¿Qué es la privacidad de dominio y por qué debe importarte?

Actúa con seguridad

Como no soy buena cocinera, suelo salir a comer a restaurantes con los amigos y la familia. He trabajado en hostelería y valoro enormemente los matices personalizados en lo que a servicio se refiere. Pero cuando el camarero me da la bienvenida mencionando mi nombre y apellidos completos, me suele chirriar bastante. ¿Cómo consiguió esa información? ¿Le he dicho mi apellido? No. Pero sí que estaba en el carnet de identidad que miró cuando pedí un cóctel margarita con extra de sal. También en mi tarjeta de crédito. La cuestión es que le brindé esta información privada voluntariamente para disfrutar de una velada. No esperaba que retuviese esos datos. Se produce la misma situación cuando se compra un nombre de dominio (esta es la razón por la que la privacidad de dominio es de suma importancia).

¿Qué es la privacidad de dominio?

La privacidad de dominio es la posibilidad de ocultar los datos personales que utilizaste para registrar el nombre de tu dominio. Cuando compras un dominio en un registrador como GoDaddy (o en cualquier otro registrador), están obligados a notificar determinados datos sobre el consumidor para el registro público. Esa base de datos pública es lo que se conoce como directorio WHOIS. Tú no estás obligado a usar la privacidad de dominio. De hecho, muchas empresas grandes con sede social e información en registros públicos no suelen tener esta necesidad. Pero si eres un pequeño empresario, bloguero o tienes un sitio web personal, puede que no opines lo mismo. Estos son algunos de los datos que se notifican a WHOIS cuando registras un dominio:

  • Nombre
  • Apellidos
  • Dirección
  • Email
  • Número de teléfono
  • Etc…

Por lo tanto, si no quieres compartir esta información tienes que contemplar la privacidad de dominio.

¿Cómo se consigue?

El proceso es diferente según el registrador, pero en términos generales, es bastante sencillo. Estas son tus opciones:

1. Comprar la privacidad de dominio en el momento del registro.

Una vez hayas dado con un nombre de dominio perfecto para tu proyecto, deben ofrecerte la posibilidad de añadir privacidad de dominio antes de realizar el pago. Si no aparece como opción en la cesta de la compra, ponte en contacto con el servicio de atención al cliente. Un agente te ayudará a añadir la privacidad de dominio.

 2. Comprar la privacidad de dominio más tarde.

Cuando se compra un dominio se le puede añadir la opción de privacidad de dominio en cualquier momento. No obstante, si tienes la posibilidad de hacerlo desde un principio, te aconsejo que lo hagas.

Si no añades la privacidad de dominio desde el principio, tu información se difundirá públicamente.

 

Eso no significa que tu información no pase a ser confidencial tras añadir la privacidad de dominio, pero las personas que se dedican a hacer spam y perpetrar estafas online seguirán teniendo tiempo para aprovecharse de tus datos personales. Además, están los datos del archivo de Internet que se puede consultar usando el buscador Wayback Machine.

Actúa con seguridad

Cuando se trata de tus datos personales, no hay que escatimar (protege tu información añadiendo privacidad de dominio). Y si estás pensando usar datos personales falsos, no lo hagas.

Si registras datos falsos, puedes perder tu dominio.

 

Cualquiera puede denunciar información supuestamente falsa presentando un formulario de reclamación ante la ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números). Te darán un plazo para actualizar tus datos, pero no vale la pena correr el riesgo. Si no quieres que tus datos personales sean públicos, compra la privacidad de tu dominio.

Imagen de BeckerG via Flickr.com

Maxym Martineau
Maxym Martineau is a copy editor for Communications at GoDaddy and a freelance writer based out of Arizona. She's an avid reader with an unhealthy addiction to Dr. Pepper and chocolate. She binge watches TV shows like there's no tomorrow and is always up for a good plot discussion. You can follow her on Twitter @maxymmckay for further shenanigans.