Cómo crear un ecommerce desde cero con GoDaddy

Products mentioned
Moondala

Cuando piensas en una mandala, acabas pensando en los típicos libros que te encuentras en las tiendas y que acabarás torpemente coloreando. Sin embargo, cuando Marcela piensa en mandalas, tiene muchas más referencias: desde un espejo, hasta una tabla de surf pasando por una bola del mundo. Marcela era psicóloga en Colombia y, cuando llegó a España, decidió emprender su propio negocio aunque no sabía cómo crear un ecommerce para poder vender en Internet.

Su casa es un pequeño museo lleno de mandalas que lo llenan todo de armonía. Una tabla de surf preside su estudio de trabajo, pero por las paredes solo existen dibujos y, pintados sobre un periódico antiguo, los continentes del globo terráqueo, en el que, por cierto, puedes ver un corazón en España y otro en Colombia.

Ella empezó hace más de dos años y es totalmente autodidacta. Lo primero que pintó fue una tabla, y poco a poco fue haciendo pruebas.

He ido experimentando texturas y materiales hasta conseguir buenos resultados.

Marcela lo es todo: pinta, diseña, fotografía y ejerce de Community Manager. Su página web está hecha con el Creador de páginas web de GoDaddy y la hizo con un diseño limpio, porque esa era la imagen que ella quería dar.

La usabilidad es muy buena, yo no sabía nada de hacer páginas web hasta que empecé.

Ha tenido que aprender de todo desde el principio. Pero tenía claro desde el primero momento que no se iba a rendir.

Entrevista a Marcela, propietaria de Moondala

1. Ya sabes que en GoDaddy somos grandes seguidores de Moondala. Cuéntanos, ¿quién está detrás de este proyecto?

Moondala surgió hace tres años, al dar rienda suelta a un sueño y un talento que se transformó hasta convertirse en lo que es hoy en día. Soy licenciada en psicología, lo que da un trasfondo más profundo a Moondala dado que, si bien es cierto que diseño y ofrezco productos, mi objetivo principal es difundir el poder del amor y la gratitud, como energías positivas y liberadoras.

Me encargo personalmente de las creaciones, los diseños, el contenido, la gestión de las redes sociales y la web. Desde la fotografía hasta la captación de clientes. El volumen de trabajo todavía me permite hacerme cargo de lo que respecta a Moondala casi en su totalidad. Me supone una inversión importante en tiempo y esfuerzo, pero no veo mejor manera de trabajar que en un proyecto personal.

2. Cuando llegaste a España, decidiste emprender por tu cuenta… ¿Fue una decisión difícil? Cuéntanos algo de tus inicios.

Fue un proceso complejo. Estuve un año en situación regular, pero después de eso se me negó la prórroga de mi residencia y a partir de allí todo parecían ser obstáculos. Me encontraba muy limitada, y después de estar varios meses estática e improductiva, un buen día decidí que debía hacer las paces con la situación en la que me encontraba, y que si no había camino, yo lo iba a construir. No podía ejercer mi carrera al no estar habilitada en España, y lo que me quedaba era mi arte.

Comencé a pintar con el objetivo de liberar estrés, y fui puliendo lo que hacía hasta el punto de ser realmente buena en ello. Cuando vi que lo que hacía generaba impacto y encima lo disfrutaba de manera genuina, decidí que sería eso a lo que me iba a dedicar.

 

3. Pintar es algo has aprendido por tu talento y tus ganas. ¿Dónde ha sido el sitio más raro en el que has pintado?

Las ilustraciones que realizo se prestan para pintar casi que sobre cualquier superficie. He pintado en ceniceros, zapatos, tablas de surf, paredes. He pintado sobre piel, vidrio, diferentes tipos de papel, y sobre plumas. Pero creo que lo más particular que he hecho es ilustrar sobre hojas secas. Recuerdo estar un día por Madrid, en el segundo otoño que había vivido, y ver una hoja preciosa en el suelo que inmediatamente me inspiró a buscar la manera de plasmar algo sobre ella.

Imagen de Marcela, de Moondala, enseñando una hoja seca pintada con sus creaciones

4. Parte de la clave de tu éxito es combinar texturas y materiales. ¿Dónde y con qué harías tu mejor moondala?

Tengo en mente varios proyectos que todavía requieren de planificación, y que son muy particulares. Uno de ellos consiste en formar un Moondala bastante grande, con muchas hojas secas de diferentes formas, e ilustrar de manera muy detallada sobre todas estas hojas, combinando la creación de la naturaleza con mi creación personal.

5. Seguro que los inicios no fueron nada fáciles. ¿Qué fue lo que más te costó?

Lo que más me costó fue ver las oportunidades con las que contaba en medio de las dificultades. Una vez que asumí que mi suerte y mi historia dependerían de mí, comencé a ver las cosas claras Pero sin duda, lo más difícil fue comenzar desde cero, haciendo un acto de fe sobre mí misma y mi proyecto.

6. ¿Y algo que haya sido mucho más fácil de lo que esperabas?

Al comienzo, cuando me encontraba frente a una pared o una tabla de surf en blanco, dudaba mucho sobre si mi creación iba o no iba a resultar bien. Y siempre, en cada ocasión, ha sido realmente fácil y el resultado final fascinante. Crear para mí ha resultado ser algo realmente sencillo, aunque hubiese pensado en varias ocasiones todo lo contrario.

7. Si alguien te pidiera tres consejos para emprender su propio negocio, ¿qué le dirías?

Las tres cosas que le diría a un emprendedor que arranca desde cero son: primero, convéncete a ti mismo de que puedes. El entorno pondrá dificultades y muchos se encargarán de decirte que no puedes o no lo estás haciendo bien; tú ocúpate de buscar las soluciones y no dudar de tu potencial. Segundo, ten claro que no todo se dará como esperas, pero hay que estar atento a las puertas que se abren cuando otras se cierran. Y tercero, que tu objetivo último sea disfrutar del camino y hacer algún aporte al mundo, que realmente lo necesita.

Después de eso, el éxito llegará por añadidura. ¡Pero que nunca te falte la abundancia de felicidad y satisfacción con la que desarrollas un sueño!

Imagen de un globo terráqueo pintado por Marcela de Moondala

8. ¿Cómo fue el proceso de crear tu ecommerce? ¿Te resultó fácil?

Fue una de las tantas cosas que al enfrentarlas he pensado “no tengo ni idea de qué estoy haciendo, pero seguro que encuentro la manera” y, a la larga, termino siendo realmente sencillo. La plataforma es práctica y fácil de usar, es muy clara y visualmente se presta para que vayas desarrollando la web a tu gusto y con eficacia. Te ofrece una amplia gama de opciones con respecto al diseño, y siempre puedes contactar con GoDaddy ante alguna duda.

9. Ahora ha llegado el momento de vender online. ¿Piensas a veces en tener un negocio físico? Si fuera así, ¿dónde la tendrías?

Si, es uno de los propósitos a mediano plazo en Moondala. Una vez he podido crear mi ecommerce, ahora tengo visualizada abrir la primera tienda física en el centro de Madrid, en Malasaña.

10. Y ahora… ¡una ronda de preguntas rápidas!

  • Tortilla con cebolla o sin cebolla: ¡Con cebolla!
  • Un viaje que quieras repetir: Las Maldivas.
  • Un instrumento que te gustaría tocar: El violín.
  • Un color: Blanco.
  • Una frase o mantra motivador: “La esperanza, dije, es la expectativa real de una gloria futura, efecto tanto de la gracia divina como de méritos precedentes” DANTE ALIGHIERI, Purgatorio, Canto XXV. 067-069
  • Café o té: A pesar de ser Colombiana, Té.
  • Un libro que recomiendes leer: Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen Covey.
  • La última serie que hayas visto: El anime Ranma ½. Tengo mi lado friki.

11. Para terminar, confiésanos algo… ¿qué planes tienes para Moondala?

Actualmente Moondala se encuentra registrado como marca, vendemos productos online, y ofrecemos personalización de artículos. El objetivo con Moondala es que crezca de tal manera, que inspiremos a millones de personas a reconocer su valía como seres únicos, y hacer uso de la fe, el amor y la gratitud como base para la vida personal, social y laboral. También queremos tocar fibras a nivel de la consciencia ecológica, comenzar a despertar en las personas el sentido de pertenencia con el planeta y la naturaleza.