Mapa de empatía: ¿qué es, para qué sirve y cómo hacerlo?

Conoce a tu cliente.

El mapa de empatía es una herramienta de marketing muy potente a la hora de conocer mejor a tu público objetivo.

Gracias a su diseño, podrás dar un paso más allá a la hora de ponerte en su lugar.

Conocerás mejor sus necesidades y sus deseos y, como empresario, podrás ofrecerle soluciones más potentes.

En este artículo conocerás qué entendemos por mapa de empatía, cuáles son las ventajas de confeccionarlo y cómo crear tu mapa paso a paso.

Además, podrás descargarte una plantilla para realizar tu propio mapa de empatía.

¡Empezamos!

¿Qué es un mapa de empatía?

Conocer a tus clientes es algo vital hoy en día para tener un proyecto de negocio estable y escalable.

Eso sí: ahora ya no vale con descifrar una lista de datos objetivos y demográficos. Por ejemplo: mujer soltera, de 25 a 35 años que vive en Londres.

Y es que, con estos datos, poco podemos conocer de nuestro público objetivo más allá de datos meramente observables.

El mapa de empatía es una herramienta que permite entender en profundidad y conocer a los distintos segmentos del público objetivo de una empresa.

Gracias a su uso, las empresas pueden saber cuáles son sus necesidades, sus motivaciones y sus frustraciones.

El mapa de empatía permite listar sus intereses, cuáles son sus aspiraciones, qué pueden demandar de una marca y cuáles son sus características de consumo.

Mapa de empatía y buyer persona, ¿qué diferencia hay?

La creación del buyer persona es otra de las herramientas más habituales empleadas para conocer al target de las empresas.

Al igual que el mapa de empatía, la confección de este prototipo de cliente es muy útil a la hora de dirigir las estrategias de marketing y ventas.

Para crear un buyer persona es necesario confeccionar un arquetipo de cliente en base a la recopilación de datos empíricos.

Y, para ello, se necesita realizar un profundo análisis de mercado del que puedan extraerse diversos datos relevantes, tanto en términos cualitativos como cuantitativos.

Gracias a estos datos, se crea un perfil preciso de los clientes de la empresa.

La creación del buyer persona requiere, por lo tanto, de una investigación minuciosa, tiempo y recursos.

Sin embargo, el mapa de empatía relega dichos datos a un segundo plano. En su lugar, centra sus esfuerzos en empatizar con el arquetipo de cliente, comprendiendo a fondo sus preocupaciones y necesidades.

Y, para realizarlo, suele bastar con una reunión de un grupo de empleados que aporten diferentes perspectivas a la creación de este prototipo.

Ventajas y desventajas del mapa de empatía

El mapa de empatía es una herramienta tremendamente útil para los departamentos de ventas y marketing.

Entre sus ventajas, destaca:

  • Permite conocer al cliente a fondo, entendiendo cuáles son sus necesidades y qué espera de la empresa.
  • Crea distintos segmentos de clientes en función de sus intereses, aspiraciones y frustraciones.
  • Colabora a la hora de modificar los productos y servicios para satisfacer mejor las necesidades de los clientes.
  • Permite crear estrategias y acciones de marketing y ventas muy dirigidas con un mayor potencial.
  • Ayuda a desarrollar mensajes tremendamente dirigidos que capten mejor la atención de los posibles clientes.
  • Es una herramienta sencilla de confeccionar que no requiere de demasiado tiempo ni recursos.

Como ves, aporta una gran cantidad de información muy útil a la hora de desarrollar las estrategias más adecuadas para conectar con el target de la empresa.

Además, el mapa de empatía influye directamente en las distintas estrategias de venta y de contenidos. De hecho, incluso afecta al desarrollo de productos o servicios y a las acciones postventa.

Si estás en un contexto en el que prima la agilidad, es una herramienta muy válida. Sin embargo, en otros escenarios puede resultar insuficiente. Por ejemplo, a la hora de realizar un plan de empresa.

En estos casos, necesitarás recabar una mayor cantidad de información para conocer en profundidad a tu público objetivo y realizar un estudio de mercado completo.

Consejos para realizar un mapa de empatía

Antes de rellenar el documento de manera exhaustiva, debes tener en cuenta una serie de consideraciones previas.

Así te asegurarás de completar el documento de la manera adecuada, sacándole el máximo partido.

  • Completa esta herramienta en una reunión en equipo. Así, tendrás una visión mucho más completa.
  • Esta reunión no debe ser muy larga: basta con unos 20-25 minutos.
  • Los participantes deben conocer, aunque no sea en profundidad, al público que van a describir.
  • Se debe segmentar los diferentes tipos de públicos objetivos en función de características comunes -edad, situación sentimental, etcétera-. De manera habitual, se encontrarán de 1 a 4 segmentos de clientes.
  • Una vez se haya terminado el mapa de empatía, se deben validar las conclusiones obtenidas en base a investigaciones cuantitativas y cualitativas.

Cómo hacer un mapa de empatía paso a paso

Existen diferentes modelos del mapa de empatía. El más habitual es este:

Plantilla de mapa de empatía

Como ves, se subdivide en 6 apartados diferentes:

  • ¿Qué ve?
  • ¿Qué oye?
  • ¿Qué piensa y qué siente?
  • ¿Qué dice y qué hace?
  • ¿Qué esfuerzos hace?
  • ¿Qué resultados (beneficios) espera obtener?

A continuación, vamos a ver en profundidad qué debes tener en cuenta a la hora de rellenar cada uno de estos apartados.

¿Qué ve?

 Ponte en el lugar de tu público objetivo y describe el entorno en el que se desenvuelve y su contexto social.

¿Cómo son sus amigos, sus compañeros de trabajo y cómo es su familia? ¿Cómo es su día a día?

Habla también del entorno en el que se desenvuelve, entiende su cotidianeidad y las oportunidades que le brinda.

¿Qué oye?

En este apartado debes comprender qué influencias recibe en su entorno.

Es decir, qué medios de comunicación consume, qué impactos publicitarios recibe, qué personajes públicos pueden influir con su mensaje…

Pero también qué opiniones escucha en su día a día de amigos, familiares e incluso en su entorno laboral.

¿Qué piensa y qué siente?

Describe cuáles son sus preocupaciones e inquietudes de su día a día.

Analiza en profundidad cuáles son sus aspiraciones y sus deseos; conoce sus preocupaciones y los valores que le representan.

¿Qué dice y qué hace?

En este punto debes prestar atención a su discurso: ¿de qué habla y cómo lo verbaliza?

Además, debes describir cómo se comporta, y si existe alguna contradicción entre lo que dice y cómo actúa.

Una vez has analizado estos cuatro puntos, puedes responder a los dos apartados siguientes.

¿Qué esfuerzos hace?

En este punto podrás entender a qué riesgos se enfrenta y qué problemas le surgen en el camino.

Describe cuáles son sus miedos y sus frustraciones, y qué obstáculos y barreras se puede encontrar en el camino.

¿Qué resultados espera obtener?

Por último, describe qué supondría el éxito para esta persona. Es decir, que necesidad o deseo real quiere satisfacer y cómo cree que puede hacerlo.

Descarga una plantilla para hacer tu propio mapa de empatía

Ahora que ya sabes qué puntos debes rellenar dentro de tu mapa de empatía y qué preguntas debes hacerte en cada uno de ellos, es el momento de pasar a la acción.

Reúne a tu grupo de trabajo, segmenta tu público objetivo ¡y manos a la obra! Para ello, puedes descargarte nuestra plantilla gratuita para crear tu propio mapa de empatía aquí.

Recuerda que, una vez finalizado, deberás validar estas hipótesis con datos cualitativos y cuantitativos.

¡Es el momento de conocer mejor a tu cliente ideal!