Cómo crear un dashboard para tu empresa

Ten tu negocio bajo control

Has dado vida a tu negocio, pasados unos meses empieza a dar resultados o eso crees, pero no estás midiendo si es real el crecimiento o no. Si te haces preguntas del estilo “¿debo preparar una estrategia de marketing digital?” o “¿cuáles son los objetivos que debo definir y materializar?”, las podrás responder con precisión si creas un dashboard o tablero de datos para obtener información relevante en el futuro. Si no sabes en qué consiste un dashboard y por qué debes tenerlo hecho, presta atención a este artículo.

¿Qué es un dashboard?

Según las necesidades de cada empresa, los dashboards se crean con objetivos más personalizados o más genéricos, con un perfil más estratégico (largo plazo) o táctico (corto plazo).

Un dashboard es una representación gráfica donde se incluyen los principales indicadores o KPI que ponen de manifiesto si se están alcanzando los objetivos marcados en tu negocio, orientando estos datos a tomar decisiones que mejoren u optimicen la estrategia de tu empresa.

Un buen diseño de dashboard te permitirá identificar problemas y tomar decisiones en función de los datos mostrados en lugar de tirar de tu intuición o información incompleta: entre otras cosas, hacer bien el dashboard permitirá:

  • Hacer un seguimiento del grado de cumplimiento de los objetivos de negocio.
  • Mostrar una foto ‘fija’ de los principales indicadores de nuestro negocio.
  • Ayudar a identificar el origen de ese dato positivo o negativo que hemos detectado y tomar decisiones al respecto.

Cómo crear un dashboard para tu empresa

Imagen del cuadro de mandos de un coche, como símil para saber cómo crear un dashboard efectivo para tu negocio

Para que te hagas una idea, un dashboard debería ser como el cuadro de mandos de un coche. Cuando arrancas el motor, se encienden y apagan de forma progresiva diferentes luces que muestran el estado de varios puntos clave del vehículo, como los niveles de agua, temperatura del motor, etc. Si sucede algo anómalo, habrá una luz con una alerta indicando qué está pasando y puedas ponerle remedio antes de que ocurra algo más grave.

Para tu empresa es prácticamente igual, necesitas tener un buen cuadro de mandos que tenga estas características:

  1. Número de KPIs: debes incluir solo aquellas KPIs que consideres necesarias. No se trata de acumular información porque sí, sino de mostrar los datos que realmente nos permitan tomar decisiones.
  2. Segmentación y contexto: las KPIs deben aparecer de forma que estas sean relevantes para el negocio.
  3. Visualización: el dashboard debe facilitar la interpretación de los datos que muestre. Por tanto, el informe debe ser breve, adaptado a la persona a quien va dirigida y debe ser lo más visual posible, evitando que la vista de quien lo analice acabe perjudicada.
  4. Análisis: a la hora de resumir el estado de tu negocio, se hace imprescindible mostrar qué ha sucedido, cómo solucionar los posibles problemas que aparezcan y qué impacto tendrán dichos cambios.

Algunas herramientas que te pueden ayudar a crear el dashboard

Como todo en estos temas tecnológicos, con el paso del tiempo se han generado innumerables herramientas para tener nuestro propio cuadro de mando. No podríamos recomendarte una en concreto, puesto que cada una tiene sus cosas positivas o que al menos puedan aportar información a tu negocio. Nosotros te ofrecemos esta lista:

  • Cyfe: De las herramientas más completas. Puedes conectar un montón de fuentes diferentes, es fácil de usar, permite redimensionar widgets y hasta tiene un modo TV para poner el tablero de datos a pantalla completa.
  • Pirendo: Ideal para monitorizar tus redes sociales. Nos ofrece la opción de tener un dashboard que mida resultados en Facebook y Twitter. Además, podemos ver si los contenidos que compartimos interesan o no a nuestro público objetivo.
  • Klipfolio: Permite ver una comparación de datos mensual para analizar qué pasa en un periodo corto de tiempo. Como punto a favor, destacamos que puedes probar una demo sin limitaciones.
  • Clicdata: Su principal baluarte es su gran capacidad para resumir y crear grandes infografías de datos, además de ofrecer una versión gratuita de hasta 1gb de espacio.
  • Sweetspot Intelligence: Cuenta con una versión Mobile Index First y una para SmartWatch, permitiendo búsquedas de KPIs por voz. Otra función interesante es la de programar actualizaciones de estado e interacciones sin conectarse a Internet.
  • Visually: No sólo sirve para crear un dashboard, a mayores permite añadir vídeos, infografías, presentaciones, o medir la experiencia de usuario, al estilo de Mixpanel.
  • New Relic: Muestra un completo informe con gráficas y texto sobre el comportamiento de una web en tiempo real.

Google Data Studio: el gigante ya está aquí

Imagen de la página principal de Google Data Studio

Punto aparte merece la entrada de Google en este sector. Por si no tenían donde ampliar negocio, su nueva criatura se llama Google Data Studio: una alternativa gratuita que evidentemente se integra a la perfección con Analytics, Adwords, YouTube, etc. y permite añadir fuentes de datos adicionales a través de archivos CSV u otras conexiones.

Sin embargo, tiene algunas limitaciones:

  • No tiene el mismo nivel de integración con plataformas externas como Facebook o MailChimp.
  • Se encuentra en fase beta y, si nos guiamos por anteriores experiencias, permanecerá más tiempo así (un ejemplo reciente es Google Domains).
  • La interfaz no está plenamente desarrollada.
  • Por estar en fase beta, el sistema a veces se bloquea y no responde a nuestras exigencias.

Para empezar a usar esta aplicación, estos son los pasos que debes seguir:

  1. Date de alta: Ve a la página de Google Data Studio y pulsa en el botón de registro. Tendrás que validarte con tu cuenta de Google y dar permiso.
  2. Cuando entres verás una pantalla en la que podrás iniciar un nuevo informe, o ver algunas de las plantillas y ejemplos que vienen por defecto. Lo ideal para empezar es usar estas plantillas para ver cómo funciona.
  3. Conecta una primera fuente de datos: en este punto es donde se muestra la potencia bruta de GDS. Por un lado, podemos mezclar distintas fuentes de datos (salvo que usemos datos de plataformas externas a Google), y por otro lado no será necesario rehacer el trabajo con los informes, una vez guardes el trabajo de maquetación o preparación del informe, los datos se actualizarán solos, eliminando mucho trabajo.
  4. Una vez conectadas la fuentes de datos, ahora es turno de añadir los indicadores más oportunos, usando los propios de Data Studio o empleando otros.
  5. Por último, puedes añadir a tus informes funcionalidades como un selector de fechas y filtros varios para obtener la información que necesites en todo momento.

Conclusión

Lo fundamental en materia de datos y análisis de negocio es tener una buena base sobre la que construir. No vale de nada que tu negocio vaya bien y te conformes con lo que ganes, ni tampoco sirve que tengas un plan diseñado pero no sepas cómo ejecutarlo.

A la hora de ver el rendimiento de tu empresa lo más importante son los datos que elijas y cómo quieres que se vean, para tenerlo más fácil. Es decir, sé organizado, pon los datos bien, hazla accesible y verás como con el tiempo tu empresa mejorará más aún.

Imagen de Unsplash