¿Qué es una meta descripción?

Cuanto más arriba, más clics recibirás

Exactamente, ¿qué es una meta descripción? Si estás creando una web desde el principio y lo haces con un creador de webs estándar, deberías tener disponible un espacio para poner una meta descripción en cada página de tu web. Si prestas atención a las mejores prácticas para trabajar la optimización de los motores de búsqueda (SEO), es que has oído hablar con anterioridad sobre las meta descripciones.

Pero si no te suena de nada este término, no estás en condiciones de hablar en qué consiste o cómo usarlos con propiedad.

Aprender a escribir meta descripciones puede ayudarte no solo a escalar posiciones con tu web, sino a tener más clics y más visitas tras haber visto tu página en los motores de búsqueda, a través de las SERPs.

Empezaremos por lo básico, para luego explicar cómo escribir de forma efectiva una meta descripción para cada página en concreto.

Artículo relacionado: ¿Qué es el posicionamiento SEO y por qué es tan importante?

¿Qué es una meta descripción?

Una meta descripción es una etiqueta dentro del código HTML de tu web que te permite personalizar la sección concreta de texto que describe la propia página donde la estás escribiendo. Son detectadas por las arañas de los motores de búsqueda como Google, mostrándolas en las SERPs.

En el Creador de páginas web verás una caja etiquetada como “meta descripción”, donde puedes añadir texto a mostrar en una página. En el backend de tu código HTML, verás algo así: <meta name=”description” content=”Esta es la meta descripción de tu página.“/>

Las arañas de los motores como Google “entienden” que las meta etiquetas en el backend están hechas para describir la naturaleza del contenido de tus páginas. No es cierto que la meta descripción afecte directamente a tu clasificación, pero sí puede hacerlo de forma indirecta.

Por ejemplo, una araña podría usar una meta descripción para saber más sobre una página en concreto y asegurar que aparezca en las búsquedas relevantes relacionadas a ese contenido.

A medida que conoces más sobre las meta descripciones, te darás cuenta de que también se usan frecuentemente como parte de las entradas de una página en las SERP.

Haz una búsqueda cualquiera en Google y verás una lista de páginas web. El título de la web estará destacado en azul de forma prominente y, por debajo, verás la URL de esa página en verde. Justo debajo verás una sección de texto; ahí es donde se incluye la meta descripción de la página.

Dado que es una de las primeras cosas que tus clientes potenciales ven cuando se encuentran con un enlace que lleva a tu web, es una buena oportunidad para convencerlos de que hagan clic y entren a ver tu página.

Si tu meta descripción es efectiva y logras convencer a la gente, tendrás un click-through rate (CTR) más elevado, lo que te beneficia en términos de tráfico orgánico y en las búsquedas (el CTR está relacionado con las posiciones en los rankings de los motores de búsqueda).

¿Qué propósito tiene una meta descripción?

Una meta descripción es una oportunidad para decirle tanto a los motores de búsqueda como a los usuarios de qué va tu página web.

A los motores de búsqueda le sirve como contexto para entender la relevancia de tu web, mientras que para los usuarios supone una oportunidad de saber lo que ofreces en tu página.

Para ti es una opción de escalar posiciones en las búsquedas más relevantes y convencer a más usuarios para que te visiten, en lugar de que sea un competidor el que te robe clientes en las SERPs.

Elementos para crear una meta descripción efectiva

A la hora de escribir una meta descripción efectiva tienes que tener dos objetivos claros. Querrás atraer a las arañas de Google para subir puestos en los rankings al usar keywords relevantes a la vez que persuadir a más gente para que haga clic en tu web y no en la del vecino.

Con estos dos objetivos en mente, toca pulir tus meta descripciones con estos elementos:

Longitud de la meta descripción

Imagen de una carretera de montaña sinuosa, todo lo contrario a lo que debería ser la longitud de una meta descripción

Lo primero de todo es que necesitas una longitud del texto lo suficientemente corta y concisa para que encaje en el límite que tienen los motores de búsqueda. Históricamente este límite estaba establecido en 155 caracteres, pero recientemente Google lo ha aumentado hasta los 320 caracteres.

Si escribes texto por encima de los 320 caracteres, la parte sobrante no será vista por los robots de Google y resultará irrelevante.

Incluso aún teniendo este límite, es buena idea mantener tus textos con pocos caracteres. De esa forma, será más probable que los usuarios lean lo que escribes y tendrás menos probabilidad de que el texto sea cortado en dispositivos móviles u otros formatos.

Intenta mantenerte en torno a los 160 caracteres, o por debajo, y usar un máximo de dos frases. Para que tengas una referencia, esta frase consta de 67 caracteres.

Tono de la meta descripción

Las meta descripciones deberían estar escritas con un tono enérgico, activo. Un mensaje claro y directo sobre el contenido de tu web podría ayudar a las arañas a entender el porqué de tu web, pero así no se consiguen más clics.

A modo de ejemplo, una descripción del estilo “un puñado de consejos para ayudar a la gente a hacer presupuestos” no es tan positivo como “Haz presupuestos más efectivos con estos prácticos consejos.”

Keywords y frases clave

Puedes aumentar tus opciones de colocarte en posiciones altas con palabras clave y frases que sean especialmente relevantes para tu negocio o aquellas que ofrezcan oportunidades competitivas.

La búsqueda de keywords es un tema que merece capítulo aparte, pero por hacer una introducción, las mejores palabras clave son aquellas que reportan un gran volumen de búsquedas y poca competencia. Puedes usar la herramienta de Optimización parauscadores de GoDaddy para trabajar con tu web.

Lo ideal sería que tus páginas se centren en una mezcla de varias keywords y frases para tener diversidad a la hora de competir. Sin embargo, tienes que evitar aquellas descripciones que estén saturadas de keywords antinaturales a los ojos del lector.

Relevancia

Las meta descripciones deberían ser relevantes describiendo las páginas donde se están usando. Por ejemplo, si tienes una web que vende piezas o tienes un taller de coches y estás escribiendo un texto para una página de neumáticos, incluyendo cosas como “frenos baratos”, podrías tener un gran impulso y subir tu web aprovechando una keyword, pero en realidad no tiene nada que ver con el contenido que ofreces en tu página.

Es importante revisar el ranking de tus páginas con las frases más relevantes y comprobar que tus visitas encuentren el contenido que realmente está buscando cuando visitan tu web.

Diferenciación de marca

También es importante diferenciar tu marca de las de los competidores.

Recuerda que compites con varias marcas a la vez en las SERPs y que los usuarios web estarán viendo múltiples descripciones en una única sesión de su navegador. Si tus textos son demasiado genéricos o no tienen gancho, no recibirás clics.

Poder de convicción

Finalmente, necesitarás hacer tus meta descripciones lo más persuasivas posibles. Si puedes convencer a los usuarios para que hagan clic en tus enlaces (en lugar de hacerlo en la competencia), estás más cerca de ganar tráfico orgánico de manera inmediata y también ganarás más CTR, ayudándote a crecer en los rankings.

Tus métodos de persuasión dependerán del público objetivo y tus objetivos principales a cubrir, pero se suele “incordiar” a los clientes potenciales con pequeñas pistas sobre lo que pueden obtener si entran en tu web. ¿Qué aprenderán si se quedan contigo y compran tus productos después de leerte? ¿Por qué tus productos son mejores que otros?

Ejemplos de meta descripciones

Es fácil pensar en estos conceptos de forma teórica, pero es mucho más difícil aplicarlos en tu propia web. Para ayudarte a pensar y dar algo más de contexto, veamos algunos ejemplos de por qué son efectivos.

“Ten a tu mascota sana con una revisión anual en tu veterinario. ¡Pide tu cita hoy para tu perro o gato!”

Este mensaje tiene 103 caracteres y solo dos frases, haciendo que tenga una longitud casi perfecta. Cada frase emite un mensaje activo con un foco de atención claro basado en animar a los dueños de mascotas a pedir cita para una revisión anual de sus animales. Por añadir una debilidad, es que es un poco genérico, se le podría añadir un elemento de singularidad como “bueno” o “gran”.

“Cambia a ruedas de nieve para tener más tracción en invierno. ¡Descubre qué hace de nuestros neumáticos los mejores!”

Aquí tenemos un ejemplo de descripción con una longitud similar a la anterior, pero para un tipo de negocio drásticamente diferente. “Tener más tracción” y “ruedas de invierno” son keywords relevantes y hay una prueba clara del valor que aporta – las ruedas de invierno te ayudarán a conducir de forma más segura en invierno y, evidentemente, estas ruedas son únicas de alguna forma.

“¿Te dan lo suficiente con tu plan de pensiones? Conoce los errores más comunes al invertir que están minando tu rentabilidad.”

Aquí hay una clara indicación sobre el valor del mensaje. La meta descripción se centra en los inversores sin experiencia que han puesto dinero en planes de pensiones que necesitan más información para tener una cartera más equilibrada. Este mensaje es muy claro, las palabras usadas son únicas en comparación con otras empresas financieras.

Artículo relacionado: Diferencia entre SEO y SEM y cómo utilizarlos en marketing online

Cómo escribir una meta descripción

Imagen de una chica escribiendo en un portátil

Ahora, centrémonos en ti. ¿Cómo vas a hacer buenas meta descripciones si no has escrito una antes?

Una vez hablado sobre qué consisten las meta descripciones, veamos los pasos que cualquier persona puede dar:

Investiga tus keywords

Inicia una ronda de búsquedas sobre keywords para conocer hacia dónde se debe dirigir tu marca. Te interesará tener una amplia variedad de palabras y frases donde poder elegir, para después distribuirlas de forma más efectiva en todas las páginas de tu web.

Anota el foco central de cada una de tus páginas

Deberías tener una especie de sitemap o esquema de tu web con todas las páginas que la conforman. Si no es el caso, va siendo hora. Si estás escribiendo descripciones individuales para los artículos de tu blog, ahora puedes hacerlos de golpe.

En cualquier caso, escribe el objetivo o idea central de cada página donde necesites una meta descripción. ¿Estás enseñando cosas a tus lectores sobre un tema en concreto? ¿Les quieres vender un producto específico?

Estudia a tu competencia

Lo siguiente es hacer una búsqueda con la palabra o frase clave que te gustaría usar en tu web. Verás que hay más competidores intentando posicionarse en esa misma keyword, por lo que debes analizar sus descripciones y ver lo que han escrito.

Esto puede ser útil para generar algunas ideas, pero no les copies. Recuerda que necesitas diferenciarte del resto de marcas.

Escribe un borrador

Una vez tengas el foco de acción establecido, con palabras relevantes y conocimiento sobre tu competencia, deberías tener todo lo necesario para plasmar por escrito un primer borrador.

No olvides escribir tus primeros textos con un tono enérgico y proactivo que ayude a convencer a tus potenciales lectores.

No tiene por qué ser perfecto en este punto, así que no te preocupes demasiado en dejarlo listo a la primera. Simplemente escribe algo que se ajuste a tus objetivos.

Hazlo a medida

Ahora sí, edita la descripción que has elaborado. Deshazte de frases que suenen ambiguas y usa palabras más específicas, ajusta cualquier discrepancia para mantener el foco en tu objetivo, aumentar el número de clics. Así lograrás tener textos hechos a medida. Recuerda que antes hablamos de usar en torno a 150 caracteres a pesar de haberse aumentado la longitud de texto en motores como Google.

Errores clave que debes evitar cuando escribas una meta descripción

Sabiendo lo que es una meta descripción y ahora que ya conoces el proceso para escribir textos, deberías preguntarte si ya están listos para ser publicados o no. Echa un vistazo a esta lista de errores para ver si has cometido alguno y puedas subsanarlo a tiempo:

Escribir demasiado texto: Cuanto más corto, mejor. Como ya dijimos y volvemos a recordar, mantente por debajo de 320 caracteres y, si es por debajo de 150, mejor aún.

Suena poco original: ¿Tu descripción es parecida a la del resto? Si es así, dale una vuelta, busca ser más original.

Desviarte del tema central de tu página: Todo lo que pongas en el texto debe estar relacionado con el contenido de la página. Tus visitas no deben sorprenderse con lo que se encuentren.

Ignorar palabras clave: Al menos deberías incluir una keyword en tus descripciones.

Keywords de relleno: Dicho lo anterior, no añadas por hinchar el globo o pondrás en riesgo tu posicionamiento.

Usar un tono poco activo: Necesitas usar palabras proactivas en tus textos. No caigas en el aburrimiento.

Fracasar al transmitir valor: ¿Qué beneficio tendrán tus visitas al pulsar el ratón y entrar en tu web? Dale sentido a sus actos.

¿Has logrado evitar estos errores? Si tu respuesta es afirmativa, ¡publica ya!

Artículo relacionado: 7 errores que pueden poner en peligro el SEO de tu web

Herramientas de ayuda para escribir meta descripciones

Si tienes problemas para escribir por tu cuenta una buena meta descripción, tienes disponibles en Internet algunas herramientas para salir del paso.

Por ejemplo el plugin Yoast SEO para WordPress tiene muchas funcionalidades que te hacen más fácil escribir, asignar y editar descripciones para las páginas más importantes.

Con esta herramienta puedes evaluar qué palabras estás usando en la web, analizar su longitud y valor de las mismas, además de obtener recomendaciones con sinónimos y otras frases que puedes usar más adelante.

Las meta descripciones son un elemento más de la lista a la hora de tener una buena estrategia de optimización en tu web. Por suerte, no tienes que cargar con todo el peso en tus hombros. Y si realmente quieres trabajar menos y posicionarte mejor, no tengas miedo de asesorarte por expertos en la materia.

Imagen de Unsplash