Luis Piedrahita: “El humor no puede ser inofensivo, pero la ofensa ha de ser justa”

Humor mágico, magia con mucho humor

Gallego, humorista, ilusionista, escritor, director de cine… ¿Sabes de quién te estamos hablando, no?

Lo cierto es que puedes conocer a Luis Piedrahita por un montón de facetas diferentes. Tanto colabora en programas de entretenimiento en televisión como El hormiguero 3.0 o El Club de la Comedia o en la radio, por ejemplo, en el programa La Ventana, de la Cadena Ser. También puedes verlo dirigiendo La habitación de Fermat, junto con Rodrigo Sopeña o con su libro en las estanterías de cualquier librería de nuestro país. Por cierto, y no nos olvidemos de sus monólogos… ¡Está claro que Luis Piedrahita es un todoterreno!

Pero si algo tiene en común con el resto de los mortales es que él también necesita trabajar y promocionar todo lo que hace: próximos monólogos, funciones, sus libros… Aunque también es muy activo en redes sociales, Luis Piedrahita sabe perfectamente que tener una página web es un aspecto fundamental para cualquier profesional o negocio, pertenezca al sector que sea. ¡Y nosotros se la tratamos con muchísimo cariño!

Tanto es así, que también ha querido hacer un hueco en su agenda para aportar su granito de arena en nuestro blog. Espero que esta entrevista que le hicimos a Luis Piedrahita os guste tanto como a nosotros.

Entrevista a Luis Piedrahita

  1. Luis, contigo no necesitamos presentación, así que vamos directamente al grano. ¿Cómo empezaste en este mundo? ¿Alguna vez te imaginaste llegar a donde estás ahora?

Nunca lo hubiera imaginado. Recuerdo, de muy pequeño, ver en televisión a magos como Juan Tamariz, Pepe Carroll o René Lavand y disfrutar muchísimo con su magia. También recuerdo ver a humoristas como Gila o Tip y Coll. Cuando ellos salían en la tele, el mundo era un lugar mejor. Pero jamás pensé que yo podría dedicarme a eso. Me fui aficionando, primero a la magia y después al humor, y poco a poco he ido formándome.

Todo empezó como una afición pero ha acabado siendo una manera de ganarme la vida.

Menos mal, porque creo que es lo único que sé hacer.

Luis Piedrahita
Imagen de Diego Martínez
  1. Y no solo televisión, también radio, teatro, magia, cine, libros… En serio, ¿qué parte del mundo del arte o del espectáculo todavía no dominas?

Canto muy mal y bailo mal. El problema es que llevo unos meses practicando y noto que cada vez lo hago peor. Tampoco soy capaz de tocar instrumentos musicales. Me encanta la música y disfruto muchísimo con ella pero soy absolutamente incapaz de afinar.

  1. Sé sincero. En un monólogo, ¿cuánto hay de improvisación y cuánto de preparación?

En mi caso está todo muy pensado. El guión tiene una parte importantísima pero siempre dejo un ventanita por la que pueda entrar el aire fresco. Me explico. En el guión de todos mis espectáculos hay una parte en la que pone (IMPROVISACIÓN). Son partes del espectáculo en las que yo me obligo a improvisar y en las que ni siquiera yo sé lo que va a pasar. Lo hago para no aburrirme.

Después de unos años repitiendo el mismo texto, uno corre el riesgo de estar emocionándose de memoria.

Estos huecos me ayudan a mantenerme alerta y a jugar, a desear que llegue ese momento. Además el público lo valora. Sienten que se les está haciendo un traje a medida.

  1. Y dinos, ¿algún truco que saques sobre la manga cuando el público no está muy animado?

A veces el público no está animado y es misión del artista saber qué pasa y darles lo que necesiten. Mi truco es observarlos. Ser consciente de lo que pasa en el patio de butacas y darles lo que les falta para estar contentos. A veces el problema es que hay mucha luz, o que hace frío, o que es muy tarde, o que los periódicos no han dejado de dar malas noticias… El artista ha de ser consciente de eso y tratar de luchar contra ello. Es cierto que si es muy tarde no podemos hacer nada. Pero podemos mencionarlo. Podemos bromear sobre el sueño que tenemos y lo duro que es tener que escuchar a un pesado con gafas que no se calla.

Solucionar el estado de ánimo que dejan los periódicos es más difícil, pero esa es la misión del humorista.

  1. Cuéntanos lo peor o la situación en la que has pasado más apuros subido a un escenario.

Recuerdo una vez, hace ya muchos años, en la que no había escenario. Me contrataron para actuar en un pub y cuando llegué me dijeron:

– Adelante, el público está esperando.

Yo miré y no vi escenario, ni luces. Entonces pregunté,

– Pero, ¿dónde es?

– Aquí, entre la gente.

Había bastantes personas así que cogí un taburete de bar. Me subí e hice una función de casi dos horas subido en un taburete de bar. La gente disfrutó muchísimo, pero los primeros minutos fueron aterradores.

  1. Sabes que últimamente se ha estado hablando mucho sobre los límites del humor y realmente es un tema bastante controvertido. ¿Qué opinas tú? ¿Los hay?

Es un debate que surge a cada paso. Unos dicen que los límites del humor han de estar en el respeto, otros responden que la libertad de expresión es sagrada, enseguida salta otro que todos tenemos derecho a ofendernos, después otro le rompe una silla en la espalda porque eso le ha ofendido… Yo opino que los límites del humor están en el talento del humorista. El humorista talentoso, así como el poeta, sabe qué temas ha de tratar y cómo ha de tratarlos para ofender solamente a aquellos que se lo merecen.

El humor no puede ser inofensivo, pero la ofensa ha de ser justa.

  1. Después de toda esta polémica, ¿te has replanteado algún guion o texto de tus monólogos?

No suelo autocensurarme. Escribo el humor que me gusta y, por lo general, lo que me sale no es muy polémico. Pero es cierto que atravesamos años de susceptibilidades. La gente está más sensible que el glande de Stendahl.

No se si te acuerdas, pero 40 años atrás hubo una época en la que no se podía hablar de nada. Luego vinieron años en los que se podía hablar de todo y ahora vivimos una época en la que parece que se puede hablar de todo pero en realidad no se puede hablar de nada.

Creo que no estamos en la mejor de las tres. Afortunadamente tampoco estamos en la peor.

Luis Piedrahita
Imagen de Diego Martínez
  1. Eres humorista y mago. ¿Cuánto hay de humor en la magia? ¿Y cuánto de magia en el humor?

Trabajo como un contrabandista. Hay muchas lecciones que he aprendido del mundo del humor y que me gusta aplicar a la magia. Eso hace que mi magia sea más divertida. De todos modos, creo que es mucho más interesante cuando el contrabando se hace en el sentido contrario. Cuando aplico al humor las cosas que he aprendido de la magia. Así, como antes te hablaba de conseguir una magia más divertida, de esta otra manera lo que se consigue es un humor más mágico. Eso sí es especial. Me encanta hacerlo y se puede ver, sobre todo, en los espectáculos que hago en directo. Ahora estoy presentando mi nuevo show ES MI PALABRA CONTRA LA MÍA en los cines Callao de Madrid, al que por cierto estáis invitados.

  1. Si pudieras tener un superpoder, ¿cuál sería?

Me gustaría saber la verdad.

  1. Seguro que en más de una ocasión tu humor se convirtió en un cabreo monumental al ver que no podías hacer algo en tu página web. ¿Qué es lo que más te cuesta a día de hoy a la hora de gestionar en tu página? ¿Y lo que menos?

La verdad, y no es porque estéis delante, es que todo va como la seda. Alguna vez he tenido algún problema con el spam y una vez los videos que colgué en mi página web dejaron de verse, pero todo se ha solucionado en minutos. No sé si es que yo doy problemas pequeños o es que vosotros sois muy grandes. Puede que sean las dos cosas.

  1. Además, aprovechando que te tenemos aquí… ¿Qué tres consejos le darías a una persona que está intentando lanzar su negocio online y crear su propia web?

Que no lo duden. Ahora mismo es imprescindible tener una presencia eficaz y segura online. Les recomiendo que den el paso y que inviertan un rato en pensar el diseño, la programación, las utilidades de la página, etc. A la hora de elegir el alojamiento, yo solo puedo recomendar GoDaddy.

  1. Ahora sí, háblanos de tus próximos proyectos. ¿Dónde te veremos y qué te veremos haciendo durante los próximos meses?

Ahora estoy presentando mi nuevo monólogo de humor “Es mi palabra contra la mía” en los cines Callao de Madrid. Es un show de mucha risa donde se puede ver ese humor, más o menos mágico del que te hablaba. También seguiré esta temporada haciendo magia en El Hormiguero, seguiré en la Cadena Ser con Carles Francino… Y mientras la gente siga riéndome las gracias yo seguiré dándoselas. Gracias.

Imagen de Diego Martínez