¿Qué es DNS, para qué sirve y cómo configurarlo en tu dominio?

Productos mencionados
Una tecnología facilitadora

Cada día navegamos por cientos de páginas en internet. Consultamos nuestras dudas en Google, leemos el periódico o compramos en nuestra tienda online favorita. Pero, ¿sabes que este proceso es mucho más sencillo gracias a la tecnología DNS?

No te preocupes si no habías oído hablar de este término con anterioridad. En este artículo, te contaremos qué es el DNS, para qué sirve y cómo funciona.

¡Empezamos!

¿Qué es el DNS?

Las páginas web, asociadas a un dominio, se encuentran alojadas bajo una dirección IP.

Veamos de manera sencilla un ejemplo:

Dominio: www.google.com

Dirección IP: 216.58.217.36

Si pegas la dirección IP en tu navegador, te redireccionará automáticamente a la página web del mismo modo que si hubieses introducido el dominio.

Como ves, la dirección IP es una cifra larga que resulta complicada de recordar.

Por ello, para la navegación web resulta vital el DNS.

DNS es el acrónimo de Domain Name System. O, en castellano, Sistema de Nombres de Dominio.

Este sistema permite la conexión de nombres de dominio a la dirección IP del servidor en el que se encuentra alojada.

¿Para qué sirve el DNS?

Como usuarios, cuando queremos visitar una página web basta con que tecleemos el nombre del dominio en el navegador.

Así, el navegador envía una petición al servidor en el que se encuentra alojada dicha web y éste responde con el contenido de la página.

Esto es posible gracias al DNS.

El Sistema de Nombres de Dominio permite asociar un dominio a la dirección IP donde se encuentra alojada una web.

Este proceso mediante el cual los dominios se traducen a direcciones IP -más fácilmente comprensibles para las máquinas- se denomina resolución de nombres. Y esta labor es la que realiza el DNS.

¿Cómo funciona el DNS?

El DNS tiene un funcionamiento secuencial que implica a distintos servidores.

Pongamos que un usuario realiza una primera búsqueda en su navegador, solicitando el acceso al servidor web de una página concreta.

Siguiendo con el ejemplo, pensemos que este usuario quiere acceder a google.com.

Los ordenadores se comunican entre sí empleando direcciones IP. Por ello, se debe traducir el nombre de dominio a una dirección IP asociada.

Para ello, el ordenador buscará en un inicio si dicha IP se encuentra en su memoria caché.

DNS Resolver

En caso de que la consulta no se haya satisfecho en esta primera fase, el servidor puede realizar la misma a otros servidores.

En este caso, consultará al servidor DNS Resolver para satisfacer la solicitud del navegador.

Es decir, el servidor DNS local que suele corresponderse con el servidor del ISP -es decir, del proveedor del servicio de internet- para resolver la dirección IP solicitada.

Consulta al servidor DNS Raíz

En caso de no haber respuesta alguna, el Resolver recurre al Servidor Raíz.

Estos servidores son aquellos que se encuentran en el escalón más alto de la jerarquía de DNS.

En este caso, el servidor raíz indica el un lugar más específico en el que puede alojarse dicha web. En este caso, el servidor Top-Level Domain -o TDL-, como, por ejemplo, .com o .org.

Estos servidores registran la información de los dominios de una misma extensión. En este caso, al buscar google.com, le redirigirá al TDL .com.

Servidor TDL

Estos servidores almacenan la información de direcciones de dominios de nivel superior. En este caso, al buscar google.com, le redirigirá al TDL .com.

El servidor TDL responde a esta solicitud referenciando a un servidor de nombres autorizado -o servidor DNS autorizado-.

Servidor DNS -o de Nombres Autorizado-

Los servidores DNS almacenan la información de direcciones IP de servidores específicos.

Siguiendo con el ejemplo anterior, el servidor que contiene la dirección IP de google.com también conoce la dirección IP de drive.google.com o podcasts.google.com.

La resolución recursiva consulta, por último, al servidor de nombres autorizado. Es este servidor el que posee la dirección IP correspondiente.

El navegador almacena esta dirección IP en su memoria caché y responde a la petición inicial del navegador. Así, se comunica con el servidor web, informándole acerca de la dirección IP solicitada en un inicio.

¿Cómo se cambia la configuración del DNS de un dominio?

En algunas ocasiones, cambiar la DNS puede ser interesante. Por ejemplo:

  • Emplear una DNS fiable puede acelerar la velocidad de carga de una página web, así como evitar problemas derivados de la saturación del servidor.
  • Algunos países obligan a los proveedores de servicios por internet a restringir el acceso a algunas páginas web. En este caso, realizando una modificación de DNS estas páginas pueden evitar dicho bloqueo.

GoDaddy es el registrador de dominios más grande del mundo. Como tal, ponemos a disposición de nuestros clientes un panel de control -o CPanel- en el que pueden realizar los cambios necesarios en la DNS de manera sencilla a través de internet.

Si éste es tu caso, puedes consultar cómo hacerlo en nuestro centro de ayuda, haciendo clic aquí.

Debes prestar especial atención a la correcta gestión de DNS. Como ves, de ello depende un correcto funcionamiento de tu página web, tu correo o tus bases de datos.

Si tienes alguna incidencia técnica al respecto, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de soporte de manera telefónica.

Leticia Calvo
Estudió Comunicación Audiovisual, aunque poco después de acabar la carrera se dio cuenta de que lo suyo era el mundo del marketing. Se considera una apasionada de la fotografía, los podcast y todo lo que tiene que ver con el mundo startup. Leticia Calvo forma parte del equipo de GoDaddy España, donde escribe sobre redes sociales, estrategias de marketing, Wordpress ¡y mucho más.