Consejos para diseñadores o desarrolladores web para manejar el estrés

Vive a tu ritmo

El estrés que tienen los diseñadores o desarrolladores web, vinculado a la presión ejercida por su trabajo diario, puede ser hiriente. El estrés salpica a la vida personal de quien lo padece, afecta a sus relaciones familiares y amistades, y por supuesto causa problemas con los clientes. ¿No hay forma de pararlo, controlarlo, limitarlo o, incluso, eliminarlo para siempre?

La solución que se le puede dar a un diseñador o desarrollador web para gestionar su estrés es múltiple. Todo empieza aceptando la dura realidad: hay que relajarse del trabajo.

El estrés deriva en no ser productivo. Tampoco tiene que significar el hecho de tener mucho trabajo a la vista, por lo que deberías estar tranquilo.

La mayoría de las veces, El estrés sirve para remarcar lo mal que estamos haciendo las cosas, que no tenemos mecanismos, técnicas ni hábitos de trabajo y por tanto sufrimos las consecuencias de no dedicarle tiempo a crearlos.

Consejos para diseñadores o desarrolladores web para manejar el estrés

En este artículo, exploraremos los mejores trucos y consejos para diseñadores y desarrolladores web que quieran saber cómo gestionar el estrés lo mejor posible para trabajar sin caer en la desazón.

Si desarrollamos buenos hábitos para sofocar el estrés, empezaremos a ver las consecuencias de inmediato.

 

Para poder crear esos hábitos apropiadamente, debemos separarlos en dos grupos diferentes: hábitos de negocio y hábitos personales.

Hábitos de negocio para aliviar y reducir el estrés

Un hábito es algo que, cuando se hace con la frecuencia requerida, pasa a ser una actividad regular, automática y natural en tu rutina diaria. Para establecer buenos hábitos en tu trabajo veamos tres consejos que están relacionados directamente con el estrés que tienen los diseñadores y desarrolladores web:

1. Limita las respuestas emocionales

Si eres un diseñador o desarrollador web, necesitas esforzarte para contener tus emociones a la hora de gestionar proyectos y gestionar clientes que puedan trabajar contigo.

Cuando empezaba en este negocio, estaba frustrada por saber tan poco sobre programación que mis respuestas no eran más que simples emociones puestas en palabras. Cuando los clientes rechazaban mis propuestas, me ponía a la defensiva y con frecuencia solo quería abandonar el proyecto que tenía en manos.

Estas muestras de estrés solo indicaban que me estaba tomando mi trabajo demasiado hacia lo personal.

Con el tiempo, me di cuenta de que todavía estaba aprendiendo y necesitaba ser más profesional, ser más paciente. Ahora, tras muchos años y varios proyectos después, tengo algunas reglas establecidas para limitar las emociones en las respuestas que envío a mis clientes.

Alejarse de los problemas. Cuando sientas frustración por no ser capaz de arreglar un problema, aléjate del ordenador.

Un simple cambio de lugar es suficiente para desatascar tu cerebro y darte una nueva perspectiva.

 

Durante este tiempo puedes salir a dar una vuelta o tomarte el día libre para desconectar, y retomar el trabajo al día siguiente cuando te despiertes por la mañana. Alejarse del ordenador y volver al problema más tarde puede darte la vida y relajar tu situación emocional.

Espera a enviar emails. Como profesionales web, solemos recibir correos cargados de emociones y sentimientos de nuestros clientes. Cuando tengas que contestarles, es muy fácil escribir lo primero que se te pasa por la cabeza y poner por escrito tus propias emociones.

Al escribir la respuesta, entre los consejos para diseñadores y desarrolladores web destaca el hecho de esperar, guardar la respuesta como borrador en tu bandeja de correo electrónico y espera unas horas (mejor incluso al día siguiente) antes de enviarla. Esto te permitirá eliminar la carga emocional que tengas en ese momento y reescribir de manera más profesional aquellas partes donde te dejaste llevar.

No es tu culpa. Cuando cargamos con las críticas sobre un diseño y proyecto, fíjate en si la emoción que muestra el cliente tiene su origen en algo que no tiene nada que ver contigo. Pueden ser problemas financieros, su propio estrés laboral, o simplemente ver que el proyecto le sobrepasa.

Apunta todo bien, tómate un respiro y usa estas oportunidades para aprender.

 

Cuanto más maduro seas como diseñador o desarrollador, más fácil debería ser para ti adaptarte a las críticas que sean más justas y plantear tus argumentos en torno a las críticas infundadas. No te desanimes y afrontarás mejor el hecho de manejar esta situación si tienes la mente abierta para darte cuenta de que no tiene sentido estresarse por estas causas.

Artículo relacionado: Cómo lograr una efectiva gestión de clientes exigentes o conflictivos

2. Planea ir adelantando tus proyectos (prepara un calendario)

Imagen de una libreta, donde apuntar los consejos para diseñadores que te permitan liberar estrés de tu cuerpo.

El estrés puede deberse con frecuencia a haber aceptado realizar demasiados proyectos al mismo tiempo y acabar saturado por ello. Organizarse y planear bien el futuro es la mejor forma de combatir el estrés.

Ser organizado no es un rasgo inherente a la mayoría de las personas.

Sin embargo, una preparación apropiada puede contribuir a reducir el estrés y gestionar mejor tu tiempo, por lo que es muy recomendable dedicarle un pequeño esfuerzo a organizar la carga laboral. Todos aquellos que tenemos un negocio debemos trabajar esta parte de nuestro cerebro.

Organizar y plantear una buena planificación mediante buenos hábitos laborales reducirá al instante el estrés.

Organiza tu semana de trabajo. Para forzarte a ti mismo y a tus clientes a seguir estrictamente un calendario prefijado para hacer llamadas u organizar reuniones, nada mejor que utilizar herramientas de calendario para organizarte.

Por ejemplo, solo cojo llamadas unos pocos días a la semana y siempre en un intervalo de tres horas. Así tengo más tiempo para hacer tareas administrativas, dedicarme a hacer crecer mi negocio y tener reuniones personales con los clientes.

Usar un calendario online me ayuda a mantener esa consistencia y puedo ver en una herramienta como Google Calendar qué días tengo ocupados y cuáles puedo reservar automáticamente.

Limita tus proyectos. ¿Sabes realmente cuántos proyectos puedes gestionar a la vez?

Establece el límite de cuántos proyectos puedes llevar a buen puerto (en materia de diseño, desarrollo, lanzamiento de la web) y luego pon en tu calendario tus siguientes proyectos antes de aceptar nuevas ofertas y verte apurado por no dar sacado el trabajo adelante.

Por ejemplo, prefiero tener solo dos proyectos entre manos al mismo tiempo time, así puedo determinar mejor cuándo voy a empezar un proyecto, en una fecha X antes de asumir y decirle a mis clientes que vamos a empezar al instante.

Te sorprendería ver cómo se quedan los clientes cuando saben que tienes tareas por hacer y quieren que les des a su trabajo la atención que merecen.

Programa tu día a día. Deberás considerar el día a día de tu negocio como un proyecto en sí mismo. Asegúrate de que tienes programado cuándo vas a hacer tus tareas administrativas, ver facturas, cobros y limpieza de archivos en los proyectos. ¡No querrás esperar hasta que “sea la hora” o cuando te dés cuenta ya será tarde!

Suelo elegir un día a la semana en el que no hago nada más que dedicarme a solucionar problemas administrativos o cosas puramente sobre mi empresa. De esta forma sé qué día tengo libre y evito situaciones de estrés haciendo estas tareas.

3. Automatiza para tener más tiempo libre

La automatización implica tener métodos de aprovechar las herramientas y la tecnología que tienes a tu disposición para hacer procesos o tareas que se repiten en el tiempo de manera automática.

En un esfuerzo por implementar la automatización, necesitas analizar qué partes de tu trabajo diario o qué actividades pueden hacerse mediante una app o algún proceso automático que ejecute un programa informático.

Me gusta decir que la automatización nunca debería reemplazar el factor humano de los procesos, sino solo ser una ayuda más al trabajo del hombre para que este ejecute los procesos correctamente.

Teniendo esto en cuenta, echemos un ojo a estas técnicas para implementar automatizaciones y poder ahorrar tiempo a la vez que reducir el estrés:

Desmenuza tus tareas. Seguro que más de la mitad de las cosas que hacer se pueden automatizar. Piensa, ¿qué procesos haces diariamente que puedan programarse y sin embargo las estás haciendo por tu cuenta, perdiendo el tiempo?

Pon en papel tus tareas diarias y fíjate en aquellas que se repitan periódicamente como enviar invitaciones a tu calendario, emails, recordatorios y notificaciones. Si alguna se repite, automatízala y no tendrás que pensar más en ella-

Sustituye las tareas usando tus herramientas de trabajo. Al evaluar las tareas que más tiempo te ocupan y te crean estrés, te encontrarás que la mayoría son aquellas que puedes externalizar o usar nuevas herramientas más potentes.

En estos casos, revisa si tu contabilidad, tareas administrativas o la gestión de redes sociales pueden hacerse mediante apps o programas informáticos. Verás que podrás ahorrar mucho tiempo y reducir enormemente tu estrés.

Cambias tus sistemas o usa SaaS. La mayor parte de las veces me fijo en las empresas que me contratan y veo que usan sistemas o programas totalmente desactualizados que pueden cambiarse por uno mejor preparado.

Aprovecha las actuales tecnologías SaaS y las aplicaciones online que ofrecer algunos proveedores que funcionan a las mil maravillas y podrás eliminar de tu rutina de trabajo aquellas tareas que te hacen perder el tiempo

Hábitos personales que ayudan a aliviar y reducir el estrés

El estrés viene y va a medida que se habla con los clientes sobre sus proyectos. Sin embargo, tener hábitos a nivel personal que reduzcan el estrés pueden mejorar tu calidad de vida.

Llevarlo a la práctica hasta que se convierta en una rutina es crítico si quieres tener desarrollada una técnica que te permita mantener el negocio a flote y no estresarte. Veamos ahora tres consejos para reducir el estrés a nivel personal.

1. Desarrolla alguna afición que tengas

Imagen de las manos boca arriba manchadas en pintura de una persona

A medida que tu empresa crece y obtienes más ingresos, solemos ser más rápidos haciendo las tareas habituales, con procesos más mecanizados y el ahorro de tiempo que esto supone. Inevitablemente, deberíamos tener más tiempo para dedicarnos a nuestras pasiones y aquellas cosas que nos distraen.

Si no rellenamos nuestro tiempo libre con alguna actividad, a menudo acabamos volviendo al trabajo para estar ocupados.

 

Para buscar un pasatiempo que te ayude a reducir el estrés, considera aquellos elementos que están fuera de tu actual trabajo.

Sal de tu zona de confort. Si realmente no tienes aficiones que te diviertan, tómate un tiempo para ver y elegir algo que no esté relacionado ni con el diseño ni con el desarrollo web. Mejor aún si no tienes que usar una pantalla para hacerlo.

Si estás perdido y no sabes qué hacer, en Internet tienes miles de actividades para ver cuál te gusta. Elegir un hobby no significa que tenga que ser una actividad agotadora, sino solamente algo que te ayude a ocupar el tiempo libre que tienes por la semana fuera del trabajo.

Busca el silencio (fuera teléfonos). Cuando selecciones la actividad que te vaya a mantener ocupado y te ayude a reducir el estrés, que sea una en la que puedas dejar el teléfono lejos de tu alcance.

Jugar al golf, correr, o leer un libro, es saludable tener una afición en la que puedas estar durante un tiempo desconectado del mundo.

Si todos pudiésemos estar preparados para estar al menos una hora al día en la que nos olvidásemos del teléfono, seguro que habría menos estrés durante ese tiempo sin escuchar una llamada o una vibración.

De hecho, mi teléfono está en modo silencioso gran parte del día. Solo lo miro si estoy esperando un aviso en concreto. Esta técnica me ha ayudado a bajar mis niveles de estrés.

Forma parte de una comunidad. Cuando busques tu hobby, nada mejor que sea una actividad en grupo, que te dé sensación de estar en comunidad con otra gente.

A menudo, como diseñadores y desarrolladores, trabajamos solos y nos vemos en muchas situaciones en las que nos falta tener interacción con otras personas. Esto conduce a tener estrés ya que no hay forma de relajarse, reírse o contar historias a otros.

Una afición que implique estar en comunidad puede ser tan simple como ver deportes en la tele o jugar a juegos de mesa.

2. Pide ayuda y delega

Como profesionales web tenemos acceso a numerosas opciones en Facebook y otras comunidades online para inspirarse, hacer networking y aprender unos de otros, por ejemplo de sitios como WP Elevation y la Comunidad GoDaddy Pro.

Formando parte de estas comunidades, me di cuenta de que tenía acceso inmediato para poder ayudar a otras personas, a la vez que tenía oportunidades para conocer otras personas con las que podría trabajar en el futuro.

Si vas a pedir ayuda, no tengas miedo de presentarte y no saber qué decir. ya se asistencia técnica, pedir consejos para tu negocio o alguna cuestión más personal, busca un grupo u organización que te anime y a ser uno más.

Crea tu propia red. No puedes empezar a pedir ayuda si no tienes a quién pedírsela.

Crea tu red buscando el lugar donde hacerlo, sea un programa empresarial, un grupo de Facebook o un foro. Empieza pidiendo consejos y dando tu opinión si te la piden, para que otros puedan conocerte, qué haces y cuál es tu experiencia.

Crea relaciones personales. Incluso por encima de las comunidades online se encuentran las oportunidades de conocer personas cara a cara. Los grupos de Meetup WordPress actualmente cuentan con más de 1600 comunidades activas en todo el mundo.

Las WordCamps (eventos en vivo sobre WordPress) se celebran en 75 países distintos. Si WordPress no va mucho contigo, hay varias conferencias con otras temáticas más específicas.

Es a través de eventos en persona donde puedes establecer relaciones sólidas al ver cara a cara a otros asistentes.

 

Esta ha sido la forma en la que he creado relaciones que son ya totalmente profesionales y he podido contratar la ayuda de amigos para ayudarme.

Descubre organizaciones o foros que ayudan de verdad. Para cuidar la salud mental de las personas, hay algunas organizaciones que proporcionan recursos tanto para diseñadores como desarrolladores.

Ser consciente de que estas organizaciones existen es un gran paso no solo para ayudarse uno a sí mismo, sino también para tenerlas de mano si te piden información sobre a dónde acudir otras personas.

Artículo relacionado: WordCamps y la comunidad WordPress

3. Cuídate a ti mismo y mantente positivo

Tú eres el activo más importante que tiene tu negocio. Es crítico ponerte en el centro; baja el pistón o hazte al lado si lo necesitas. Si no lo haces, tendrás que reaprender cosas para preparar mejor tu cerebro.

Echa un ojo a estos tres consejos para diseñadores y desarrolladores para alejar el estrés en poco tiempo:

Respira hondo. A lo largo del día necesitamos momentos en los que tenemos que bajar la velocidad y mirarnos a nosotros mismos. Respirar hondo debe ser parte de la rutina diaria, si lo haces al menos durante 60 segundos tendrás una buena rutina para estar más calmado.

Considera practicar la meditación, rezar a diario (si eres religioso) o ejercicios de relajación, cualquier cosa que puedas tener por costumbre y te ayude a eliminar el estrés de tu cuerpo para poder trabajar más a gusto. Mucha gente utiliza aplicaciones que monitorizan y te avisan para que bajes el ritmo.

Cambia tus hábitos de sueño. Tu cuerpo es inteligente y cuando no duermes lo suficiente, te avisará y comunicará sobre esta disfunción como mejor sabe.

Un cuerpo agotado puede enfermarse debido al estrés acumulado.

 

Yo lo que suelo hacer es aprovechar los primeros minutos del día para ponerme a punto, cuando estoy más descansada.

Haz ejercicio y mantén una dieta sana. Practicar algún deporte, salir a caminar, son ejercicios que ayudan a gestionar el estrés. Combinados con una dieta saludable funcionan como un buen arma para fortalecer tu cuerpo y por tanto estar más centrado en tus tareas.

Cuando salgo a correr suelo ponerme algún podcast para motivarme más (el último episodio de un programa, por ejemplo).Si salgo y doy mi paseo matutino, empiezo la jornada con más ánimo.

Sé positivo. Una mente positiva hace más que leer cualquier truco en un artículo, supone poder cambiar por completo tu vida diaria. Sin embargo, no creo que pueda escribir sobre algún método práctico para reducir el estrés sin destacar el principio fundamental de pensar siempre en positivo.

Una forma fácil es hacer una reflexión, pensando siempre en la parte positiva de las cosas. Así, cuando te despiertes, verás que es más simple de lo que parece.

Empieza ya mismo… luego repite el mismo ciclo

Tener hábitos no es algo que se haga de la noche a la mañana, requieren tiempo y muchas repeticiones hasta hacerlas sin pensar. Aprovechar para tu empresa y para tu vida personal los trucos que hemos dado en este artículo actuarán como punto de partida para reducir y eliminar el estrés de los diseñadores y desarrolladores web.

Si alguno de estos consejos para diseñadores o desarrolladores no te encajan, busca la mejor forma de estar tranquilo en tu día a día. Necesitas evaluar tu nivel de estrés y aprende de la experiencia adquirida. Posteriormente, crea tus propias técnicas para aliviar el estrés.

El daño es real y la solución a los problemas la tienes en tus manos.

 

Escoge al menos dos de los consejos para diseñadores que he expuesto de forma que puedas manejar mejor tu estrés. Te animo a que las escribas con tu puño y letra, las cuelgues en la pared, guárdalas en una nota en tu móvil o en algún otro lugar que tengas a tu alcance.

El estrés puede ser creado por uno mismo, y por ese motivo, puede ser también eliminado por uno mismo.