizarlos y configurarlos según tus necesidades.

Reflexiones finales sobre las amenazas informáticas

Dedicar tiempo a conocer las vulnerabilidades más comunes en materia de seguridad web es un primer paso importante para defender la web de tu empresa. El segundo paso es tomar medidas, realizar cambios e instalar un software para proteger tus datos y los de tus clientes.

Imagen de Pexels