¿Qué es el ranking Alexa y cómo maximizarlo para tu negocio?

A por lo más alto del podio

Una web es popular entre el gran público por numerosos factores: el contenido que muestra, su diseño, la capacidad de interacción que ofrece en sus redes sociales… Todo esto genera tráfico, es decir, personas que desde sus equipos o dispositivos móviles acceden a una web para disfrutar de sus pasatiempos favoritos.

La obsesión de prácticamente todo el mundo que está relacionado con Internet y la creación de páginas web radica en generar tráfico web, es decir, en los primeros meses o años de vida aumentar y mantener la base diaria de lectores para posteriormente, si todo sigue su curso, tratar de aumentar el tráfico por otras vías que reporten ingresos.

Se democratizó el concepto “pagerank” como indicador para valorar qué categoría tenía una web respecto al conjunto de páginas activas. Este término se debe al indicador Google PageRank, pero hoy queremos introducir el ranking Alexa, otro indicador que sirve para medir aspectos similares a los que contabiliza Google.

¿Te interesa saber más sobre el ranking Alexa? ¡No pierdas este artículo de vista!

¿Qué es el ranking Alexa?

El ranking Alexa, perteneciente en última instancia a Amazon tras haber adquirido Alexa Inc. y creadores de herramientas como Alexa Skills, es el sistema de medición que emplea esta empresa para valorar el rendimiento de cualquier web respecto a todas las páginas que están activas en el momento de haber hecho la comprobación, en base a criterios de optimización de la web o visibilidad en los motores de búsqueda.

Es un dato de carácter público que se puede consultar cuando sea necesario, y sin duda es interesante que su valor sea alto en materia de clasificación porque implica que tu proyecto web es bueno y tiene futuro a largo plazo.

 

Este sistema se basa en la recopilación de datos de millones de usuarios en todo el mundo que tienen instalada la barra de herramientas de Alexa en sus navegadores, y a partir de ahí se calcula el número de visitas realizadas efectivamente para luego calcular el valor en el ranking.

Imagen del top 10 de páginas web del ranking Alexa

En esta clasificación se ordenan por estadística las webs que más rango tienen, sumando visitas individuales y vistas de página. El valor más alto ocupa la primera posición y el resto se colocan de forma descendente y aquella página con la menor actividad registrada ocupa el último lugar de la tabla.

La lista es realmente larga (solo se muestran los 50 primeros al público, debiendo registrarse para poder ver la lista de 1 millón de webs recogidas) y se puede analizar de forma global, por país o por categoría. Hay que tener en cuenta que de esta lista los primeros puestos son lógicamente los más visitados en la red y acaparan gran parte del tráfico web del mundo, pero donde realmente está el truco es en posicionarse en el segundo escalón de URLs, donde apenas hay diferencias entre unas webs y otras y a poco que prepares tu web y hagas bien tu trabajo de posicionamiento la subida en la clasificación puede ser meteórica.

El punto clave para poder calcular el ranking de todas las webs está en el usuario final, que como dijimos debe tener instalada en su navegador web la Alexa Toolbar. Esto sin duda es un contratiempo grave porque al dejar en manos del lector la voluntariedad de usarla limita su radio de acción.

Hablemos de la importancia del ranking Alexa…

Un puesto elevado en el ranking Alexa, como ya comentamos, suele indicar claramente que la página web analizada tiene prestigio y genera mucho tráfico web. Si eliminamos de la ecuación las páginas conocidas como Google.com, Youtube.com y demás, los negocios que más rendimiento pueden sacar a este ranking son aquellos que ofrecen compraventa de bienes y servicios, porque si son webs con un enorme tráfico diario de usuarios generan una gran cantidad de datos que les permite saber qué hacen sus clientes y cómo actúan cuando están visitando dicha página web.

¿Cuál es el factor que lo diferencia de Google PageRank?

El buscador más conocido del mundo lanzó en 1997 su propio indicador de rendimiento de páginas web, denominado PageRank. Sin embargo, el uso que se le estaba dando y los cambios que Google acabó introduciendo en sus propios algoritmos para mostrar los resultados de su motor de búsqueda acabaron reduciendo en gran medida el peso que tenía PageRank.

De forma pública PageRank dejó de estar disponible en 2016, aunque sigue siendo un factor usado para calcular el ranking por los especialistas de Google.

 

El problema que tenía PageRank fue que al valorar cada web por el número de enlaces entrantes que tenía, aquellas que tenían un gran valor aun siendo webs “falsas” o con contenido poco relevante podían sacar rendimiento económico de ese valor usando nuevos enlaces estratégicamente. Por eso se decidió dejar a PageRank como un factor más y no el principal de medición.

A diferencia de PageRank que prioriza los backlinks, el ranking Alexa valora el tráfico elevado recibido, aunque hay que prestar atención ya que si una web tiene pocas visitas pero tiene un índice en Alexa alto, puede ser que sea una página dedicada a un nicho de mercado muy específico y que por eso arrastre su posición a lugares elevados en la clasificación.

¿Cómo puedo obtener una mejor posición?

Como en cualquier proyecto web que busque optimizarse y escalar posiciones en las SERP de Google, para estar bien situado dentro del ranking Alexa las estrategias a seguir son similares, entre ellas:

Crea contenido que sea atractivo

Si no empiezas por aquí, difícilmente podrás progresar. Es imprescindible crear contenido original de calidad para atraer la atención de tus lectores, además de actualizar la web con cierta frecuencia. Si tienes un blog creado, elaborar textos únicos hará que tus lectores valoren lo que les muestras y no duden en volver más veces para ver tus novedades y recomendarán tu página a sus amigos y familiares.

Imagen de una mujer escribiendo textos àra su página web desde un portátil

Es más, seguro que has visto en más de una ocasión a tus amigos compartiendo contenido que han valorado como relevante. En tu web podrías lograr el mismo efecto, aumentando el número de nuevos lectores o clientes. También ayuda a mejorar la visibilidad en buscadores y aumenta el tiempo que los usuarios permanecen viendo tu web.

Utiliza bien los enlaces

Optimizar enlaces externos e internos es otra buena estrategia de marketing, sobre todo si se produce como resultado recibir enlaces de páginas externas que tengan relación con tu blog o negocio online. Para ello surgió la técnica del linkbuilding, que permite a los buscadores conocer cada web al detalle y detectar aquellas que sean relevantes en la Red.

Con los enlaces puedes aprovechar al máximo el tiempo que tus visitantes pasan viendo tu web, ofreciendo nuevas páginas con más información sobre los temas que más les interesan o presentarles nuevas temáticas que puedan gustarles. Logrando este efecto tu posición en el ranking mejorará. Pero ojo, es importante también no hacer un uso desmedido de ellos, porque puedes acabar directamente en el sandbox y sea imposible recuperar la reputación online de tu web.

Analiza a tu competencia

Saber qué están haciendo otras páginas web resulta útil para ver en qué estás fallando y donde has adquirido ventaja, de forma que puedas tener una visión más global de tu web y ver qué estrategias debes mantener o cambiar para lograr el éxito. Permite también anticipar las tendencias que se están implementando en el sector y poder ofrecer a tus clientes o lectores productos innovadores o contenido premium que sea más valorado y, por tanto, escalar en el mercado de referencia de tu proyecto.

Busca las keyword que mejor encajen en tu web

En este punto, averiguar qué términos utiliza la competencia para escribir y posicionarse en el mercado es fundamental. Saber qué palabras clave captan la atención del público te dará más ventaja si las empiezas a usar antes que el resto, pero ten en cuenta que si te dedicas a monopolizar tu web con keywords que tienen mucha competencia podrías eternizarte intentando escalar puestos.

No te olvides de las redes sociales

El amplio espectro que poseen hoy las redes sociales hace innegociable esforzarse en maximizar su potencial, principalmente por la cantidad de usuarios activos que tienen plataformas como Facebook, Twitter, Instagram o Tik Tok.

Ser capaces de generar cifras de tráfico con cierta relevancia desde las redes sociales implica darle un empujón extra a tu web, porque si consigues crear contenido que se difunda rápido aumentarás tus vistas rápidamente. Para ello, tienes también la opción de insertar en tu web un plugin social o un botón de “Compartir”.

Imagen de una taza de café al lado de un portátil con Facebook abierto

En función de la red social que quieras abrir, tendrás que ver si el público al que está destinada puede estar realmente interesada en tu oferta de contenido o no. Por ejemplo, Instagram se premia más aquellos contenidos visuales en formato vídeo, que en pocos segundos muestren el producto o servicio que quieres promocionar si tienes un ecommerce, o si usas Facebook puedes publicar en tu página los artículos que publicas en tu blog.

La viralidad de estos contenidos afectará a tu posición en el ranking Alexa.

 

En resumen…

Estar en primera línea siempre fue positivo, más cuando estamos tratando con el posicionamiento de una página web en el ranking Alexa. Para los desarrolladores web estar en los puestos altos supone una gran satisfacción ver que su trabajo recoge los frutos sembrados meses antes, aunque no pueden despistarse y deben seguir trabajando en mantener esa posición adquirida tras mucho esfuerzo.

Por último, debemos recordar que las estimaciones hechas no se pueden considerar al 100% reales dado que el ranking Alexa no deja de ser una herramienta de medición a escala de las tendencias de mercado, ya que toma datos de los últimos tres meses para valorar las páginas web que figuran en sus listas.