¿Qué es un servidor proxy? Guía completa y funcionamiento

Productos mencionados
Servidor Proxy al Descubierto: Guía Completa y Funcionamiento Explicado.

A día de hoy, en el que no sabemos vivir sin ella, comprender la tecnología que hay detrás de nuestra conexión a internet es crucial no solo para poder sacarle el máximo provecho, sino también para no exponernos ante ciertos peligros para nuestro tráfico de datos privados. Un componente esencial en todo este entramado es el servidor proxy, una herramienta que actúa como intermediario entre los usuarios e internet.
Ahora bien, ¿qué es un proxy y cómo funciona? ¿Y qué beneficios ofrece? Descubre por qué este elemento resulta esencial en el mundo de la ciberseguridad.

¿Qué es un servidor proxy?

Un servidor proxy es un intermediario entre un usuario de internet y las páginas web a las que accede. ¿Y para qué sirve el proxy? Este elemento funciona recibiendo las solicitudes de los usuarios y enviándolas a los servidores de internet para después devolver los datos solicitados. Este proceso no solo facilita el acceso a recursos en línea, sino que también proporciona seguridad y anonimato.
Los proxies son esenciales en el mundo digital por varias razones.

  1. Mejoran la seguridad al filtrar contenido malicioso y ocultar la dirección IP del usuario, lo que dificulta que los hackers rastreen y accedan a sistemas privados.
  2. Además, permiten el acceso a contenido restringido geográficamente, ya que pueden hacer parecer que la solicitud proviene de otra ubicación.

Esto es especialmente útil para empresas que necesitan acceder a mercados globales o para individuos que se encuentran en países con censura de internet, ya que basta con saber configurar un proxy para simular que se encuentran en una ubicación geográfica diferente a la vez que se consigue un mejor cifrado de los datos que se intercambian en la red.

¿Para qué sirve un servidor proxy?

Los servidores proxy tienen una amplia gama de usos y beneficios tanto en entornos empresariales como personales.

  • Seguridad: Protegen contra ataques maliciosos al filtrar el tráfico de red.
  • Privacidad: Ocultan la dirección IP del usuario, lo que dificulta su rastreo.
  • Acceso a contenido restringido: Permiten el acceso a contenidos web bloqueados en ciertas regiones.
  • Control y monitoreo: En entornos empresariales, ayudan a controlar y monitorear el uso de internet de los empleados.
  • Mejora de rendimiento: Almacenando datos frecuentemente solicitados, reducen los tiempos de carga.

Tipos de proxy

Existen varios tipos de servidores proxy, cada uno con sus propios pros y contras, así como casos de uso específicos para cada uno de ellos.

  • Proxy anónimo: Oculta la dirección IP de los usuarios, por lo que resulta perfecto para actividades online que requieren de un anonimato férreo.
  • Proxy transparente: No oculta la IP ni modifica la solicitud. Este tipo de proxy se utiliza principalmente para filtrado de contenido y caché.
  • Proxy de alto anonimato: Ofrece un nivel superior de privacidad, ya que no revela en ningún momento que se esté utilizando un proxy.
  • Proxy inverso: Se sitúa frente a un servidor web, lo que lo protege de accesos directos a través de la red.
  • Proxy de datos móviles: Optimiza y comprime los datos para dispositivos móviles, lo que resulta tremendamente útil a la hora de reducir el uso de datos.

Como ya hemos adelantado, cada tipo de proxy tiene su aplicación específica. Por ejemplo, los proxies anónimos son populares entre usuarios que buscan privacidad en internet, mientras que los proxies inversos son esenciales para proteger servidores web en entornos empresariales.
La elección del tipo de proxy, por tanto, dependerá de las necesidades específicas de seguridad, privacidad y acceso a la información de cada usuario.

Proxy vs. VPN: diferencias y similitudes

Aunque los servidores proxy y los proveedores de red privada virtual (VPN por sus siglas en inglés) comparten el objetivo de proporcionar anonimato y seguridad en Internet, difieren significativamente en su funcionamiento y aplicaciones.

  • Los proxies actúan como intermediarios entre el usuario e internet, gestionando solicitudes de acceso a páginas web. Son ideales para tareas específicas como eludir restricciones geográficas o filtrar contenido. Sin embargo, no cifran todo el tráfico de internet, lo que limita su eficacia en términos de seguridad y privacidad.
  • Por otro lado, las conexiones VPN crean un túnel seguro entre el dispositivo del usuario e internet. Este túnel cifra todos los datos que pasan a través de él, ofreciendo un nivel de seguridad y privacidad superior al de los proxies. Las VPNs son más adecuadas para usuarios preocupados por la seguridad en línea, especialmente cuando se conectan a redes Wi-Fi públicas, pero también para aquellos que desean simular que se encuentran en un país diferente para acceder a contenidos restringidos en su zona geográfica. Es habitual que, a la hora de ejecutar una VPN, se recurra también a un proxy abierto.

Si el objetivo es acceder a contenido específico o realizar tareas ligeras de filtrado, un proxy puede ser suficiente. Para una seguridad integral y una mayor privacidad en línea, una VPN siempre es la opción recomendable.

ServidorProxy

Configuración de un servidor proxy

La configuración de un servidor proxy varía en función del sistema operativo del dispositivo en el que queramos instalarlo, pero, por lo general, se puede decir que existen ciertas similitudes entre los principales SO.

Configurar un proxy en Windows

  1. Abrir ‘Configuración’ y seleccionar ‘Red e Internet’.
  2. Hacer clic en ‘Proxy’ en el menú lateral.
  3. Activar ‘Usar servidor proxy’ y escribir la dirección y el puerto del proxy.

Configurar un proxy en macOS

  1. Ir a ‘Preferencias del Sistema’ y seleccionar ‘Red’.
  2. Elegir la red que estás utilizando y hacer clic en ‘Avanzado’.
  3. Ir a la pestaña ‘Proxies’, seleccionar el tipo de proxy y completar la información requerida.

Configurar un proxy en Linux

  1. Abrir ‘Configuración de Red’.
  2. En la pestaña ‘Proxy de Red’, elegir ‘Manual’ y escribir los detalles del proxy.

Ahora bien, independientemente del sistema operativo en el que necesites configurar el proxy, asegúrate de que  el servidor sea fiable. Utiliza siempre conexiones seguras (HTTPS) siempre que sea posible y mantén tu sistema operativo y tu navegador actualizados.

Desactivación y problemas comunes

Si has llegado hasta aquí buscando cómo desactivar tu proxy, aquí te dejamos una breve guía paso a paso para conseguirlo fácilmente en cualquiera de los sistemas operativos mayoritarios.

Desactivar proxy en Windows

  1. Abrir ‘Configuración’ y seleccionar ‘Red e Internet’.
  2. Hacer clic en ‘Proxy’ y desactivar ‘Usar servidor proxy’.

Desactivar proxy en macOS

  1. Ir a ‘Preferencias del Sistema’ y seleccionar ‘Red’.
  2. Elegir tu red y hacer clic en ‘Avanzado’.
  3. Desmarcar las casillas en la pestaña ‘Proxies’.

Desactivar proxy en Linux

  1. Abrir ‘Configuración de Red’.
  2. En ‘Proxy de Red’, seleccionar ‘Desactivado’.

En cuanto a la solución de problemas comunes derivados del uso de un servidor proxy, esperamos que esta breve guía te resulte útil:

    • No se puede acceder a ciertas webs: Verificar la configuración del proxy y asegurarte de que no esté bloqueando el acceso a esos sitios.
    • Conexión lenta: Probar con un servidor proxy diferente o desactivarlo temporalmente para comprobar si mejora la velocidad.
  • Errores de conexión: Revisar la dirección y el puerto del proxy para confirmar que el servidor proxy esté funcionando correctamente.

Estos pasos y soluciones te ayudarán a gestionar de forma eficaz tus configuraciones de proxy y a resolver problemas comunes que puedan surgir durante su uso.
Y ahora que conoces el significado de proxy y su capacidad protectora, no te pierdas las opciones de seguridad para tu página web que te ofrecemos en GoDaddy. ¡Que nada ni nadie deje tu negocio en línea fuera de cobertura!