Marketing estratégico y operativo: ¿Cuál es la diferencia?

Dos dimensiones totalmente diferentes

Aunque la importancia del marketing en las empresas no ha dejado de crecer en los últimos años, todavía podemos considerarla como una asignatura pendiente para muchos autónomos o pequeñas empresas. Además, el marketing no solo se trata de producir y vender, la sociedad ha avanzado y las nuevas tecnologías han transformado por completo los departamentos de marketing de cualquier organización.

De hecho, cuando hablamos de estrategias de marketing online es bastante habitual confundir o no conocer la diferencia entre el marketing estratégico y el marketing operativo. Dos dimensiones completamente diferentes pero que deben complementarse a la perfección si queremos alcanzar los objetivos marcados.

Diferencias entre el marketing estratégico y operativo

El marketing estratégico y el marketing operativo son dos conceptos totalmente diferentes, pero que deben de ir de la mano en cualquier plan de marketing. El primero es totalmente fundamental en la etapa analítica o de planificación, mientras que el otro es el principal protagonista en la parte práctica.

Marketing estratégico y operativo: dos conceptos totalmente diferentes, pero que se complementan entre sí.

Para poder entender la diferencia entre marketing estratégico y operativo vamos a definir y analizar las características de cada uno de ellos. Seguro que al final de este post tendrás claro en qué consisten y por qué son necesarios para el éxito de cualquier plan de marketing.

¿Qué es el marketing estratégico?

Definimos el marketing estratégico como una metodología de análisis del mercado y del entorno con el objetivo de detectar oportunidades de negocio para la empresa. En otra palabras, podemos decir que el marketing estratégico se basa en conocer las necesidades no cubiertas de los consumidores para anticiparnos a la competencia.

El marketing estratégico ayuda a establecer los objetivos a medio y largo plazo de una empresa.

El marketing estratégico es una parte fundamental en cualquier plan de marketing. Antes de saber qué acciones vamos a tomar o qué medidas llevar a cabo, es necesario conocer tu mercado, tu audiencia, tu entorno e incluso saber cómo es tu competencia para poder definir un valor diferencial y posicionarte respecto a las demás empresas.

También realizar un análisis DAFO te ayudará a obtener una visión general de todo lo que ocurre a tu alrededor:

  • Debilidades. Todo aquello relacionado con tu empresa y que puede influir en el éxito o fracaso de tu estrategia: costes fijos altos, alta rotación del personal, poca presencia online, mala reputación, etc.
  • Fortalezas. ¿Qué puntos fuertes tiene tu empresa? Alta digitalización, rápida adaptación a los cambios, acuerdos con entidades públicas…
  • Amenazas. Los factores externos que pueden afectar al desarrollo de nuestro negocio: precios bajos en el mercado, alta diferenciación por parte de las demás empresas, regulación muy estricta o un sector estancado.
  • Oportunidades. Factores del entorno que pueden ayudar a crecer tu negocio: Crecimiento económico, subvenciones, ayudas a la contratación, debilitamiento de la competencia, beneficios fiscales o la aparición de nuevos nichos de mercado.

Entonces ya conocemos cómo son nuestros consumidores, cómo es nuestra competencia, los principales factores que afectan al entorno y qué oportunidades podemos aprovechar para nuestro negocio. Pero la teoría no vale de nada si no sabemos poner en práctica todo lo aprendido. Aquí es donde entra en juego el marketing operativo.

Niño jugando con tacos de madera

¿Qué es el marketing operativo?

Ya tienes establecidos tus objetivos, ahora es el momento de pasar a la acción.

Decimos que el marketing operativo es la parte más visible de tu plan de marketing. En él se recogen todas las acciones que se deberán seguir a corto o medio plazo para alcanzar los objetivos fijados.

El marketing operativo se basa en traducir el plan de marketing estratégico en decisiones tácticas y pone en práctica la teoría de las 4Ps.

Las acciones de un plan de marketing operativo dependen siempre del marketing estratégico, así que la calidad y la rigurosidad con la que analices tu mercado y tu entorno son claves para el éxito o fracaso del mismo.

La estrategia de las 4 P o marketing mix juega un papel fundamental dentro del marketing operativo. Definir las características de tu producto, el precio, canales de distribución y la promoción son aspectos que nunca puedes dejar de lado. Pero además, existen otras acciones muy habituales para que tu plan de marketing estratégico funcione:

  • Lanzamiento de un nuevo producto
  • Modificaciones del packaging
  • Descuentos, promociones
  • Campañas de email marketing
  • Campañas de PPC
  • Uso de una herramienta SEO para mejorar el posicionamiento en buscadores
  • Creación y curación de contenido
  • Presencia en redes sociales
  • Mecanismos de mejora de la reputación online

Marketing estratégico vs operativo: ¿Pueden vivir el uno sin el otro?

Piezas de un puzzle

Rotundamente no. Cuando elaboras una plan de marketing siempre existe una parte más teórica o de análisis y una práctica. La una sin la otra no tendrían sentido.

¿Cómo sabes qué acciones debes llevar a cabo si no conoces a tus consumidores? ¿De qué te sirve abrir un perfil en Instagram y crear contenido para esta red social si tu audiencia no está presente en esta plataforma? ¿De qué te sirve lanzar un nuevo producto cuando no hay un nicho de mercado al que pueda satisfacer? ¿Para qué lanzar una campaña de email marketing si no conocemos y segmentamos nuestra base de datos?

Si no quieres perder ni tiempo ni dinero, es necesario que el marketing estratégico y el operativo se complementen y vayan de la mano. Pueden existir sin depender entre sí, pero la garantía de éxito es muy cuestionable.

Conclusiones

El marketing estratégico y operativo son dos conceptos muy diferentes, pero que no pueden vivir el uno sin el otro.

Mientras que el marketing estratégico se basa en un análisis completo de la situación de tu empresa: clientes, competencia, entorno, oportunidades, etc., el marketing operativo traduce toda esta teoría en decisiones tácticas. Es la parte más práctica del marketing y quizá la más visible, pero no la más importante.