¿Qué es el crowdlending y cómo funciona? Guía para inversores principantes

Una nueva forma de invertir

El crowdlending es una nueva forma de inversión P2P (peer to peer o persona a persona) que surgió a partir de las primeras iniciativas de crowdfunding en la década de los 90 del siglo pasado.

A pesar de no ser tremendamente conocida en la actualidad, ofrece multitud de oportunidades en forma de rentabilidad o diversificación a los prestamistas y de nuevas vías de financiación a las empresas.

Vamos a ver en qué consiste el crowdlending, cómo funciona y cuáles son las plataformas más conocidas para realizar este tipo de inversiones.

¿Qué es el crowdlending?

El crowdlending es una forma de financiación novedosa.

Se basa en inversores particulares que realizan préstamos a pequeñas y medianas empresas u otros particulares a través de una plataforma generalmente digital. Los prestatarios buscan financiación privada y los prestamistas realizan dicha aportación a cambio de un interés fijo que recibirán junto al retorno del capital que han aportado

El término viene de dos conceptos anglosajones: crowd (multitud) y lending (préstamo).

Por lo tanto, esto nos deja entrever las condiciones de este tipo de inversión: muchos inversores que prestan cantidades pequeñas de dinero a cambio de un retorno de dicha inversión y un interés fijo.

El crowdlending es una nueva forma de inversión más flexible, ajena a las condiciones de la banca.

Crowdlending y crowdfunding

En muchas ocasiones, se confunden los términos crowdlending con crowdfunding.

Si bien ambos casos son formas novedosas de financiación, la manera de invertir no es la misma.

El crowdlending tiene como principales agentes al inversor y al prestatario. Es decir, los prestamistas reciben una retribución económica a un interés fijo por su préstamo.

Por el contrario, las acciones de crowdfunding convierten a las personas que aportan capital bien en accionistas de la empresa o en mecenas a cambio de algún beneficio no monetario -generalmente, en forma de producto-.

Por otro lado, el crowdfunding está ligado al desarrollo de productos o proyectos de la industria cultural mientras que el crowdlending se asocia al mundo empresarial.

¿Cómo funciona el crowdlending?

Dentro de las estrategias de crowdlending intervienen cuatro agentes principales:

  1. Un prestatario que precisa de financiación para un proyecto.
  2. Inversores particulares dispuestos a obtener rentabilidad de una plataforma de inversión.
  3. Una plataforma de crowdlending que conecta a los prestatarios con los inversores particulares.
  4. Un emisor de préstamos -quien gestiona la concesión y el cobro del mismo-. En muchos casos, es la propia plataforma quien actúa como tal.

Teniendo estos cuatro agentes en mente, vamos a ver cómo funciona el crowdlending paso a paso:

  1. El prestatario se registra en la plataforma y rellena su perfil: datos personales, laborales, económicos.
  2. Define cuál es el objetivo de la financiación, la cuantía necesaria y el plazo de tiempo para contratar el préstamo.
  3. La plataforma aprueba este préstamo y lo publica.
  4. A través de la plataforma, prestamista y prestatario definen las bases del contrato: cantidad de la financiación, tipo de interés y el plazo en el que va a ser devuelta la cuantía.
  5. Con toda la documentación pertinente presentada y en orden, se firma el contrato y la empresa recibe la financiación.

Ventajas y desventajas del crowdlending

El crowdlending tiene ventajas, tanto para las empresas que solicitan financiación como para las personas que deciden invertir en estas plataformas.

Por un lado, los particulares:

  • Obtienen una alta rentabilidad por su inversión: suele empezar en un 10%, pero puede alcanzar cuotas que superan el 15%. Por lo tanto, estas inversiones son más rentables que las realizadas en la banca tradicional.
  • Deciden en qué proyectos quieren invertir, teniendo a su alcance la información necesaria de la empresa en cuanto a solvencia y trayectoria para tomar esta decisión.
  • Diversifican sus inversiones asumiendo un nivel de riesgo bajo.
  • Pueden invertir aportando pequeñas cantidades.
  • Algunas plataformas aportan garantías de protección al prestamista.
  • Estas inversiones se realizan en productos que pueden generar ingresos fijos mensuales. Es, por lo tanto, una buena manera de obtener ingresos pasivos.

Por otro lado, las empresas:

  • Abre nuevas vías de financiación, diversificando sus fuentes de crédito.
  • Las condiciones de estas fuentes de financiación son más flexibles que, por ejemplo, las de otras más tradicionales.
  • Obtienen la financiación necesaria a corto plazo, generalmente a causa de una ampliación de capital o con motivo de nuevos proyectos.

Dadas sus ventajas, cada vez son más los particulares que recurren a este tipo de inversiones.

Se está generando, así, un ecosistema económico novedoso en base al concepto de economía colaborativa.

Sin embargo, no todo van a ser ventajas. Y es que esta nueva forma de inversión, al tener un recorrido inferior a 10 años, no cuenta con un marco legal que regule estas transacciones.

En la actualidad, se está trabajando en el mismo para aumentar la protección y las garantías a los inversores.

Por otro lado, el mayor riesgo que asume el inversor es que el prestamista no le devuelva la cuantía aportada o no le retribuya los intereses pactados.

¿Dónde invertir? Principales consejos para iniciarte en el crowdlending

Si eres principiante, vamos a explicarte qué factores debes tener en cuenta a la hora de hacer esta primera inversión.

En primer lugar, debes investigar distintas plataformas de crowdlending: no te quedes con la primera que veas. Exige cierta experiencia en este tipo de inversiones y busca información y opiniones de otros usuarios en internet.

Por otro lado, fíate siempre de plataformas que estén inscritas en los organismos reguladores de los mercados de valores del país. En España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores -CNMV-.

Y, por último, debes exigir ciertas garantías de protección al inversor en caso de impago.

Plataformas como Mintos, de la que hablaremos más adelante, ofrecen a los inversores una garantía de impago. Es decir, que en caso de que haya un retraso en el pago o este no se llegue a efectuar por parte del prestatario, la propia plataforma devuelve al inversor la cuantía aportada y el interés pactado por el prestamista.

Por otro lado, lo ideal es que, si no tienes experiencia previa en este campo, comiences realizando pequeñas aportaciones.

Si quieres aumentar la cuantía invertida, es mejor que realices inversiones en distintos proyectos antes de centrarte en uno único. Y, como no, en diferentes plataformas y en proyectos de distintos sectores y países.

Principales plataformas de crowdlending

A continuación, vamos a ver alguna de las plataformas más conocidas de crowdlending.

Mintos

Mintos es, probablemente, la herramienta líder de crowdlending a nivel europeo. En la actualidad, tiene más de 400.000 inversores que han invertido casi 6500 millones de euros.

A esta experiencia en el sector, se le suma la anteriormente citada garantía de cara a los prestamistas: el 99% de los proyectos tienen una obligación de recompra por parte del prestatario.

En ella puedes invertir desde 10 euros, y la rentabilidad media de los proyectos es del 12%.

Neofinance

Neofinance es una plataforma de crowdlending que lleva operando desde 2016 en Lituania y que, en la actualidad, está en pleno proceso de internacionalización.

Los proyectos de inversión suelen ser a medio plazo y, al igual que Mintos, permite invertir cantidades a partir de 10 euros con una rentabilidad media del 15%.

Circulantis

Circulantis es una plataforma española con más de 7 años de experiencia en el sector. A partir de inversiones de cuantías superiores a 50 euros, podrás obtener una rentabilidad media del 7%.

En este caso, Circulantis es una plataforma de crowdfactoring. Es decir, que las empresas cobran por adelantado las facturas que emiten sus clientes a cambio de cierta rentabilidad a los inversores.

Lendermarket

Lendermarket es perfecta para realizar inversiones con un retorno a corto plazo. Además, ofrece la garantía de recompra y una rentabilidad media del 14%.

Swaper

Swaper es otra buena opción para iniciarse en el mundo del crowdlending. Además de la garantía de recompra, ofrece una rentabilidad media del 12%.

Existen otras muchas plataformas como, por ejemplo:

  • Bondora
  • Iuvo
  • PeerBerry
  • Bondora
  • Growly
  • Finanzen

Además, hay otras centradas proyectos del ámbito inmobiliario como Housers o Brickstarter. Otro ejemplo son las plataformas plataformas destinadas proyectos sociales como Kiva.

Investiga los pros y contras de cada una de ellas, recuerda la máxima de diversificar inversiones y plataformas y no te olvides de revisar las garantías que aporta cada una de ellas a los inversores.

Estudió Comunicación Audiovisual, aunque poco después de acabar la carrera se dio cuenta de que lo suyo era el mundo del marketing. Se considera una apasionada de la fotografía, los podcast y todo lo que tiene que ver con el mundo startup. Leticia Calvo forma parte del equipo de GoDaddy España, donde escribe sobre redes sociales, estrategias de marketing, Wordpress ¡y mucho más.