Qué es un KPI y cómo definirlo en tu estrategia de marketing

Mide los resultados de tus acciones

Seguro que estás volcando todos tus esfuerzos en mejorar el posicionamiento SEO de tu página web, tus campañas de email marketing, social media o cualquier otra estrategia de marketing para tu negocio, pero, ¿estás alcanzando los objetivos que has marcado? Para conocer si realmente estás yendo por el camino correcto, es necesario monitorizar tus acciones mediante la definición de los KPIs (del inglés Key Performance Indicators) o indicadores adecuados para la medición de resultados de cada una de tus estrategias.

Debido a la importancia de estos indicadores en tus acciones de marketing, en este post te explicaré qué es un KPI y cómo definirlos correctamente. Además, te daré algunos ejemplos de métricas que podrán ayudarte a establecer tus KPIs en tus acciones de social media, campañas de Email Marketing y en tu estrategia de SEO.

¿Qué es un KPI?

Un KPI (Key Performance Indicator), también conocido por Indicador Clave de Rendimiento, es un conjunto de métricas que se utilizan para conocer los resultados de un determinado plan o estrategia, en base a unos objetivos fijados previamente. En otras palabras, un KPI nos permite medir el éxito de nuestras acciones con el objetivo de establecer ciertas medidas correctivas si no se están alcanzando las metas establecidas.

Mide el éxito de tus estrategias de marketing definiendo tus propios KPIs.

 

Características de los indicadores clave de desempeño

Como comentaba, no podemos considerar cada métrica de una estrategia como un indicador clave. Por eso, antes de definirlos es necesario que conozcas las características que han de cumplir. Al igual que los objetivos que marcas en tu negocio, los KIPs también siguen el criterio SMART:

  • Específicos (Specific): deberás ser concreto y centrarte en un único aspecto.
  • Medibles (Measurable): ya sea en euros, clics, número de seguidores… Tu objetivo ha de poderse medir en alguna unidad.
  • Alcanzables (Achievable):  los objetivos o metas marcadas por tu organización han de ser alcanzables y creíbles, es decir, posibles de lograr en un período de tiempo razonable.
  • Realistas (Realistic): deberás marcar o establecer tus objetivos teniendo en cuenta tus posibilidades.
  • Temporales (Time Bound): ha de ser medible en una línea de tiempo determinada, por ejemplo, diariamente, semanalmente o anualmente con el objetivo de poder comparar su evolución.

Define tus KPIs en función de tus objetivos

Ahora que ya tienes claro qué es un KPI y las características de estos indicadores, es el momento de que definas los tuyos en base a tus objetivos. Eso sí, ten en cuenta que los KPIs han de ser concretos, no establezcas más de los estrictamente necesarios y quédate únicamente con los que te digan si realmente has alcanzado tu objetivo o no.

Sin objetivos, no hay KPIs.  

 

Para que quede más claro, te voy a poner un ejemplo muy sencillo. Imagínate que en tu estrategia de Social Media has establecido el objetivo de conseguir 4.000 seguidores en Twitter. Pues bien, en este caso te podrían venir a la mente numerosos indicadores de esta red social: número de “me gusta”, retuits, menciones, clics en enlaces, tasa de interacción, etc. Pero, ¿realmente te dicen algo estos indicadores?

Tal y como vimos en la definición, un KPI es un indicador “clave” que nos facilita información concreta sobre nuestros objetivos, pero no tienen que facilitarnos información adicional (en este caso serían simplemente indicadores o métricas de una red social). En este caso, un buen KPI para el objetivo que has marcado sería el número total de seguidores en este canal social, o bien, el número de seguidores nuevos. Con estos dos indicadores sabremos si hemos cumplido nuestro objetivo o no, realmente es de lo que queremos conocer.

No establezcas para un solo objetivo más métricas de la que realmente necesitas. Quédate únicamente con los indicadores que respondan al cumplimiento de tu objetivo y no con los que te ofrezcan información adicional.

Ejemplos de KPIs en marketing

Ahora ya lo sabes, los KPIs varían en función de los objetivos que hayas marcado en tu negocio. De todas maneras, para ayudarte a establecer los tuyos, te daré una serie de métricas que podrás tener en cuenta a la hora de establecer tus propios KPIs en Social Media, tus campañas de Email Marketing y el posicionamiento SEO de tu proyecto online.

KPI en Social Media

En función de las redes sociales con las que trabajes, tienes a tu disposición un montón de métricas disponibles. Por ejemplo:

  • Twitter: tasa de interacción, impresiones, menciones, retuits, número de “me gusta”, respuestas, audiencia orgánica, número de seguidores y CTR (Click Through rate) en enlaces.
  • Facebook: número de “me gusta” en tu página, comentarios, alcance de las publicaciones, CTR, post clics, tasa de interacción, vistas y acciones a la página, etc.
  • YouTube: número reproducciones, suscriptores del canal, número de “me gusta”, comentarios, fuente del tráfico, monetización…
  • Instagram: Seguidores totales, nuevos seguidores, total de publicaciones, número de “me gusta”, comentarios o, por ejemplo, impacto de los hashtags.

KPI en tu estrategia Email marketing

Para medir el resultado de tus estrategias de email marketing, puedes tener en cuenta alguno de los siguientes indicadores:

  • Listas: total y nuevos suscriptores, cancelaciones de suscripciones, crecimiento de tu lista, suscriptores activos/inactivos…
  • Envíos de email: tasa de apertura del newsletter, cancelaciones de suscripciones, apertura por localización geográfica, clics en enlace, dispositivo desde el que abrieron el correo, etc.
  • Conversión: cantidad de descargas o ventas, nuevos registros y visitas a la página web.

KPI en tu estrategia SEO

Si estás esforzándote en mejorar el posicionamiento SEO de tu sitio web, en función de los objetivos que hayas marcado, algunos de estos ejemplos pueden servirte para definir tus KPIs.

  • Tráfico web: fuente del tráfico orgánico, de pago, de referencia, directo, de campaña o social.
  • Visitas: número de visitas, visitantes únicos, procedencia geográfica de las visitas, tasa de rebote, duración media de las visitas, etc.
  • Rendimiento de las keywords: posición de las palabras clave, o por ejemplo, CTR o número de clics.

Ahora que ya sabes qué es un KPI y qué características han de cumplir estos indicadores clave es hora de que te pongas manos a la obra. Establece tus propios KPI y comprueba en qué acciones o estrategias debes centrarte más para alcanzar los objetivos que te hayas marcado.

Imagen de Visual Hunt

María Acibeiro
Aterrizada en el mundo del hosting web hace algo más de dos años, licenciada en Ciencias Económicas y apasionada del mundo del marketing digital, María Acibeiro forma parte del equipo de GoDaddy EMEA (ES). Le encanta escribir sobre redes sociales, WordPress, email marketing… o cualquier otra cosa en lo que pueda ser creativa.