«Ajustar precios, la buena educación y tener buen carácter debería ponerse moda»

La Oficial Cerámica: Una historia digna de contar

Era un mes de junio cuando Toni y Jose se escribían por WhatsApp, uno desde Francia y otro desde Madrid. Ambos tenían claro que querían cambiar su situación y por eso decidieron emprender un negocio juntos. Bueno, junto a Felipe, el guardián de la tienda.

Cuando vas a Portugal, es típico traerte toallas y vajilla. Lo que quizá no sepas es que en muchos sitios la vajilla se vende al peso. «Fue una de las cosas que más nos sorprendió, solo tienes que mirar el color de la pegatina que tiene la pieza, ver a cuánto corresponde el kilo y pesarla». Con esta original idea, y con el convencimiento de que querían empezar algo nuevo, en 4 meses arrancaron un negocio que revolucionaría a todos los vecinos del barrio.

Con el concepto ya pensado, se lanzaron a la búsqueda de local, que no fue del todo sencillo. Pero afortunadamente consiguieron un sitio maravilloso en el que colocar todas sus vajillas y mostrárselas orgullosamente al público. «Estuvimos tres semanas de obra, aquí vino a ayudar todo el mundo». Porque los negocios son así, se crean siempre gracias a la ayuda de muchas personas.

Cada una de sus vajillas es prácticamente única y consta de 60 piezas, por eso muchos restaurantes les compran vajillas enteras.

«Las vajillas las traemos de Portugal, alquilamos un furgón y así podemos seleccionar las piezas que luego vamos a vender».

La Oficial Cerámica & GoDaddy

Montar un negocio en 4 meses no es sencillo, y menos cuando tienes que empezar todo desde cero. Afortunadamente, montar su web no fue un problema: «Montamos la web en una hora, una noche. Bueno, lo mismo tardamos incluso menos de 1 hora». Y, cuando les preguntamos por los próximos pasos, no descartan la venta online.

«Si es tan fácil montar un ecommerce como montar una web con GoDaddy, ¿por qué no?»

Por cierto, ¿quieres ver cómo les ha quedado? La verdad es que a mí la web de La Oficial Cerámica me gusta mucho.

Entrevistamos a Toni y Jose de La Oficial Cerámica

Piezas de La Oficial Cerámica

Queremos conoceros un poco más, ¿quién está al mando de La Oficial Cerámica? Presentaros.

Al frente está José Barrio: Hasta que nos convertimos en tenderos-emprendedores y cacharreros había trabajado en las recepciones de muchos hoteles, el último El Balandret, en Valencia, frente a la playa. En Valencia conocí a Toni que siempre está comiéndose la cabeza con hacer cosas y al final te lía.

Y Toni Torrecillas: Yo soy socio, pero que conste que quien trabaja a diario levantando el negocio es Jose, yo llevo las redes sociales, recoloco estanterías y le ayudo a cargar y descargar camiones de platos. Viajamos juntos y de pronto encontrar una sopera fascinante se ha convertido en una de nuestras mayores alegrías. A diario soy periodista en la revista AD.

Un viaje a Portugal os ha cambiado la vida… ¿Cómo nació La Oficial Cerámica?

Una road trip en coche de Madrid a Coimbra y de allí a Oporto nos dio la idea. En el coche nos acompañaba una amiga, Flor Santos, que entonces tenía una tienda en El Rastro, Old School, y quería comprar vajillas, pero nada con gallos, sino que fueran tradicionales. Eso resultó dificilísimo, pero muy divertido, en plan aventura. Comenzamos a hacer carretera preguntando a fruteros y señores mayores que encontrábamos en pueblitos. Así dimos con unos talleres increíbles que, tras seleccionar la vajilla, nos la cobraron al peso, y nos explicaron que en algunos talleres históricamente se vendía así. Y ahí se nos quedó el come come.

Jose se vino a vivir a Madrid y, tras una experiencia laboral complicada, empezamos a darle vueltas a qué hacer. Una mañana hablando por WhatsApp, Toni estaba en París y se había levantado con resaca, me dijo: «Oye, ¿y si montamos lo de la cerámica al peso, pero a nuestro rollo? Yo creo que si viera esa tienda en Madrid pensaría: Qué buena idea». Jose dijo, hagámoslo y disfrutémoslo. Eso fue el 12 de junio y el 14 de octubre y, sin ahorros, nos inauguramos encima.

Kilos y kilos de cerámica traída desde Portugal, pero.. ¿Qué criterio utilizáis a la hora de seleccionar las piezas?

Como no somos empresarios, pero tenemos carácter entusiasta, solo compramos lo que nos pone contentos. Es un poco infantil, pero si nos da alegría comprarlo creemos que también les pasará a otros.

Comprar al peso es tradición importada de nuestro país vecino. ¿Qué otras particularidades podemos encontrar en vuestro negocio?

Además de vajillas al peso, hay otras piezas que tienen precio cerrado, porque son de artesanos que conocemos por nombre y apellido que hacen y pintan a mano. Que no son carísimas, de los 5 euros a los 60 de una sopera col con varios tonos (nuestra pieza más cara). También hemos hecho colaboraciones con artistas fantásticos como Cristóbal Tabares, con quien hemos producido azulejos con iconos de la cultura popular como Isabel Pantoja bajo la leyenda Todo esto es mi casa o Cómprate una vida. La Veneno o Victoria Beckham. O con Mari Quiñonero, una ilustradora maravillosa, hace su pieza Mi chica del turbante, cuyo turbante está hecho de nuestros platos rotos. Y pensamos en más gamberradas…

¿Cómo conseguís diferenciaros en vuestro sector? ¿Qué hace que La Oficial sea un rincón tan especial?

En no ser comerciales hemos encontrado nuestro lugar, en apostar por lo imperfecto, lo hecho a mano, el gusto que da notar unos dedos en un cuenco. También en comprar pocas cantidades, no tiene sentido que lo especial se convierta en lo habitual, y así tampoco nos aburrimos. En tener buenos precios y buen humor.

«Ajustar precios, la buena educación y tener buen carácter debería ponerse moda».

¿Cómo es vuestro día a día en esta tienda de ensueño? Y sí, también queremos conocer todas las tareas de vuestro perro guardián 😊.

Jose va caminando de casa a la tienda, que con el pequeño Felipe de 3 kilos de peso y patas cortas supone un paseo de 40 minutos. Una parada en la cafetería de al lado, Ruda Café, abrir un poco antes de las 10:30 para limpiar, reponer, comenzar a mirar el correo, atender pedidos, hablar con proveedores, achuchar un poco a Felipe que demanda atención. Hablar con el resto de los comercios de la zona, para hacer barrio. Por supuesto, atender a clientes en persona y por redes sociales. Colocar y recolocar la tienda para que se vean las piezas y las diferentes opciones de combinación. Trabajar mucho para estar bien y que quien entra se quede un rato, compre o no, nos gustan las visitas majas.

Felipe, mascota de La Oficial Cerámica

Confesad: A la hora de montar vuestra propia web, ¿a quién le dio más miedo la idea?

Pues la verdad, como fuimos inconscientes como empresarios, metidos en alquileres, buscar proveedores, alquilar furgonetas, buscar almacén, etc. todo fue rodado. Necesitábamos una web y una noche y, en una hora, la hicimos. Luego ya comenzamos a perfeccionarla. Pero sabíamos que queríamos estar online y GoDaddy nos pareció una opción estupenda para alguien que más que llevarse bien con las tecnologías… sobrevive a ellas. Y mira, es tan fácil que, cuando lo conseguimos, nos sentimos como Zuckerberg.

Aún no habéis lanzado la tienda online, pero estoy segura de que más de un pedido os entrará a través de la web. Contadme, ¿qué supone una página web para un negocio como el vuestro?

El shop online llegará este otoño, pero es un escaparate fundamental, una vía de comunicación importantísima, una forma de que nos conozcan más y mejor. Los nuevos compradores y los próximos se dirigen a una tienda más online que por teléfono. Y que se nos encuentren con facilidad es básico.

Ahora que ya os movéis como pez en el agua con el Creador de páginas web de GoDaddy, ¿lo recomendaríais? ¿Qué valoráis más de una herramienta como esta?

Por supuesto. Mira, cada vez que nos dicen que algo es intuitivo nos queremos dar cabezazos porque nuestra intención va lenta. En caso de GoDaddy la creación de la web es con una herramienta lógica, ves los ejemplos, cómo modificarlos, cómo subir las fotos, como actualizarlo.

Después de casi dos años al mando de un proyecto como La Oficial Cerámica, ¿qué habéis aprendido?

Cosas simplísimas, pero fundamentales: Que ir a trabajar a un lugar que te pone contento es importantísimo, que necesitas buenos amigos con buenos brazos que te ayuden a descargar, que hay que celebrar cuando las cosas van bien. Y que los perros son ninjas en este tipo de tienda, ninguno jamás rompió nada.

¿Hay algo que cambiaríais?

No, este comienzo nos parece un buen comienzo. Nos gusta así, no cambiaríamos nada, ni los disgustos. (Perdimos dos locales antes de dar con este, tuvimos una inundación… ¡en fin!).

Y, por último, contadnos alguna anécdota o curiosidad la pieza más valiosa de vuestra tienda.

Ya te comenté lo de la sopera. A ver, una que nos encanta es que, al principio, que no habíamos inaugurado, compramos unos platos con forma de concha y Cristóbal Tabares había realizado un óleo que era su revisión del Nacimiento de Venus en el que en lugar de aparecer Venus de una concha surgía Ana Obregón con su trikini. El caso, que subimos nuestro plato y hablamos de este nuevo óleo y comentamos que la concha en realidad es un pectem, que Ana, como es bióloga agradecería la puntualización. Pues Ana nos escribió para decirnos que le encantaba. A ver, ¿que te escriba Ana Obregón es o no impresionante? Pues eso.