Lanza tu web y ¡prepárate para triunfar!

Planifica tu futuro

Tener una página web es como si tuvieses un montón de empleados trabajando sin descanso. Puedes usarla para promocionar tu negocio a nuevos clientes, para apoyar a los clientes que ya tengas, e incluso te sirve para ayudar a tus empleados en su trabajo, haciendo que sea el núcleo central de información. ¿Pero sabes lo más importante? Esa web te pertenece. Hace falta invertir tiempo y energía en desarrollar un activo vital para tu negocio. Si alguna vez te has preguntado cómo se lanza una web, no pierdas de vista lo siguiente.

A pesar de lo que te hemos dicho antes, casi el 50% de las microempresas en España no tienen página web. Es una pena porque los beneficios de tener una web activa son enormes.

¡Hola! Soy Andy McIlwain. Me he pasado la última década ayudando a pequeñas empresas a lanzar su propia web. He trabajado desde casa, para empresas, como freelance e incluso como profesor. Ahora estoy orgulloso de trabajar para GoDaddy, donde tenemos la suerte de poder ayudar a millones de empresas en todo el mundo lanzar su proyecto online.

De todas las experiencias que he tenido, el mayor reto al que la gente se enfrenta una y otra vez es el momento de empezar. Como me dijo una vez un amigo mío, “no sé lo que no sé.” La gente conoce su negocio, pero no crear una web.

A continuación os voy a enseñar lo que sé. No es perfecto, pero es el método que he desarrollado durante los últimos 10 años. A mí me ha funcionado, ¡y espero que a ti también!

Cómo lanzar una web en 7 pasos

Puedes empezar usando un Creador de sitios web e ir descubriendo poco a poco cómo funcionan las cosas. Con esto no digo que hacer pruebas sea malo. ¡Me encanta experimentar! Pero tener una idea general de cómo se deben hacer las cosas te ayudará a trabajar de manera más eficiente. Lo normal sería seguir este proceso:

  1. Registra tu dominio.

  2. Elige un proveedor de correo.

  3. Selecciona una plataforma para tu web.

  4. Planifica cómo será tu web.

  5. Crea tu web

  6. Añade formularios para generar interacción.

  7. Instala Google Analytics.

Que no te asuste ver esta lista. Ahora vamos a ver paso a paso cómo puedes hacerlo para poner en marcha tu proyecto cuanto antes. ¿Estás listo? ¡Pues vamos allá!.

1. Registra tu dominio

Cómo registrar un dominio en GoDaddy

Antes de crear una web o empezar a usar una dirección de correo profesional, es necesario registrar un nombre de dominio.

Tu dominio siempre estará vinculado a tu negocio, sin importar el tamaño que tenga o el número de veces que hayas tenido que rediseñar tu web. Incluso si cambias de proveedor de hosting, tu dominio seguirá siendo el mismo.

Por eso recomendamos a los emprendedores que traten a su dominio como una inversión. Aumenta de valor con el paso del tiempo. Dado que Google y otros motores de búsqueda indexan el contenido de tu sitio, el valor del dominio aumenta. Si otras webs te enlazan, también va a aumentar su valor.

Básicamente, cuanto más hablen de ti y cuanto más tiempo te tengan en cuenta, mejores resultados obtendrás en los motores de búsqueda, y más probable será que nuevos clientes te encuentren.

¿Cómo conseguir un buen dominio?

Haz que sea fácil de deletrear y escribir. Este punto es importante si vas a hacer que la gente entre en tu web cuando asistes en persona a cualquier evento. En estos casos, puede que te sea más útil usar tarjetas o comunicación verbal para decirle a la gente dónde te pueden encontrar en la Red. Se trata de hacer el proceso lo más fácil posible.

Que sea corto. Un nombre de dominio corto es más fácil de recordar, además de ser más estético que uno largo. Imagínate que quieres usar tarjetas para repartir y tienes un dominio largo, ¡podría no caber en una línea!

Evita números y guiones. Debes tratar de evitar confusiones cuando dices tu web de palabra, y también debes tratar de crear una imagen de marca adecuada para tu negocio. Por supuesto, puede haber excepciones a la norma. Si en tu marca hay algún número debes incluirlo en el dominio.

Usa la extensión adecuada. TLD, Top Level Domain en inglés, es la extensión que se añade como sufijo al nombre de dominio (.com, .org, .net…). De forma general el más empleado es .com para crear páginas de empresa, .org es muy popular entre organizaciones sin ánimo de lucro y el .es tiene mucha presencia entre las empresas de España.

¿Qué pasa cuando se poseen varios dominios?

Es frecuente que los dueños de las empresas registren su dominio en varias extensiones. A menudo se realizan cosas como:

  • Registrar diferentes extensiones (.com, .net, .org, etc.)
  • Usar alternativas al nombre de marca
  • Registrar dominios que contengan palabras clave relevantes para el negocio

Sin tener en cuenta cuántos dominios hayas registrado, recuerda que una web solo debería tener un dominio principal. Si has registrado varios, deberías redireccionarlos hacia el principal, el que se muestra en tu web

Un ejemplo perfecto es el de PC Componentes. Esta empresa dispone de los dominios pccomponentes.com, pccomponentes.es y pccomponentes.net. En su caso, han optado por crear la web en pccomponentes.com, mientras que las otras dos extensiones se han configurado con redirección a la .com.

2. Elige un proveedor de correo

Crear una cuenta de correo
Imagen de VisualHunt

Si ya tienes el dominio elegido, ahora es momento de elegir a un proveedor de correo adecuado. Puede que te estés preguntando por qué debes abrir una cuenta de correo mientras lees un artículo sobre cómo crear una web, pero la razón es clara: te permite usar una cuenta de correo profesional en menos tiempo del necesario para crear una página, además de poder incluirla desde el primer momento en tarjetas, folletos u otro material similar antes de tener tu web preparada.

¿Por qué necesitas una dirección de correo para tu empresa?

El primer motivo es obvio: para separar tu correo personal del profesional. Deberías conservar todos los correos de empresa aparte para tener un registro de tu actividad, y que no se mezcle con los correos personales.

El segundo motivo es por imagen de marca profesional. Es frustrante ver un folleto, un coche de empresa decorado u otro anuncio que usen direcciones @gmail.com, @hotmail.com, etc. Empeora la percepción que se tiene de la marca.

Piénsalo bien, ¿crees que la gente te tomaría en serio?

La tercera razón es por visión a largo plazo. Si necesitas crear direcciones adicionales, ya sea para nuevos empleados o casos concretos (léase contabilidad@, ventas@, info@), necesitarás que estas direcciones estén asociadas a tu dominio.

Hoy en día tener correo de empresa implica más cosas que solo tener correo.

Algunas soluciones de correo como las que ofrece Microsoft con Office 365, están integradas para funcionar con más herramientas que mejoren la productividad. No solo obtienes una cuenta de correo, sino que también se te ofrece almacenamiento de archivos, calendarios, gestión de contactos, gestión de proyectos y más herramientas que pueden ayudarte a darle un impulso a tu negocio.

3. Selecciona una plataforma para tu web

Una vez listo el correo para tu empresa, el siguiente paso es empezar a trabajar en tu web. Antes de eso, necesitas saber qué plataforma vas a usar. Cuando digo plataforma, me refiero al servicio o aplicación que vas a usar para crear tu web.

Si estás empezando a crear páginas web, te sugiero una de estas dos opciones: un Creador de sitios web o WordPress. Hay más opciones disponibles, pero estas dos son las más comunes, y sinceramente creo que cualquiera es válida para la mayoría.

Creador de sitios web

Se ha diseñado para ser fácil de usar. Su objetivo se centra en que la gente pueda crear su página web sin dedicar tiempo a problemas técnicos, como configurar el alojamiento web o tocar código.

Son una buena elección si buscas tener un sitio web básico.

Así que si te vas a dedicar a poner información de tus productos, subir fotos y vídeos o compartir opiniones de clientes, esta herramienta puede ser perfecta para ti.

Pero, ¿y si quieres hacer más cosas que tener una simple web? ¿Crear un negocio online, donde la gente pague por tener acceso a contenido propio? ¿O crear una web de noticias? En estos casos, la solución es usar WordPress.

WordPress

Escribir un blog en WordPress
Imagen de VisualHunt

WordPress es el gestor de contenidos más popular en el mundo. Su uso original y más extendido es el de dar soporte a la creación de blogs, pero puedes emplearlo para crear casi cualquier tipo de web. Posee un amplio repositorio de plugins que añaden más funcionalidades, y también tiene un montón de plantillas y temas que le dan a tu web el diseño que quieras.

Aunque ahora esté de moda, y haya gente diciendo que es muy fácil de usar, la verdad es que tanto WordPress como cualquier otro CMS gratuito que puedas usar en tu web, tienen una curva de aprendizaje por asimilar. En tu caso, no deberás descuidar la parte técnica, como actualizar el software, hacer copias de seguridad, etc.

¿Cómo decidirse entre ambas?

Tendrás que sopesar cuáles son tus necesidades y qué capacidad tienes:

  • ¿Un creador web permite hacer todo lo que necesitas?
  • ¿Tienes la habilidad o los conocimientos necesarios para crear una web con WordPress?
  • ¿Tienes a mano un profesional que pueda ayudarte?

Y recuérdalo bien: una web está atada al dominio. Desde el momento en que tienes control sobre ese dominio, puedes usarlo donde y como quieras.

Una pista para enfocar tu objetivo: usar un creador de sitios web hace que puedas crear tu web en el menor tiempo posible y sin muchos problemas. Cuando llegues al punto en que el creador de sitios no puede cubrir todas tus necesidades, es decir, que estás creciendo, tienes que pasarte a otro servicio más potente.

4. Planifica cómo será tu web

Cómo planificar tu web

Antes ponerte con ello, ten claro las páginas y la información que mostrarás en tu web. A mí me gusta tener siempre estas seis páginas en una web:

Portada

Tener una página de portada permite mostrar una imagen general de tu empresa. ¿Cómo le describirías a alguien que no te conoce en qué consiste tu negocio? ¿Qué preguntas te harían? Tienes que ser proactivo y dar la información de primeras. El resto de páginas que crees, por otro lado, servirán para aportar más detalles u otros aspectos de tu empresa.

Acerca de

Aquí puedes contar cómo empezó todo y darle un toque personal a tu página. ¿Quién trabaja contigo? ¿A qué se dedican? ¿Cuál es la misión de la empresa? Esta sección es un gran lugar para responder todas estas preguntas.

Productos y servicios

Es la parte más importante de tu negocio, donde muestras los productos o servicios que vendes. Además, debes indicar si ofreces servicios adicionales, los beneficios que aporta la compra de algún producto, y por supuesto cuánto cuesta cada uno. Por otro lado, a tus futuros clientes les gusta saber si existen opiniones de otros clientes. Todas estas cuestiones deben quedar claramente respondidas en esta sección.

Preguntas frecuentes

Siempre es buena idea establecer una sección de preguntas frecuentes como un punto de encuentro para que aquellas visitas que necesiten ayuda puedan acudir a él. Aquí puedes poner aquellas preguntas que hace la gente antes de realizar una compra, y aquellas que se podrían hacer una vez hecha la compra, como si fuese un servicio posventa.

Pedir presupuesto / Contacto

Si vendes servicios, esta sección es importante puesto que es la primera puerta a la que van a llamar tus clientes a la hora de contactarte. Si te dedicas a vender productos, esta página te puede servir para gestionar solicitudes o pedidos personalizados.

Por su parte, una página de contacto es perfecta para que la gente te escriba con peticiones genéricas. Establece información clave como una dirección de correo o un número de teléfono, aunque éstas puedan ponerse también en la sección Acerca de. Hazle fácil a tus clientes encontrarte, pon los datos en ambas páginas y en el fondo de tu página.

Blog

No debes olvidarte de esta sección, hoy en día fundamental, ya que sirve para publicar actualizaciones, mejoras en tus productos, intrahistorias de tu negocio y cualquier otro tema que creas que puede ser de interés para compartir con tus lectores.

5. Crea tu web

En este momento ya deberías tener registrado tu de dominio, una cuenta de correo electrónico de empresa y elegida la plataforma para tu web. Has planteado con claridad las páginas que necesitas crear, y cuáles son los puntos clave a introducir en cada sección. Si es así, ahora empieza lo serio: cómo crear y lanzar una página web.

Para ello, veamos diferentes aspectos que influyen en la creación de una web:

  • El diseño: cómo colocar los diferentes elementos de tu web.
  • Cabecera y pie de página: son elementos comunes en una web, aparecen en todas partes.
  • El texto: la información que muestras sobre tu negocio, único en cada página.
  • Fotografías, logos y vídeo.
  • Estilos: qué tipo de letra y colores se usan y que reflejan cómo es tu marca.

Ahora, veamos cada uno de ellos con más detalle.

Diseño

Cuando se habla de diseño, la idea es establecer cómo se colocan los distintos elementos y componentes gráficos en tu web, entre ellos el logo en la cabecera, los enlaces de redes sociales en los menús de navegación, etc.

En muchas webs, si navegamos entre diversas páginas dentro de una cualquiera, apreciamos que los diseños cambian cuando pasamos de una página a otra. Por tanto, ¿cómo decidir qué diseño mostrar en cada momento? ¿Qué incluir y en qué parte de cada página? Si no quieres complicarte mucho, es recomendable tener pocos diseños para hacerlo más fácil.

Cabecera

Lo normal es que sea en la parte superior de una web, sin importar la sección en la que nos encontremos y suele ser la zona en la que incluimos enlaces para navegar de manera rápida.

Menú de navegación

Suele estar incorporado en la cabecera de una web. Poner una barra como esta ayuda a que tus visitas tengan una visión clara de cómo funciona tu web. Aquí aparecerán aquellas secciones y/o páginas que hayas creado.

Pie de página

Al igual que la cabecera, debe mostrarse en todas partes. Funciona como un apéndice, una zona adicional donde se añaden enlaces que complementan la navegación y que no deberían figurar en el menú de navegación. Por ejemplo, aquí puedes añadir un enlace a las Condiciones de Servicio, política de privacidad, etc. También, como dijimos antes, puedes añadir la información de contacto.

Contenido de las páginas

Si vuelves a pensar en cómo establecer las secciones en tu web, fíjate que cada página está centrada en un aspecto diferente. La página de inicio, por ejemplo, es una puerta de entrada importante para tu negocio, mientras que la sección Acerca de permite contar tu historia y acercar tu equipo a tus visitas.

Para cada sección, imagina que estás hablando con alguien sobre ese tema.

¿Qué le dirías? ¿Cuáles son los puntos clave? Básicamente es lo que haces cuando piensas qué añadir en cada página. Qué información añadir, en qué orden y cómo ponerla.

El contenido de las páginas suele constar de dos partes: texto e imágenes/video.

Texto

Planifica el texto de la web
Imagen de VisualHunt

El texto es el contenido escrito que se muestra en una web, y la calidad de lo que escribes puede tener un gran impacto en la percepción que tenga la gente sobre tu marca.

Escribir bien es fundamental.

No tiene que ser perfecto, pero no debe resultar molesto, desde luego. Si quieres mejorar tu nivel y redactar textos que la gente valore muy positivamente, algunas pistas pueden ser estas:

  1. En la página de inicio, ve al grano y destaca lo que te hace diferente.
  2. Para los productos o servicios, explica los beneficios, no solo las características o la oferta que dispongas.
  3. Haz que tus textos sean fáciles de leer con titulares y listas.
  4. Dale un toque personal al texto con el tono y estilo adecuado.
  5. Escribe en lenguaje coloquial. A veces no es necesario usar palabras técnicas o cuyo significado no sea conocido.
  6. Lee lo que escribes en voz alta. ¿Suena bien? ¿Hablarías así?
  7. Revisa la gramática y que esté todo bien escrito.

Así, centrarás tus esfuerzos en escribir y editar bien los textos. Una vez te guste lo que has escrito, insértalo en tu web. Siempre tendrás tiempo para hacerle algún ajuste final.

Imágenes y vídeos

Las imágenes pueden ser buenas compañeras para el texto. Pero tener imágenes malas puede crear una impresión de que tu marca no es potente. Por eso es recomendable aprender nociones básicas de fotografía, o si puedes, contratar a un fotógrafo profesional.

Mostrar buena fotos de tus productos es esencial para incrementar las ventas.

De hecho, una buena foto puede hacer que a la gente no le importe pagar más por tener tu producto. Cuando hablamos de fotografía de producto, no sólo es el hecho de colocar el producto en un fondo blanco. Piensa en cómo plantea por ejemplo Ikea su catálogo. Los productos se sitúan en un ambiente natural y lógico, ayudando al consumidor a entender y ver cómo podrían darles uso.

Captura extraída de la página de IKEA.

Texto e imágenes funcionan como punto de inicio, pero si de verdad quieres impactar a la gente, quizá necesites subir videos. Si no sabes qué tipo de videos encajan en tu negocio, algunos pueden ser:

  1. Un video sobre el producto o servicio que ofreces.
  2. Un video que muestre pistas y trucos que ayuden a desarrollar un negocio.
  3. Testimonios de clientes contentos con tus productos.

Cuando metas imágenes y videos en tu web, mira bien dónde las vas a incorporar. Videos a miembros de tu empresa son útiles en la sección Acerca de, mientras que si quieres poner fotos de tus productos, lo suyo es que las metas en la sección apropiada de productos y servicios.

Si puedes obtener buenas fotos y videos de calidad en poco tiempo, puedes aprovechar para crear contenido original y compartirlo en redes sociales.

Con un smartphone tienes lo básico para hacer fotos decentes o grabar vídeos con un mínimo de calidad. Sí deberías tener conocimientos para optimizar la luz, el audio y el entorno de grabación, así comprobarás tu habilidad de crear buen material desde tu teléfono.

Estilos

En este punto tenemos que hablar de las fuentes de texto y colores que uses en tu web. Elegir esto adecuadamente va a reflejar la imagen que quieres mostrar al exterior. Muchas veces las elecciones se hacen basadas en la impresión y las sensaciones que dan distintas combinaciones hasta encontrar la correcta o la que más te gusta.

Cuando tengas claro cómo quieres que se te vea, no te olvides que usar siempre la misma combinación en las campañas online y offline, publicaciones en web, etc.

Si no sabes por dónde empezar, toma como referencia cualquier objeto de marketing que ya tengas creado previamente, y comprueba que puedes crear algo parecido. Es importante que lo que se va en la web y en la versión física sea igual para mantener consistencia en la marca. Lo mismo sirve para tus redes sociales y anuncios que crees.

Si no tienes nada para usar como referencia, pídele opinión a tus clientes. por ejemplo, puedes preguntarles qué les viene a la cabeza cuando piensan en tu empresa. Y si no tienes clientes, ¡créalos! Piensa lo que deberían encontrarse cuando entren en tu negocio.

6. Añade formularios para generar interacción

Cuando lanzas una web, una de las cosas imprescindibles que debes activar es un formulario, por ejemplo para contactar contigo. Son una forma muy sencilla de lograr interacción para tu web, y se pueden usar con cualquier finalidad. Crear un formulario debe seguir unas pautas:

  • ¿Qué propósito tiene?
  • ¿Qué información se va a solicitar?
  • ¿Qué se hace con la información aportada?

Contestando estas preguntas puedes crear cuantos formularios quieras con finalidades diferentes, como son:

  • Solicitar un presupuesto
  • Fijar una reunión
  • Participar en un concurso
  • Contactar con soporte
  • Hacer una pregunta
  • Compartir feedback o análisis de un producto/servicio
  • Compartir una historia o un testimonio

Cualquiera de las anteriores sirve para crear un formulario. Solo necesitas saber qué información vas a solicitar y los campos a incluir para que tus visitas sepan lo que están haciendo.

Formularios para generar leads

No hará falta que digamos mucho más, este tipo de formularios tienen como objetivo conseguir direcciones de email. Comúnmente estas direcciones se suelen añadir a listas de correo de suscriptores en una aplicación como puede ser la herramienta de Email Marketing de GoDaddy.

De esta forma, puedes enviar correos de forma masiva sobre noticias o anuncios, ventas, promociones especiales y otras comunicaciones similares.

No vamos a entrar en detalles sobre email marketing en este post, pero debes tener en cuenta que tu lista de suscriptores es uno de los activos más importantes para tu empresa. Es la pieza central sobre la que se desarrolla cualquier programa de email marketing, que servirá para aumentar las ventas y mantener a los clientes al día sobre los cambios en el negocio.

7. Instala Google Analytics

Página de Google Analytics

Por último, veamos Google Analytics. Es el actual estándar para monitorizar el tráfico de una web. ¿Pero por qué debería importante tanto? En pocas palabras, para tomar las decisiones correctas.

Cuanto más sepas sobre tu web y cómo se mueven tus visitas por ella, mejor.

Google Analytics muestra las páginas que atraen más visitas, por dónde se mueven, de qué parte del mundo provienen, y cómo han encontrado tu web, por ejemplo, a través de la búsqueda en Google o enlaces de otras páginas.

Esto es solo la punta del iceberg. Google Analytics es una enorme y poderosa herramienta de análisis que puede hacer muchas cosas más. Pero empecemos por el principio, estos son los pasos a seguir para instalar Analytics en tu web:

  1. Regístrate en Google Analytics.
  2. Crea tu cuenta.
  3. Obtén el código de seguimiento.
  4. Añade este código a tu página.

Una vez que Google Analytics funcione correctamente, podrás entrar en tu cuenta y analizar todos los informes que la herramienta te ofrece sobre el rendimiento que genera tu web.

Resumen

Hemos detallado en profundidad cada uno de los puntos relevantes para crear una web. Hagamos un rápido resumen de lo que hemos visto.

1. Registra tu dominio

El dominio es un activo cuyo valor crece con el paso del tiempo. Una web sólo debería estar activa con un dominio principal. Si registras varios dominios, redirígelos hacia el principal.

2. Elige un proveedor de correo

Puedes empezar usando una cuenta de correo para tu empresa, incluso si no tienes lista tu web. De esta forma mantienes separado tu correo personal del profesional.

3. Selecciona una plataforma para tu web

Es muy recomendable empezar un negocio usando un Creador de sitios web. En el momento en que necesites más recursos de los que te aporten estas herramientas, deberás plantearte migrar tu página hacia un sitio que utilice WordPress u otro gestor de contenidos.

4. Planifica cómo será tu web

Empieza por ejemplo creando estas seis: Portada, Acerca de, Productos y Servicios, Preguntas frecuentes, Contacto y Blog. En una hoja en blanco, deja por escrito los puntos clave de cada apartado para luego trasladarlos a tu web.

5. Crea tu sitio

Piensa en el diseño. En cada sección, plantea correctamente el texto y las imágenes y/o vídeo que quieres mostrar y que transmitan tus ideas de la mejor manera posible. También debes tener en cuenta el estilo de fuentes y colores que reflejen tu imagen de marca.

6. Añade formularios para generar interacción

Ten clara la información que quieres obtener de tus visitas. Trata de conseguir la mayor cantidad de datos posibles, porque éstos servirán para realizar acciones a posteriori.

7. Instala Google Analytics

Analytics es actualmente la referencia cuando quieres saber cómo está funcionando una página web a nivel de visitas y tráfico. Es muy útil y te ayudará a medir tus progresos.

Imagen de VisualHunt