¿Qué es una marca personal y cómo desarrollar la tuya?

Diferenciarse para sobrevivir

Con el desarrollo del mundo 2.0 existe una gran preocupación por un concepto que cada vez se hace más popular entre nosotros: la marca personal o el personal branding.

¿Quieres saber cómo diferenciarte del resto de profesionales de tu nicho? ¿Quieres hacerte un hueco en un mercado cada vez más competitivo? Entonces sigue leyendo. A continuación te explico qué es una marca personal y cómo puedes desarrollar la tuya propia.

¿Qué es marca personal?

El concepto de marca personal hace referencia a considerarse uno mismo como a una marca. También podemos decir que una marca personal es tu sello de identidad, es decir, todo aquello que perciben de ti.

¿Qué imagen muestras? ¿Aportas confianza y credibilidad a los demás? ¿Qué dice Google de ti cuando haces una búsqueda de tu marca? ¿Qué inspiras en la gente?

El hecho de dejar huella o marca en otras personas depende de muchos factores; desde tu profesionalidad, tu carisma hasta cómo de bien haces sentir a los demás. Muchas veces se asocia la inteligencia emocional a una marca personal fuerte. Al fin y al cabo, que alguien te reconozca fácilmente y te recuerde depende de cómo impactas en las emociones de la gente.

Este término de marca personal fue ideado por Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon, a finales de los años 90 en EEUU y rápidamente se extendió por Europa debido a la necesidad de diferenciarse en un mercado en el que hay exceso de profesionales.

“Una marca personal es aquello que dicen de una persona cuando no está delante” – Jeff Bezos.

Al igual que si fuese la marca de una empresa, la marca personal debe crearse y desarrollarse con el objetivo de ser diferente y reconocible en tu nicho de mercado.

¿Por qué es tan importante tener una marca personal?

A grandes rasgos podemos decir que tener una marca personal te dará la opción de destacar como profesional y tener un mayor éxito en el mundo laboral. Pero, ¿entramos un poco más en detalle?

  • Dejas de ser uno más y te conviertes en el líder de un nicho. Esto te permite mayor diferenciación y oportunidades en un entorno competitivo.
  • Credibilidad. No es un camino nada fácil lograr que te consideren como un referente o experto en tu sector, pero de ser así, eso generará confianza y credibilidad en tu público objetivo.
  • Reconocimiento. El hecho de impactar en los demás te hará ocupar un lugar privilegiado en la mente de otras personas.
  • Autoempleo y mayores oportunidades profesionales. El hecho de tener una marca personal bien desarrollada hará que seas reconocido por un público bastante amplio. Esto te permitirá captar clientes muy fácilmente si quieres emprender tu propio negocio, o bien mayores oportunidades de colaboración con otros profesionales o empresas.

Personas siguiendo a un líder

¿Cómo desarrollar una marca personal?

Prefiero hablar de desarrollar una marca personal en vez de crearla. ¿Por qué? Si tomamos como base que nuestra marca personal es nuestra “identidad”, eso es algo que no podemos crear, todos nacemos con una, lo que necesitamos hacer es desarrollarla para fortalecerla o mejorarla.

Cada persona tiene su propia marca personal, pero no todas quieren o son capaces de desarrollarla.

En el mundo 2.0 tener una buena marca personal es una ventaja a nivel profesional, pero… ¿llegará a convertirse en un requisito para muchas grandes empresas? Yo creo que sí. Así que veamos algunos aspectos a tener en cuenta para desarrollar tu personal branding:

1. Define una estrategia

Antes de nada, ¿tienes clara la estrategia que vas a seguir?

Lo más importante es definir a qué nicho de mercado te vas a dirigir y establecer los objetivos que quieres alcanzar. ¿Serías capaz de dar respuesta a los siguientes puntos?

  • Por qué quieres desarrollar tu marca personal
  • A qué público quieres dirigirte
  • A dónde quieres llegar profesionalmente
  • Qué mensaje quieres transmitir
  • Qué recursos necesitas para lograrlo
  • Qué canales quieres utilizar

2. Elige el nombre de tu marca

Puedes utilizar tu nombre y apellido, una combinación de ambos o simplemente tu mote o un nombre que hayas inventado. Lo más importante es que sea un nombre con el que te identifiques y con el que puedan reconocerte fácilmente.

Si ya lo tienes pensado, ¡regístralo y no esperes a que alguien te lo coja! Registrar un nombre de dominio te ayudará a proteger tu marca en Internet y evitar que otros hagan mal uso de ella.

Valora la posibilidad de registrar más de una extensión de dominio. Por ejemplo, si te mueves en un entorno digital, el dominio .DEV puede ser un buen aspecto diferenciador, aunque registrar un .com y .es también te ayudará a evitar que otros se hagan con tu nombre con intenciones cuestionables.

3. Ten presencia online

Aunque parezca algo obvio, necesitas estar en Internet para que la gente te pueda encontrar. Las plataformas de terceros como, por ejemplo, las redes sociales están muy bien para crear comunidad y darte a conocer, pero tener un espacio propio es fundamental para plasmar y dar a conocer la identidad de tu marca.

Crear una página web y un blog son fundamentales para posicionar tu marca en Google, pero también para dar a conocer tus mejores trabajos, crear contenidos y compartir tus conocimientos. Piensa que tu web será tu escaparate, así que debes cuidarlo como se merece.

4. Cuida tu reputación online

Página web en un ordenador portátil

La reputación online es el reflejo de tu marca en Internet. Ten en cuenta que esta reputación o prestigio no depende únicamente de ti, sino también de las opiniones que otros generan sobre ti.

Muchos de los elementos que intervienen en la reputación online se escapan de nuestro control.

Esto no quiere decir que no debamos tomar cartas en el asunto. Lo ideal es hacer una auditoría de reputación digital mediante una serie de búsquedas en Internet. Por ejemplo, puedes empezar a buscar por tu nombre, añadir la palabra “opiniones” o keywords de tu sector. ¿Qué es lo que dicen sobre ti? ¿Cuáles son tus puntos débiles? ¿En qué aspectos destacas?

Una vez que reúnas toda esta información y sepas qué puntos negativos afectan a tu marca personal, ponte manos a la obra. Algunas de las acciones que puedes tomar para mejorarla son:

  • Sé más humano: Con esto quiero decir que seas más cercano, que interactúes con tu comunidad y te acerques más a tus seguidores. Esto generará mayor credibilidad y confianza.
  • Acepta opiniones negativas: Y aprende de ellas. De todo lo negativo se aprende, así que encaja los comentarios que hacen sobre ti y comprende qué es lo que ha llevado a esos usuarios a tener esa opinión sobre ti.
  • Relaciónate con otros profesionales del sector: No estás solo. Intenta crear relaciones con otros expertos y colabora con ellos. Crear contenidos en sus blogs o alguna colaboración en un podcast te ayudará a darte a conocer y mejorar lo que otros piensan sobre ti.
  • Cuida tus redes sociales: LinkedIn, Facebook, Instagram y Twitter se han convertido en los principales canales de comunicación entre marcas y usuarios, además es muy fácil medir cuánto y cómo hablan de ti. Piensa que todo el mundo estamos en ellas, así que tú también deberías estarlo. Dedícales tiempo, participa en conversaciones y selecciona bien los contenidos que quieres compartir.

4 errores que debes de evitar

Cuando hablamos de desarrollar una marca personal, también es necesario mencionar algunos errores muy típicos que, por impaciencia o desconocimiento, podrían estar limitando nuestro alcance.

  1. Improvisar tu marca personal: No cometas el error de no planificar tus acciones. Todo debe tener un por qué. Crea un calendario editorial, unas guías de estilo, genera recursos de diseño reutilizables… Nunca infravalores el valor de una marca personal y mide las acciones tal y como si se tratara de tu marca de deportes favorita.
  2. No te obsesiones con los resultados: Cuando desarrollas una marca personal, debes ser consciente de que los resultados no llegan de un día para otro. Requiere trabajo, esfuerza y constancia, sin ello es imposible empezar a notar los resultados.
  3. Intentar gustarle a todo el mundo: No te esfuerces en ello porque nunca lo vas a conseguir. Lo importante es encontrar un nicho adecuado en el que puedas hacer crecer tu marca personal.
  4. Pensar que las redes sociales son suficientes: No, nunca. Como ya hemos visto, tener tu propio nombre de dominio y una página web o un blog te ayudará a plasmar tu marca, utilizar tus colores, tu diseño… ¡tu talento!

Ahora dejo la piedra en tu tejado. ¡No sigas perdiendo el tiempo!