¿Qué es el clickbait y cómo evitarlo al navegar por Internet?

Evita navegar por donde no debes

¿Cuántas veces has visto un titular impactante, llamativo, que ha atraído tu atención y has hecho clic? Ahora responde, ¿cuántas veces has encontrado lo que realmente esperabas? ¿Has sentido una profunda decepción, incluso cabreo, tras comprobar una vez más que has sido engañado?

Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, entonces has caído en una de las trampas más recurrentes de la red en la actualidad, el clickbait. Para analizar en qué consiste, cómo funciona y cómo evitarlo en el futuro, vamos a desgranar este concepto a lo largo de este artículo.

¿Qué es el clickbait?

Su traducción literal sería “cebo de clics”, es decir, es una técnica que intenta usar titulares totalmente fuera de lugar y sensacionalistas para captar la vista de los usuarios en Internet, con especial interés en las redes sociales, para que hagan clic y lean los artículos publicados.

Esta práctica es habitual en el periodismo online, en blogs, páginas de noticias o revistas online que solo tienen entre ceja y ceja hacer crecer el número de clics de cada artículo para poder aumentar, consecuentemente, el tráfico de las páginas web.

En resumen, lo que se busca al usar el clickbait es manipular al usuario (a través de su curiosidad) para que acceda a un artículo determinado y lo lea o permanezca en él un mínimo de tiempo para generar ingresos por publicidad, que es el objetivo real.

Cómo se lleva a la práctica el clickbait en Internet

Imagen de una chica usando el IMac para trabajar, o investigar por ejemplo qué es el clickbaiting y cómo evitarlo

Como dijimos antes, todo empieza “inventando” o “siendo creativos” a la hora de redactar un titular exagerado o sensacionalista. Si se consigue, el siguiente paso de la cadena es que el lector caiga en la tentación de comprobar que el cebo está bien tirado, accediendo a la noticia completa. En el proceso,se ofrecen los suficientes datos o puntos clave que despiertan la curiosidad del lector, pero con el gancho necesario para entrar a leer el artículo haciendo clic.

Sin embargo, si ya tienes callo sufriendo las consecuencias en más de una ocasión, ya te puedes considerar experto en la materia. Sabes de sobra que las páginas web y redes sociales que recurren al clickbait siempre emplean los mismos eslóganes, tesis polémicas y polarizantes y se utilizan temas generales para generar debate inmediato. Estos titulares suelen ser del tipo:

  • ¡Esta historia es alucinante!
  • Lo que sucederá a continuación te sorprenderá…
  • ¡No creerás lo que pasó en el siguiente video!
  • Antes era una mujer normal, pero ahora mira cómo ha cambiado…
  • El antes y el después de…

Mecánica del clickbaiting

Con todo lo que se sabe, ¿cómo es posible que siga habiendo gente que caiga en las garras del clickbaiting? Una pista: la curiosidad mató al gato. Con esto, lo que decimos es que las empresas contratan personal especialista en detectar la forma de escribir textos que sigan enganchando a la gente, que sigan picando su curiosidad por saber cómo acaba una historia que inicialmente promete ser única.

Para ello, se suelen seguir estos trucos:

  1. Lenguaje con incertidumbre, para generar la duda suficiente al usuario y que haga clic para resolver el misterio oculto.
  2. Crear listas numéricas: las listas implican atraer mucha atención, porque todos queremos saber al menos quién es el mejor en alguna actividad y por qué lo es.
  3. Uso de imperativos (“mira”, “lee”, etc.) como clave para activar la curiosidad.
  4. Escribir un titular comenzando por el final y retar al lector a comprobar lo que se dice.

¿Cómo podemos usar el clickbaiting de forma aceptable?

Imagen de un chico tomando notas en una libreta al lado de un ordenador

El debate es permanente. Mucha gente se ha cansado ya de esta técnica porque no son pocas las páginas y los perfiles de redes sociales que se siguen aprovechando del clickbait para ganar dinero a costa de ser criticados con dureza. Por otro lado, se ha generado una corriente positiva en torno al clickbaiting porque lo ven como un nuevo fenómeno que forma parte del marketing tal como lo conocemos hoy en día.

Lo más frecuente es pensar en el clickbait como algo negativo, propio de aquellas personas que solo quieren ganar dinero a costa de los demás, buscando el clic como agua de mayo, sin pensar en la calidad de su página web ni la de sus publicaciones.

Trucos para ser creativo sin caer en tentaciones negativas

Lo primero de todo es mantener la calidad en tu blog. Si no eres capaz de seguir escribiendo contenido que aporte algo diferencial a tus usuarios, de poco te valdrá intentar conseguir más tráfico usando el clickbait de forma ligera. Una vez que sigues con esa dinámica, puedes aprovecharte del clickbait para atraer público que no visita con frecuencia tu web y que puede quedar encantado con todo lo que le ofreces. Para ello, presta atención a algunos trucos que te dejamos a continuación:

  1. Introduce algunas imágenes en tus artículos que contengan enlaces a tu web, de forma que tus visitantes sigan viendo tu página web, pero haz que esos enlaces sean sobre otros artículos con contenido relacionado o relevante, para aumentar la tasa de rebote por mala calidad.
  2. Haz pensar a tu audiencia, dale una vuelta de tuerca a tu vocabulario para usar expresiones que sean humorísticas, pero sin usar chascarrillos ni humor barato. Intenta expresarte con humor inteligente.
  3. Intenta, en la medida de lo posible, no abusar de titulares altamente inflamables del estilo “La guía definitiva de” o “El tutorial que te ayudará a todo”. Ya sabemos que lo hace todo el mundo y que es lo más sencillo, pero la clave está en la mezcla.
  4. El contenido, aun sabiendo que escribes sobre una o pocas temáticas muy marcadas, tiene que ser variado para no acabar con tus opciones de crecimiento. Puedes apoyarte en los días que más inspirado estés para escribir varios artículos de temática diferente y luego programar las publicaciones, para evitar que te pongas a escribir un día y la calidad de tu texto sea bastante inferior a la media.

En resumen…

El clickbaiting, por desgracia para muchos, ha llegado para quedarse como técnica de marketing online. Hoy en día el sensacionalismo lo cubre prácticamente todo, la necesidad de ganar dinero rápido para justificar el mantenimiento de muchas webs hace que se prescinda de la calidad, apostando por la inmediatez y contenidos que llegan en ocasiones a la demagogia.

Llamar la atención no lo es todo, tampoco vale aprovecharse de la curiosidad para ganar una carrera ficticia, ya que en Internet hay sitio para todos. Por suerte, los usuarios cada vez están más concienciados y aprenden a distinguir lo bueno de lo malo. Es aquí donde nosotros queremos ayudar con este artículo, a dar pistas para no entrar en aquellas webs irrelevantes y, por qué no, saber aprovechar el clickbait para hacerlo de forma que todos salgamos ganando.

Imagen de Unsplash