Guía sobre DNS: Conceptos básicos, configuración y tipos de servidores

Productos mencionados
Web más rápida y segura

El Domain Name System o Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es fundamental para el funcionamiento de internet tal y como lo conocemos, ya que facilita la conexión entre los nombres de dominio y sus correspondientes direcciones IP. Esto, que a priori puede sonar a chino, es en realidad muy sencillo de comprender, por eso vamos a contarte qué significa DNS, para qué sirve y por qué su papel resulta tan importante para todos nosotros.

¿Qué es un servidor DNS y cómo funciona?

Un servidor DNS actúa como un traductor entre nombres de dominio legibles por humanos y las direcciones IP numéricas que utilizan los ordenadores para identificar páginas web y conducirnos hasta ellas.

Cuando un usuario introduce una URL en su navegador, el servidor DNS busca la dirección IP correspondiente para conectar al usuario con la página web a la que este desea acceder. Este proceso, conocido como resolución DNS, implica a varios servidores: 

  • El resolutor recursivo.
  • El servidor raíz DNS.
  • El servidor de nombres de dominio de nivel superior.
  • El servidor de nombres autoritativo.

Cada uno de ellos juega un papel crucial en la dirección de las solicitudes de DNS a través de la red, asegurando que los usuarios lleguen a su destino digital deseado de manera eficiente y sin necesidad de aprenderse la dirección IP exacta de cada uno de ellos.

servidores DNS

¿Cómo afecta el DNS a la velocidad de conexión a internet?

La velocidad de conexión a internet puede verse influenciada por la eficiencia del DNS. Un servidor DNS rápido y bien configurado resuelve las solicitudes de nombres de dominio de forma rápida y eficaz, reduciendo el tiempo de carga de las páginas web. Por el contrario, un servidor DNS lento puede retrasar de forma notable este mismo proceso.

DNS Públicos vs. DNS Privados

Un DNS privado y otro público se distinguen principalmente en términos de acceso y control

Los DNS públicos, ofrecidos por empresas como Google o Cloudflare, son accesibles para cualquier usuario de internet y suelen ser rápidos y fiables. Sin embargo, pueden plantear preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de los datos.

Por su parte, los DNS privados son controlados por organizaciones o individuos concretos, ofreciendo mayor control sobre la configuración y la seguridad. Aunque pueden ser más seguros, su rendimiento depende de la infraestructura y los recursos disponibles.

De este modo, la elección entre DNS público y privado depende de las necesidades específicas de seguridad, privacidad y rendimiento de cada usuario.

¿Es seguro usar un DNS público?

Usar un DNS público puede ofrecer ciertas ventajas, como mayor velocidad y evasión de bloqueos geográficos. Sin embargo, no cifran ni ocultan tu dirección IP, lo que podría exponer tu privacidad en línea y facilitar el rastro de tu actividad online.

Aunque algunos servicios de DNS públicos prometen centrarse en el anonimato de sus usuarios, técnicamente tienen el mismo potencial de acceder a tus datos de navegación que otros servicios. Por lo tanto, aunque puedan ofrecer algunas capas extra de seguridad, no deben ser considerados una solución definitiva para la privacidad.

Tipos de DNS y su aplicación

Existen diferentes tipos de servidores DNS, cada uno de los con una aplicación específica. 

  • Los servidores DNS recursivos actúan como intermediarios entre el usuario y los servidores DNS autoritativos, solicitando información en nombre del usuario.
  • Los servidores DNS autoritativos proporcionan respuestas definitivas a las consultas sobre dominios dentro de su zona.
  • Los servidores DNS de raíz funcionan en el nivel más alto del DNS, dirigiendo las solicitudes a servidores DNS específicos de nivel superior.
  • Además, los servidores DNS de reenvío actúan como intermediarios, reenviando solicitudes a otros servidores DNS.

Cada tipo de servidor DNS desempeña un papel crucial en el procesamiento de las solicitudes en internet, asegurando que los usuarios se conecten de forma eficiente a las páginas web y servicios en línea que desean. Visita nuestro blog para aprender cómo los dominios web utilizan el DNS.

Cómo configurar y gestionar servidores DNS

Configurar un servidor DNS y su posterior gestión requiere de comprensión técnica y atención a los detalles.

En Windows Server, por ejemplo, la instalación del rol del servidor DNS se realiza a través de PowerShell o el Administrador del servidor. Una vez instalado, se configura para escuchar solicitudes en interfaces de direcciones IP específicas. Es importante configurar de forma correcta las zonas DNS y asegurarse de que el servidor DNS pueda comunicarse eficientemente con otros servidores DNS, tanto internos como externos.

La gestión implica mantener actualizados los registros DNS, asegurarse de que las respuestas a las consultas sean rápidas y precisas y monitorear constantemente el rendimiento y la seguridad del servidor.

¿Cómo comprobar si el DNS está funcionando correctamente?

Para comprobar si un servidor DNS está funcionando correctamente, se puede utilizar el comando ‘nslookup’ en la línea de comandos. Este comando permite verificar la resolución de nombres de dominio y la respuesta del servidor DNS. Si nslookup devuelve la dirección IP correcta para un nombre de dominio, el DNS está funcionando adecuadamente.

Respecto a cómo saber cuál es mi DNS, basta con escribir ‘ipconfig/all’ y hacer clic en ‘Enter’. Después, solo hay que buscar la dirección IP al lado de ‘Servidores DNS’, será la primera que aparezca.

¿Cómo cambiar un servidor DNS?

Cambiar un servidor DNS en Windows 10 implica acceder a la configuración de red e internet y seleccionar ‘Cambiar opciones del adaptador’. Después, hay que modificar las propiedades del Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4) para establecer direcciones de servidor DNS preferidas y alternativas. Es necesario tener en cuenta que este proceso puede variar ligeramente dependiendo del sistema operativo.

Mejores prácticas y protocolos de seguridad DNS

Para mantener el máximo nivel de seguridad, es necesario mantener un registro detallado de las actividades de DNS para poder identificar y abordar cualquier tipo de ataque malicioso o vulnerabilidad.

  • El filtrado de DNS, aunque no es completamente seguro, es efectivo para bloquear el acceso a páginas web conocidas.
  • La validación de datos mediante DNSSEC (Extensiones de Seguridad del Sistema de Nombres de Dominio) es esencial, ya que añade una firma digital en cada nivel de procesamiento de consultas, lo que genera una cadena de confianza.
  • Además, es indispensable mantener actualizados los servidores DNS para protegerse contra nuevas formas de ataques.
  • Separar los servidores autorizados de los recursivos también es una práctica recomendada debido a sus diferentes roles en el procesamiento de consultas.

DNS en la práctica: Ejemplos y casos de uso

En nuestros días, los DNS se utilizan en una variedad de aplicaciones.

Por ejemplo, en la navegación web, DNS e IP van de la mano, ya que el primero traduce los nombres de dominio a direcciones IP, lo que permite a los usuarios acceder a webs concretas sin necesidad de recordar números IP complejos.

En las redes corporativas, los DNS internos dirigen el tráfico a recursos internos y externos de manera eficiente. Además, también son fundamentales en el correo electrónico, donde traducen los nombres de dominio de los servidores de correo electrónico a direcciones IP.

Este tipo de elementos también son cruciales en la seguridad de la red, ya que los DNS pueden configurarse para bloquear el acceso a páginas web peligrosas o no deseadas

En el ámbito del marketing y la publicidad en línea, el DNS ayuda a dirigir el tráfico web a los servidores más cercanos para mejorar la velocidad de carga y la experiencia del usuario.

Y ahora que sabes para qué sirve el DNS, ¿qué tal si compras un dominio, contratas un alojamiento web de calidad y te lanzas a la conquista de internet? ¡Para un objetivo así ningún momento es malo!