¿En qué consiste la técnica Pomodoro y cómo puede ayudarte a mejorar tu productividad?

Una receta de productividad

La técnica pomodoro es un método de gestión de tiempo que te permitirá aumentar tu productividad.

No importa si estás fundando una empresa, trabajando por cuenta ajena o terminando tus estudios. De hecho, si quieres incluso puedes aplicarla tu vida personal.

Ventajas como un mayor rendimiento, una mejor capacidad de concentración y una optimización de las horas de trabajo han hecho que este método haya ganado una gran cantidad de adeptos durante los últimos años.

Pero, ¿qué propone esta metodología y qué pasos debes seguir para incluirla en tu rutina diaria?

¿Qué es la técnica Pomodoro?

La técnica pomodoro es un método de gestión de tiempo.

Su origen se remonta a los años 80, cuando llegó de la mano de Francesco Cirillo.

Este experto en negocios estudiaba, por aquel entonces, en la universidad. Su afán era encontrar un sistema que le permitiese gestionar mejor su tiempo de estudio.

Así, se marcó intervalos de estudio de 25 minutos que alternaba con períodos breves de descanso entre uno y otro.

Su nombre viene del temporizador de cocina que empleaba Francesco para medir estos intervalos de estudio. Este, curiosamente, tenía forma de tomate. Es decir, pomodoro en italiano.

Esta metodología se basa en la idea de que estos pequeños intervalos permiten aumentar nuestra capacidad de concentración, disminuir interrupciones innecesarias e incrementar nuestra productividad.

¿Cómo funciona el método pomodoro? 

A pesar de su eficacia, esta técnica es tremendamente sencilla de implementar.

Basta con hacer un listado de tus tareas y dividirlas en intervalos de 25 minutos -o pomodoro-.

Entre los 3 primeros intervalos, harás un descanso breve de 5 minutos. Y, una vez hayas completado 4 pomodoros, podrás realizar un descanso más prolongado -20 o 30 minutos-.

De hecho, hay quienes se premian en esos descansos con un dulce o un café como manera de reconocer su buen hacer.

Es tremendamente importante que mantengas plena concentración durante los pomodoros.

De hecho, es vital que evites todo tipo de distracción: conversaciones ajenas, emails entrantes o revisar las últimas actualizaciones en redes sociales.

En qué consiste la técnica pomodoro

¿Qué beneficios tiene la técnica Pomodoro?

Este método no solo ha ido ganando adeptos debido a la sencillez de su implementación.

La técnica pomodoro tiene, además, una serie de ventajas añadidas que pueden serte muy beneficiosas en tu día a día. Entre ellas, destaca que este método:

  • Evita distracciones ajenas que afectan a una mala gestión del tiempo de trabajo o de estudio.
  • Siguiéndola de manera prolongada en el tiempo, aumenta tu agilidad mental y tu capacidad de concentración.
  • Aumenta la productividad y tu rendimiento en tu día a día.
  • Permite mejorar la manera en la que gestionas el tiempo disponible. Por lo tanto, podrás hacer una clara distinción entre tu jornada laboral y tu tiempo de disfrute.
  • Podrás conocer cuánto tiempo debes dedicar a las distintas tareas, organizando de manera más eficiente tu jornada laboral y siendo realista respecto a tus expectativas de rendimiento.

Sin embargo, esta metodología cuenta también con algunos detractores.

Desventajas de la técnica pomodoro: ¿qué contras tiene?

Es cierto la técnica pomodoro puede resultar, en ocasiones, demasiado estricta o poco flexible.

Entre los argumentos más habituales que desmantelan este método, destacan:

  • Es una metodología poco flexible.
  • Es complicado dividir las tareas en periodos de tiempo uniforme.
  • No favorece el trabajo en equipo.

Sin embargo, han surgido nuevas propuestas para poder implantar la técnica pomodoro al trabajo en equipo -pomodoro a pares-.

Además, aunque la técnica original propone intervalos de 25 minutos, hay quienes plantean espacios más largos o más cortos de tiempo en función de sus tareas.

Cómo implementar la técnica pomodoro paso a paso

Como hemos comentado anteriormente, esta metodología es tremendamente sencilla de implementar.

Vamos a explicarte cómo debes hacerlo paso a paso.

  1. Haz un listado con las tareas que debes llevar a cabo ese día.
  2. Divide cada tarea en intervalos de tiempo homogéneos. Generalmente, de 25 minutos.
  3. Evita todo tipo de distracciones. Aleja tu teléfono móvil, cierra el correo si es necesario y no te involucres en conversaciones ajenas.
  4. Elige un temporizador. Puede ser el reloj del móvil, un cronómetro o una app que te ayude a distribuir el tiempo. O, si quieres hacer honor a su descubridor, ¡un temporizador de cocina!
  5. Empieza a cronometrar los 25 minutos y concéntrate en la tarea durante ese periodo de tiempo.
  6. Una vez acabes este intervalo, descansa 5 minutos antes de iniciar el segundo pomodoro. Cumple ese descanso: levántate, date una vuelta o prepárate un café.
  7. Repite este proceso tres veces más. Una vez hayas acabado el cuarto pomodoro, podrás descansar durante un período de tiempo más largo -20 o 30 minutos-.

¿Qué apps pueden ayudarte?

Si quieres optar por un método más tradicional como un temporizador, es perfectamente válido.

Sin embargo, en la actualidad hay distintas apps que pueden ayudarte a la hora de implementar la técnica pomodoro en tu día a día.

Vamos a ver alguna de ellas:

  • Pomodoro Timer, una app para Android e iOS que incluye un temporizador personalizable en una interfaz atractiva. Esta aplicación podrá ayudarte a marcar los intervalos de tiempo de trabajo.
  • Focus To-Do, una app móvil disponible para Android e iOS que además del temporizador incluye un programa de gestión de tareas. Además, puedes visualizar un reporte con el tiempo dedicado a cada una de ellas -diario, semanal o mensual-.
  • A través de la web Pomodoro Tracker, en la que podrás incluir también tareas y asociarlas a distintas categorías.

Consejos para aumentar la productividad

Consejos para sacarle el máximo partido al método pomodoro

¿Te ha convencido este método de organización?

Vamos a darte una serie de consejos para que puedas aprovechar al máximo sus beneficios:

  • Quizá 25 minutos es un período de tiempo demasiado elevado o, por el contrario, demasiado corto. Adáptalo a tus tareas y a tu jornada laboral.
  • Entiende tus descansos como un premio a tu buen hacer para aumentar tu motivación en tus momentos de máxima distracción.
  • Sé consciente del tiempo que requiere cada tarea. Así, podrás distribuir mejor tu día y ser más realista respecto a tus expectativas de rendimiento para una sola jornada.

Esta metodología puede ser especialmente útil si, además, te has iniciado en el campo del teletrabajo o te resulta complicado concentrarte en un ambiente con demasiadas distracciones. ¿Te animas a probarla?

Leticia Calvo
Estudió Comunicación Audiovisual, aunque poco después de acabar la carrera se dio cuenta de que lo suyo era el mundo del marketing. Se considera una apasionada de la fotografía, los podcast y todo lo que tiene que ver con el mundo startup. Leticia Calvo forma parte del equipo de GoDaddy España, donde escribe sobre redes sociales, estrategias de marketing, Wordpress ¡y mucho más!