¿Qué oportunidades plantea el entorno digital a los autónomos y pymes de España en 2019?

Si no tienes una página web, ¿a qué esperas?

Vivimos en un momento en el que prácticamente nuestra vida diaria gira sobre el entorno digital, el comercio online y la penetración de Internet en nuestras casas o en los dispositivos móviles. Podemos decir que estamos en plena fase de digitalización de nuestro día a día, pero sin embargo todavía hay algunos sectores que no acaban de arrancar, como el de las pequeñas empresas.

En España, las pymes conforman casi la totalidad de empresas activas (la cifra alcanza el 99%), siendo creadas en su momento por personas que querían emprender una nueva aventura y han subsistido con el paso de los años. Ser autónomo implica no solo dedicarte a tu negocio o pasión, sino tener que solucionar problemas de toda índole, ya sea llevar la contabilidad, tener la documentación legal en regla o intentar lanzar una página web sin más ayuda que el conocimiento propio de cada persona.

Esto hace que, en muchas ocasiones, los emprendedores se centren solamente en las actividades diarias y no sean capaces de dar un paso más, renunciando a un futuro mejor para ir solventando los problemas según van apareciendo.

El proceso de transformación digital exige conocer al detalle cómo poder llegar al consumidor a través de nuevos canales, a donde muchas empresas todavía no han llegado y no tienen intención de hacerlo a corto plazo. Para intentar ayudar a revertir esta tendencia, vamos a ver algunas claves para demostrar la imperiosa necesidad de estar activo online creando una página web y promocionando tu negocio.

Las claves del informe

El Informe Empower by GoDaddy, elaborado tras realizar una encuesta con una muestra de 1.000 consumidores y pequeñas empresas españolas durante el mes de julio de 2019, nos muestra una serie de ideas generales basadas en la necesidad de estar presentes en un entorno, cada vez, más digital. Algunos de los aspectos que más nos han llamado la atención son los siguientes:

  • El 98% de los consumidores encuestados considera importante o muy importante que las empresas tengan página web, aunque solo el 48% de las empresas que han respondido afirma tener una.
  • Un 87% de los clientes busca en las páginas webs de las empresas antes de ir a comprar y un 69% compra online, aunque la tienda esté cerca. ¿Sabes qué significa esto, verdad? Tener una web ayuda tanto antes de comprar como en el momento de hacer la compra
  • 1 de cada 4 encuestados afirma plantearse no comprar en una tienda física si esta no cuenta con una página web.
  • La presencia online no solo es tener una web. El 78% de los usuarios no compraría a una marca tras haber leído reseñas negativas del negocio.
  • Los usuarios prefieren consumir online los servicios y productos de sectores como turismo (el 71% prefiere online frente al 11% presencial), banca (50% online frente al 29% presencial) y venta de entradas (60% online frente al 13% presencial).

Imagen de una persona haciendo una compra online pagando con tarjeta

¿Tienen presencia online las pequeñas empresas españolas?

La digitalización, como concepto, no solo consiste en implantar distintas plataformas digitales como una red social y no prestarles atención. Es un proceso que va más allá, su objetivo final es poner al servicio de cualquier negocio aquellas herramientas digitales que sirvan para optimizar las tareas del día a día. Tienen que cubrirse las necesidades y expectativas de los clientes, ya que de conseguirlo las ventas aumentarán exponencialmente.

Tan solo un 50% de las pequeñas empresas encuestadas tiene presencia en redes sociales y solo un 48% cuenta con su propia página web.

Es evidente que nadie nace aprendido y el mero hecho de crear, gestionar y hacer crecer una empresa no es fácil. Ser emprendedor implica, además de demostrar cada día que eres el mejor, saber comunicarlo para llegar a un mayor número de personas.

La mejor forma hoy en día de conseguirlo es a través de una página web. Esta frase cobra sentido cuando leemos que el 94% de consumidores considera que tener una web es importante o muy importante. Entramos ahora en un debate que ha cogido auge últimamente: ¿Vale la pena tener una web o no?

Tener una web, ¿herramienta de venta en el entorno digital o imagen de marca?

Crear una página web para tu negocio puede ser útil por varias razones. Para la mayoría de consumidores, poder acceder a la página web de una empresa les resulta básico a la hora de comprar sus productos, ya que funciona como vía adicional de información sobre un determinado objeto, accediendo de forma rápida y sencilla.

Tener una web refuerza la percepción de marca y su credibilidad en el mercado. Conseguir aunar ambas ideas es indispensable para desarrollar tu negocio y poder expandirte más adelante.

Por tanto, el reto de las pymes es construir una página web enfocada a facilitar la captación de nuevos clientes y mantener los ya existentes. Con ello, podrás aumentar las ventas de forma significativa.

¿Cómo influye tener una página web en las ventas de un negocio?

Actualmente, estar en la Red para las pequeñas empresas supone un impulso enorme a la generación de ventas. Un 87% de los clientes busca en las páginas webs de las empresas antes de ir a comprar a la tienda física y un 69% compra online, aunque tengan tienda física cerca.

Esto hace que las empresas deban estar preparados ante el nuevo panorama digital, donde los nuevos consumidores prefieren buscar en Internet antes de acudir a una tienda física. Para reforzar la idea de que lanzar una página web es vital para sobrevivir, algunas conclusiones extraídas del informe se refieren a los siguientes puntos clave:

  • Un 95% de los consumidores digitales ve necesario que las empresas tengan una web y un 90% que estén presentes en plataformas de reseñas, frente al 69% que considera importante su presencia en otras plataformas como Facebook.
  • Tener una web permite a los clientes planificar sus compras offline, asegurándose saber si las empresas tienen lo que buscan, conocer el horario de apertura, etc.
  • Un 64% de los encuestados utiliza las páginas webs para ver y leer opiniones de otros clientes, mientras que un 63% lo hace para comprar productos online.
  • Los usuarios encuestados consideran que lo más relevante de una página web es que la información sea real y detallada. Además, valoran positivamente que la web sea ordenada, que tenga información clara y que sea fácil de usar.

¿Qué frena a los usuarios a la hora de comprar online?

A pesar de insistir una y otra vez en las ventajas del comercio electrónico, todavía hay empresas que no son capaces de adaptarse a la nueva realidad, donde la gente compra cuando quiere, como quiere y donde quiere. No se trata de vender y nada más, sino de proporcionar un servicio de venta online de alta calidad y eficaz que responda las necesidades reales del consumidor.

Imagen de una persona comprando un producto usando Google Pay

Una página web actúa como una tarjeta de presentación para cualquier empresa, sirve como primer punto de contacto para entablar conversaciones antes de cerrar una venta o un acuerdo. Por eso, la imagen de marca se verá reforzada o perjudicada según cómo se lleve a cabo el proceso de venta online.

Entre los factores de riesgo que pueden tumbar tus ventas se encuentran tener un software de ecommerce mal implementado, la falta de transparencia en los precios, la diferencia entre las imágenes mostradas frente al producto recibido y los métodos de pago disponibles.

¿A qué retos se enfrentan las pequeñas empresas?

Todas las empresas que todavía no están preparadas para dar el salto al entorno digital tienen que empezar a priorizar esta tarea en su lista, si quieren sacarle todo el partido posible a las múltiples opciones que ofrece la Red.

Si te lanzas a la aventura, ten en cuenta los tres consejos que te damos desde GoDaddy para iniciar el camino hacia el éxito.

1. Elige un buen dominio

Un dominio es la puerta de entrada a una página web. No es una decisión fácil, ya que puede condicionar tu futuro en Internet. Lo ideal sería hacer una pequeña criba de nombres y elegir entre una corta lista de posibilidades. En esa lista debe incluirse cualquier dominio relacionado con el nombre de tu empresa y registrar el más adecuado (siendo las extensiones más relevantes .ES y .COM).

¡Ojo! Es posible que acabes buscando un dominio ya registrado por otra persona o empresa. Si esto sucede, tranquilo, puedes quedarte con alguna alternativa, por ejemplo añadiendo una palabra clave, como el sector de tu negocio o el lugar donde estás localizado.

2. Invierte en tecnología

Cuando lanzas una web por primera vez, suelen aparecer errores o cambios de última hora que debes arreglar de inmediato para limitar daños. Con el tiempo, acabas cambiando tantas cosas que la página web pasa a ser radicalmente diferente a la que tenías al principio, en ocasiones condicionada por los avances tecnológicos o las necesidades de tu negocio.

Una cosa que nos llamó la atención del informe es que, al preguntar cuánto pensaban los encuestados que costaba hacer una web, el 28% creía que cuesta más de 1.000 euros. Si bien es cierto que hay desarrolladores web que pueden cobrar tarifas elevadas por crear y mantener una web, existen productos como el Creador de páginas web de GoDaddy que, por menos de 75 euros al año, permite crear una web profesional en muy poco tiempo.

3. Crea contenidos de calidad

Por último, toda web debe tener contenido sobre sus productos o servicios que aporten calidad. Buenas fotografías, textos claros que apoyen estas fotografías y tratar de contar, en la medida de lo posible, una historia que sea interesante para los usuarios son factores a tener en cuenta. Si tienes buen material, darás una buena primera impresión a tus clientes.

En resumen…

Las pequeñas empresas tienen un futuro brillante si lo quieren aprovechar. Esto pasa por crear cuanto antes su propia web para conectarse al nuevo entorno digital, mejorar y maximizar sus resultados, aumentando por tanto su volumen de negocio y no quedándose atrás tecnológicamente hablando.

Hoy es clave tener clara la idea de que los clientes cada vez son más digitales con conocimientos avanzados y que, en bastantes ocasiones, gastan su dinero en plataformas online pese a tener una tienda física cercana. Lo que hasta ahora era un lujo para unos pocos se está convirtiendo en una necesidad para la mayoría de negocios.

Imagen de Unsplash