¿Cómo conseguir inversores para tu negocio?

Viaje a un sueño.

Te has animado a dar tus primeros pasos en el mundo del emprendimiento, pero ¿cómo conseguir inversores para tu proyecto?

En primer lugar, vamos a empezar con un dato positivo.

La inversión es startups es una tendencia al alza. Y es que, a pesar de la crisis sanitaria a causa de la COVID-19, en 2020 se registró la segunda cifra más alta en este tipo de inversiones en España, superando los 1.100 millones de euros.

Parece una situación favorable, ¿no es así?

Sin embargo, más allá de valorar si la financiación externa es la mejor fuente para conseguir reunir la cantidad que necesitas para dar los próximos pasos en tu negocio, es habitual que surjan unas cuantas dudas a la hora de buscar y conseguir inversores para tu proyecto.

Si este es tu caso, no te preocupes: estas son muy comunes en la mayoría de los emprendedores.

Más allá del síndrome del impostor, hay muchas preguntas que se ponen de manifiesto a la hora de necesitar una inyección de capital para convertir una idea en un proyecto rentable, o escalar un negocio.

A continuación, vamos a analizar paso a paso qué debes hacer para conseguir inversores para tu negocio.

Primeros pasos a la hora de buscar inversores para tu negocio

Antes de lanzarte a encontrar los mejores inversores para tu proyecto, debes tener en cuenta unos cuantos factores.

Vamos a ver en detenimiento cuáles son.

¿Son los inversores privados la mejor fuente de financiación?

Además de recurrir a inversores privados, hay otras fuentes que pueden servirte para financiar tu proyecto.

Por ejemplo:

  • Es decir, contar con el capital de los socios fundadores de la empresa y de los resultados económicos obtenidos como fuente de financiación.
  • Mediante la deuda. Es decir, a partir de un préstamo de capital que la empresa debe devolver sujeta a unas condiciones en un período de tiempo determinado.
  • Financiación pública, generalmente a base de subvenciones que convoca el Estado, las Comunidades Autónomas o las entidades de la localidad para ofrecer financiación a los emprendedores de un determinado sector de actividad.
  • Financiación alternativa, como los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE), como los fondos FEDER, FSE o Feader.

Hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, los emprendedores optan por un mix de financiación que aúna distintas fuentes.

Si, una vez valoradas las distintas opciones, consideras que la búsqueda de inversores sigue siendo una buena opción para tu negocio, ¡adelante!

¿Cómo conseguir inversores para tu startup?

A continuación, vamos a ver en qué aspectos se suele fijar un inversor experimentado a la hora de invertir en una empresa.

Es decir, en qué aspectos debes reparar a la hora de buscar a los mejores perfiles para invertir en tu negocio.

1. Demuestra la viabilidad de la idea en el mercado

El primer paso es demostrar que tu proyecto tiene cabida en el mercado. Es decir, que es una idea válida en tu sector que puede aportar rentabilidad a los inversores.

La forma más sencilla de hacerlo es creando un producto mínimo viable -PMV- y viendo qué acogida tiene en el mercado.

2. ¿Quién está detrás del proyecto?

Los inversores valoran tremendamente quién se encuentra detrás del proyecto en el que invertir.

Por ejemplo, debe quedar muy claro:

  • Qué experiencia previa tiene ese equipo o profesional emprendedor en el sector del emprendimiento y en el mercado del proyecto que ha lanzado.
  • Cuál es su nivel de dedicación al negocio.
  • Si existen otros inversores que ya se han interesado en formar parte del proyecto y qué perfil tienen. Es decir, si tu negocio únicamente tiene el apoyo de las 3F -Family, Friends and Fools- la fiabilidad que le aportará al perfil inversor será menor que la aportación económica de otros inversores con experiencia.

Da a conocer tu proyecto a tus posibles inversores

Un elevator pitch es un discurso que se emplea ante posibles inversores de un negocio con el fin de dar a conocer sus puntos clave, definir cuál es su propuesta de valor, exponer por qué este proyecto es viable en el mercado en el que opera y supone una buena opción de inversión.

Ese elevator pitch debes desgranarlo a la perfección en tu plan de empresa o de negocio.

Entre los aspectos que debes desarrollar, destacan:

  • Identifica cuál es el problema que soluciona tu empresa.
  • Realiza un estudio de mercado.
  • Define quién es tu competencia.
  • Define claramente cuál es el modelo de negocio y su forma de monetización.
  • ¿Es un proyecto escalable?
  • En qué fase se encuentra tu negocio y cuáles son los objetivos de crecimiento de la empresa.
  • ¿Cuál es el motivo de la financiación de la empresa?
  • Qué otras rondas de inversión han existido, en caso de que las haya habido.
  • ¿Cuánto tiempo va a tardar el inversor en ver el retorno de la inversión -ROI-?

Mientras que el elevator pitch solo incluye los factores clave del negocio, el plan de empresa es mucho más detallado.

Un truco: da información especialmente detallada dentro del plan financiero de tu empresa para generar menos dudas a tus inversores. Aporta información veraz y minuciosa acerca de la viabilidad económica del mercado, las necesidades de financiación, a qué irán destinados esos fondos y los resultados económicos que pretendes conseguir con tu estrategia empresarial.

¿Dónde encontrar inversores para tu negocio?

La fuente de financiación más adecuada para tu negocio dependerá, fundamentalmente, de la fase en que se encuentre tu proyecto.

Vamos a ver cada una de ellas en detalle.

3F: Family, Friends and Fools

En una primera fase del negocio, es habitual recurrir al círculo más cercano de familiares, amigos y conocidos para obtener un impulso extra de inversión y poder llevar a cabo el proyecto.

De ahí su nombre: familia, amigos y “locos”. Este tipo de inversores están movidos por un factor emocional, por lo que las condiciones iniciales que exigen y la negociación suelen ser más relajadas que con otro tipo de inversores.

Sin embargo, elegir esta opción conlleva ciertos riesgos.

Y es que, en muchos casos, los negocios no reportan el beneficio económico que se esperaban en un inicio. Y, en esas ocasiones, las tensiones que pueden surgir con estos inversores pueden suponer un desgaste de las relaciones personales con los mismos.

Además, están exentos de conocimientos a la hora de apoyar en el proceso de crecimiento del negocio, por lo que únicamente aportan capital.

Crowdfunding

La financiación a través de plataformas de crowdfunding es habitual también en una primera fase del negocio.

Estas plataformas sirven de nexo de unión entre proyectos emprendedores que necesitan financiación e inversores. Algunas de las más conocidas son Kickstarter o Verkami.

Estas campañas se basan en la premisa de un gran número de inversores que aportan pequeñas cantidades al proyecto. Son especialmente comunes para productos innovadores.

Las campañas de crowdfunding pueden ofrecer dos compensaciones a los inversores a cambio de su aportación económica: una participación en la empresa -equity crowdfunding- o el producto o servicio que se está tratando de financiar -product crowdfunding-.

Ahora que hemos visto las opciones más habituales para financiar proyectos que se encuentran en una fase inicial, vamos a ver qué posibilidades se abren para aquellos que se encuentren en una fase más avanzada.

Incubadoras o aceleradoras de startups

Las incubadoras de empresas son una buena opción para una fase del proyecto más avanzado.

Estas aceleradoras ofrecen una inyección de capital a cambio de una participación en la compañía.

Además, ayudan a la startup a acelerar el proceso de desarrollo de su negocio a través de un equipo de mentores expertos del sector que colaboran facilitando una red de contactos necesarios para el negocio.

Un consejo: si pretendes entrar con tu proyecto en una incubadora de startups, dirígete a una especializada en tu sector.

Business angels

Los business angels son inversores privados que invierten en proyectos innovadores en búsqueda de una rentabilidad del capital desembolsado.

Además, también aportan experiencia en el sector y amplios conocimientos en desarrollo de negocios que pueden beneficiar a la empresa.

Contar con un inversor privado reconocido en el sector supone una garantía para otros inversores.

Sin embargo, también tiene sus desventajas. Y es que la aportación económica que realizan es menor que la inversión que pueden realizar otras fuentes de financiación como los fondos de inversión.

Venture capital

Designamos venture capital a aquellas operaciones de inversión que se realizan en startups de tamaño pequeño o mediano con un alto potencial de crecimiento a cambio de una participación en las mismas en forma de acciones.

Estos fondos invierten grandes cantidades de capital. Por ello, dada su experiencia previa y del alto riesgo que supone, las negociaciones suelen ser complejas.

Debido las grandes cantidades que aportan los inversores, los socios fundadores pueden perder el control de la toma de decisiones de la compañía.

Además, hay que tener en cuenta que estos inversores suelen realizar un control riguroso del plan estratégico pautado en un inicio. Y, por lo tanto, del correcto cumplimiento de la estrategia de la empresa y de los resultados que se están obteniendo.

¿Ya sabes qué hacer para conseguir financiación para tu proyecto?

Valora cuáles las necesidades de tu empresa y los pros y contras de las distintas formas de financiación. ¿Cuál es la mejor opción para tu negocio?

Estudió Comunicación Audiovisual, aunque poco después de acabar la carrera se dio cuenta de que lo suyo era el mundo del marketing. Se considera una apasionada de la fotografía, los podcast y todo lo que tiene que ver con el mundo startup. Leticia Calvo forma parte del equipo de GoDaddy España, donde escribe sobre redes sociales, estrategias de marketing, Wordpress ¡y mucho más.